25/02/2013 - 13:30

Una espiral que conduce al suicidio colectivo en Telde

Una espiral que conduce al suicidio colectivo en Telde
Pleno del pasado viernes en Telde (Foto Daniel Ojeda)
CARMELO OJEDA
 El Pleno del pasado viernes en el Ayuntamiento de Telde no pasará a la historia por las buenas formas y el saber estar. Todo lo contrario, lo que se vio en su desarrollo, de una parte y de otra, deja mucho que desear y lo peor es que ya está comenzando a formar parte de lo que es habitual, lo cual no deja de ser preocupante. El salón dorado de las Casas Consistoriales, donde se sientan los representantes de los ciudadanos de Telde a parlamentar, requiere un esfuerzo de todos para que no termine convirtiéndose en lugar donde los gritos y las malas maneras se impongan a la cortesía y a la educación.
 
Sorprende que la alcaldesa Mari Carmen Castellano, a la que sobra campechanía, simpatía y cercanía a la gente, cuando se instala en el sillón de la Alcaldía le falte mano izquierda para tratar a la oposición, meter en vereda a los suyos y en la sesión última, en un error político mayúsculo, se resistiera a que se leyera un manifiesto de sólo dos folios de un colectivo de trabajadores que se ven en el paro a la vuelta de la esquina, amparándose en una norma que es de los tiempos de Maricastaña, si no en la fecha de su aprobación si en su filosofía.
 
Respecto a la oposición, la primera mandataria le lleva echando en cara que hace uso de cuatro o cinco “instrumentos” en el apartado de ruegos y preguntas, apelando a un reglamento obsoleto y olvidándose que su grupo político, en el mandato anterior, llegó a formular hasta 40 interpelaciones en un pleno sin que nadie se rasgara las vestiduras. Si se lo pregunta a Francisco Santana, entonces portavoz del PP, le podrá refrescar la memoria.
 
De otro lado, Castellano debe saber que es una falta de educación que ella misma y muchos de sus miembros del Gobierno se dediquen a enviar mensajitos por las redes sociales a través de su móvil mientras están en uso de la palabra portavoces de la oposición defendiendo sus propuestas. No sé si las normas a las que tanto se agarra el pacto para impedir esto y aquello recogen alguna prohibición respecto al uso de artilugios tecnológicos tipo smartphone o tablet en las sesiones públicas, pero no estaría de más que la primera regidora dé órdenes concretas a sus compañeros de viaje para que apaguen sus móviles y se olviden de ellos por unas horas.
 
La medida, como es de justicia, es de aplicación también a los concejales de la oposición que acostumbran a consultar y enviar mensajes mientras se desarrolla la reunión corporativa. Haberlos haylos.
 
Y por último, Castellano no entró a saco ante las “exclamaciones” de parte del público presente para evitar la foto del desalojo de la sesión que algunos podrían estar buscando. Ahí estuvo hábil y hasta generosa, pero le faltó un punto más. Con ello, hubiese evitado la imagen de su salida con la cabeza gacha de las Casas Consistoriales, mientras una representante de APEIT leía el manifiesto que se le impidió en el pleno, y se hubiese ahorrado abucheos e insultos.
 
Y hablando de abucheos e insultos. En junio de 2003, en la plaza de San Juan, se vivió quizás uno de los momentos más triste de la democracia en Telde, cuando decenas de personas, partidarios del entonces nuevo pacto PP-AFV/Ciuca, se dedicaron en un acto reprochable, a denigrar y hasta escupir a miembros del Gobierno saliente.
 
Lo del viernes fue un episodio light de aquello, pero igual de censurable. Las ofensas a cargos públicos, puestos ahí por las urnas, no son el mejor camino para ganar batallas. Haría bien el colectivo de educadoras y el de padres y madres de las escuelas infantiles en controlar a quienes afean y distorsionan su lucha con una conducta irresponsable y, a todas luces, maleducada. Haría bien también en desmarcarse públicamente de las expresiones de mal gusto que se oyeron dentro y fuera del Pleno, más propias de protestas callejeras sin control. Haría bien, en definitiva, en hacer un examen de conciencia si lo sucedido el viernes es bueno o no en la pugna que mantienen para que no se privaticen o cierren las guarderías.
 
Telde, con casi 17.000 parados, no puede continuar siendo una ciudad anclada en la crispación política y social de manera permanente. Sería un suicidio colectivo. Se echan en falta gestos de unos y otros para allanar las dificultades, para afrontar los problemas, para evitar más amarguras a una población debilitada en lo económico y en su estima como ciudadanos. Lo que se transmite, lo que trasciende, lo que llega a sus vecinos y a los que habitan fuera de la localidad es que en Telde, que se vanagloria de ser una gran ciudad y de tener más de 650 años, se pone toda la carne en el asador para agitar la convulsión. Así nos va.
 
Carmelo Ojeda Rodríguez es catedrático, director de TELDEACTUALIDAD y fue redactor en Telde del periódico Canarias7 durante casi 20 años.
 

Comentarios

  • un contribullente
    31/05/2013 - 17:04

    Gracias D. Carmelo, por aconsejar aestos politicos que pagamos todos. podriamos hacer gestiones para que todos ellos valla a la escuela de adultos y se dejen de estar viendo los programas de Belen Esteba. Saludus. y adelante a ecigirles a esto aprovechados que para eso les pagamos.

    0
    0
  • minerva
    26/05/2013 - 09:01

    Señor Carmelo yo no estuve en el pleno en cuestion pero si en otros y la verdad jure no ir mas .lo que se ve alli solo es compadreo y mucho afan de poder. La verdad que falta de respeto al pueblo que les voto. Lo de los politicos de Telde no tiene nombre que verguenza que forma tan descarada de reirse de las personas que no tienen un triste trozo de pan que llevarse a la boca.muchas gracias.

    0
    0
  • Paco Peña
    06/05/2013 - 13:03

    ¿Cómo volver a las relaciones interpersonales del equilibrio, el respeto en el compartir opiniones y razones buscando el bien común? Su artículo ofrece una estampa dolorosa de un callejón sin salida que refleja, un estilo y un talante "de grupos" que ha pedido su norte y nos aboca a todos desde ese modelo decadente al desastre.Son conductas que se observan también en otros foros sociales donde abunda la falta de generosidad, el protagonismo, la adulación y la "puñalada trapera" y mientras tanto, nos invade el desconcierto, el paro, la pobreza y el desamparo. La esperanza solo puede brotar desde un pueblo que sea capaz de pensar por sí mismo y colocar a personas capaces y con un corazón bueno y generoso en donde sea cumplida la seriedad la responsabilidad y el sentido común y la inteligencia.

    0
    0
  • pedrogmanrique@gmail.com
    17/04/2013 - 17:32

    Yo no me explico como pueden estar recortando en todo y sin embargo mantener esos sueldazos a los políticos. Ah!! claro, que se los aprueban ellos mismos...

    0
    0
  • JDHCabrera
    19/03/2013 - 23:05

    Os juro que cuando leo noticias de este tipo se me saltan las lagrimas de tristeza, por ver como algo que un día se llamó POLITICA no es mas que un absurdo teatro con actores aficionados. Esta situacion de verguenza en los plenos, de relacion entre los partidos y politicos, es algo muy generalizado, en nuestro municipio, Parlamento, Congreso... Señores, a la mayoria por menos nos despiden de nuestros puestos de trabajo, y entonces ¿por qué seguimos manteniendo a estas personas? ¿No saldría mas barato contratar a unos buenos y cualificados gestores que realizaran bien su trabajo?

    0
    0
  • teofilo
    11/03/2013 - 21:28

    Perdone señor carmelo ogeda,siedo yo un gran fan de este periodico dijital,y no habia visto este escrito,gracias y tiene toda la razon en todo lo que espone y le aplaudo,creo que tiene que ponerlo otra ves en portada,para que sea ejemplo de todos,darle las gracias que con sus escritos cada dia soy una persona mas civica,ya que a veces no pienzas lo que dices y pierde uno la batalla por las formas,y no digo mas para no estropearlo,gracias gracias ,

    0
    0
  • sari
    05/03/2013 - 10:52

    estimado señor carmelo ,cuando salimos del pleno estabamos todos los padres en la plaza mirando para el edificio donde se hizo el pleno y estaban todos los del pp en el salon del pleno asomados en la ventana mirando hacia abajo y riendose de nosotros y como dice usted no tenia por que la señora alcaldeza bajar la cabeza sino dar la cara y no reirse de unos padres desesperados por que no voten a sus hijos a la calle,tenemos los padres mas educacion que la señora alcaldeza porque nosotros leventamos la cara y lo que haga falta por nuestros hijos mientras ella la hagacha ,sabe mi estimado señor en el poder de la alcaldia no se esta toda la vida ,culaquier dia tendra que irse de alli entoces habra un dia en que nos veremos las cara de mujer a mujer ,porque las cosas se resuelven hablando con educacion y hasta la fecha lo que he visto de esta señora es la falta de respeto que tiene hacia los padres cuando se rie estando rodeada de sus marionetas,

    0
    0
  • sari medina
    05/03/2013 - 10:40

    mi estimado señor carmelo, yo soy una madre que estuvo ese viernes en el pleno y le he de decir que lo que ahi se vio era de pura verguenza ,verguenza que nuestra señora alcaldesa no tiene hacia los que le votaron ,nos mandaron a apagar los telefonos ,en primer lugar luego ante la angustia de que dejen a mi hijo sin guarderia la señora alcaldeza y sequitos, hacen un regalo al consejal por su bebe no era para dar regalitos en un pleno lo podia haber hecho en otro momento se supone que era un pleno eso tambien por como usted mismo dice lo del movil y la table de la señora alcaldeza ,yo soy una madre que llevo muchisimo tiempo sin saber lo que es traer una compra de comida para casa somos muchos los que pasamos necesidades, estoy desesperada por tener un trabajo y darle a mis dos hijos una calidad de vida sino mejor por lo menos que tengan un pan para llevarselo a la boca ,nos manda a estudiar porque no hay trabajo y hay estamos en la lucha estudiando y a la vez enviando curriculo, yo se que a usted le da igua que mis hijos tengan comida mientras usted tengan para los suyos que se mueran los demas la soñara alcaldeza manda a sus hijitos a un colegio pago los mios se veran en la calle

    0
    0
  • Gracias por dicho artículo.
    03/03/2013 - 01:53

    Cuando nos tocan a los hijos sin escrúpulos alguno, cuando de ante mano no se han cortado un pelo para poner la salud de los pequeños en peligro, cuando se quiere jugar con los pocos puestos de trabajo que quedan. Siento decir que las formas cambian, no serán las correctas, pero cuando a uno lo tratan mal.. ¿qué s debe espera amigo Carmelo?, bien sabe usted que ésta señora abrió la cortina y se rió de nosotros sin ningún pudor. Bien sabe usted que está jugando de mala manera por intereses ecónomicos, y no señor Carmelo, no. No puede pedirnos actitud adecuadas si se nos trata de manera inadecuada. Muy triste lo que están haciendo con Telde y sinceramente no quito a mi hijo de esas ESCUELAS INFANTILES, porque pago mis impuestos como todos y yo no utilizo otros servicios públicos, utilizo éste.

    0
    0
  • Paco Falcón
    01/03/2013 - 08:01

    Recomiendo el articulo de J. J. Millás en este enlace: http://elpais.com/elpais/2013/02/28/opinion/1362064010_747550.html

    0
    0
  • J´Del Valle.
    27/02/2013 - 22:58

    Es una pena que la que se considera la segunda ciudad de Gran Canaria tenga unos políticos de 4ª categoría. Políticos que van legíslatura a legíslatura en decadencia. Cuatro oportunístas que se apuntan a políticos y no son capaces de administrarse ni a ellos mismos. Puros trepas que no han tenido muchos de ellos ni un oficio que les acredite como personas responsables para andar en la vida pública.

    0
    0
  • A.R.
    25/02/2013 - 17:54

    Has puesto el dedo en la llaga, cuando las formas se pierden también las razones quedan dañadas, estamos asistiendo a la decadencia de un sistema denominado democrático en su enunciado, pero cada vez más alejado de los ciudadanos. La falta de respeto mutuo (entre políticos y algunas minorías de entre los ciudadanos) es evidente, unos por considerar algo normal no cumplir con lo prometido en sus programas a los votantes y los otros ante la desesperación porque nadie les soluciona sus problemas. En cualquier caso Telde es un ejemplo de la infinita paciencia ante unos representantes públicos de perfil bajo. Mientras cunde la desesperanza, el drama diario y un futuro más que oscuro, en nuestra ciudad nos anuncian la posible construcción de 2 piscinas, como si ello supusiera un consuelo para los que tienen que hacer prodigios para sobrevivir a diario. Eso si que es un brote, pero no verde, más bien morado, color habitual que se le pone al ciudadano cuando está cabreado.

    0
    0

Enviar Comentario

X