Quienes Somos

Empresa

TELDEACTUALIDAD.COM © es un diario digital independiente, plural y abierto que se publica en Internet de forma ininterrumpida y que se renueva permanentemente desde el de 11 de febrero de 2005.

Su objetivo es informar sobre los acontecimientos sociales, políticos, culturales y económicos que marcan la realidad diaria de la ciudad de Telde (Gran Canaria), la cuarta población de Canarias, así como fomentar el debate sobre aquellas cuestiones que afectan a sus ciudadanos y ofrecer a sus lectores toda una amplia gama de servicios adicionales a un portal de noticias.

La información y la opinión son los dos pilares fundamentales de esta ventana, libre e independiente de los poderes políticos y económicos.


Director:
Carmelo José Ojeda Rodríguez

Redactor-jefe y adjunto a la dirección:
Daniel Ojeda Calero

Presidente del Consejo Editorial:
Antonio Mateo Alemán Gil

Colaboradores de Redacción:
Antonio Alí García: Reportero gráfico
Álvaro Monzón Santana: Medio Ambiente y Rostros de Telde
Jesús Ruiz Mesa: Cultura y Fotografía

Agencias:
ACFI Press (Agencia Canaria de Fotografía, Imagen y Radio)
TA Press (Teldeactualidad Press)

Publicidad:
Telde Actualidad Press

Principios editoriales y periodísticos

TELDEACTUALIDAD.COM © (en adelante TELDEACTUALIDAD), es un portal independiente y con identidad propia de información, debate y opinión, editado en Internet por TELDE ACTUALIDAD, una asociación cultural promovida por profesionales de muy diferentes ámbitos. Se trata de una ventana informativa con especial seguimiento de los asuntos de la ciudad de Telde (Gran Canaria), pero con las secciones habituales de Últimas Noticias, España, Mundo, Economía, Cultura, Cine, etc.

Independencia, pluralismo y libertad son las banderas de este portal electrónico, que pretende ser riguroso, serio en sus contenidos, alejado de todo sensacionalismo, y abierto a la sociedad. TELDEACTUALIDAD apuesta, como no puede ser menos, por la modernidad, porque quienes hacemos esta publicación digital creemos que la sociedad de la información será determinante para alcanzar altas cotas de progreso económico, social y cultural para nuestra ciudad.

TELDEACTUALIDAD nace con la vocación de convertirse en un vehículo de expresión de las ideas, los debates, los proyectos y la actualidad de Telde. En este marco, acoge todas las tendencias y abre sus páginas a ellas, excepto las que propugnan la violencia para la consecución de sus fines. Las colaboraciones publicadas en TELDEACTUALIDAD reflejan la opinión exclusiva de sus firmantes, sin que su reproducción suponga ningún tipo de asunción de las tesis o ideas expuestas por sus autores.

Nuestro objetivo no es otro que ser una fuente informativa de máxima credibilidad sobre la realidad social, política, económica y cultural de este municipio de la isla de Gran Canaria (España), utilizando la tecnología más avanzada que garantice la rapidez y seguridad de la difusión de sus contenidos a través de Internet, el canal del siglo XXI, tanto en el interior como en el exterior del territorio.

Es en este marco en el que TELDEACTUALIDAD se compromete a trabajar, informando puntual y objetivamente, haciendo frente a las presiones de toda índole, que desafortunadamente surgirán desde algunos ámbitos, para que los ciudadanos de la comarca cuenten con un medio de comunicación en el que no sólo puedan expresar sus ideas y opiniones, sino también, y principalmente, dispongan de un medio en el que no se pondrá cortapisa a la información, de cualquier índole que se genere en el municipio. TELDEACTUALIDAD informará día a día, denunciando las situaciones perniciosas que perjudiquen el interés general, recogiendo todas las iniciativas que contribuyan al progreso de la ciudad. Contará fielmente todas y cada una de las actuaciones que se generen en nuestro municipio, positivas y negativas, garantizando siempre los elementos esenciales que son inherentes a una sociedad libre y democrática.
Este es, desde febrero de 2005, nuestro compromiso con la ciudad de Telde y sus habitantes.

PRINCIPIOS PERIODÍSTICOS

Como se indica en el primero de nuestros principios editoriales, TELDEACTUALIDAD es un medio de noticias, información y opinión. Asumimos, por tanto, que nuestro trabajo debe estar basado en principios profesionales, que unifiquen el trabajo y que sirvan al usuario del portal como auténtico "contrato" entre él y el medio de comunicación.

1. POLÍTICA EDITORIAL. TELDEACTUALIDAD se define en sus estatutos como un portal plural, independiente, de ámbito internacional y de información sobre Telde. Lo hace desde el respeto a la libertad, la paz y los derechos humanos, sin coartar la libertad política de las personas, excepto de las que propugnan la violencia para el cumplimiento de sus fines.

2. INFORMACIÓN DIARIA. TELDEACTUALIDAD se esfuerza por ofrecer diariamente una información veraz, lo más completa posible, interesante, actual y de alta calidad, de manera que ayude al lector a entender la realidad socio-política de Telde y a formarse su propio criterio.

3. OBJETIVOS. TELDEACTUALIDAD nace con el objetivo de difundir las noticias sobre Telde a través de la información, aplicando a ella las nuevas tecnologías de la comunicación.

4. PRESIONES. Se rechazará cualquier presión personal, política, económica, religiosa o ideológica que trate de poner la información al servicio de sus intereses, manipulando para ello la información que se ofrece a la audiencia. Esta independencia y la no manipulación de las noticias son una garantía para los derechos de los lectores.

5. DIFERENCIAR ENTRE INFORMACIÓN Y OPINIÓN. La información y la opinión estarán claramente diferenciadas entre sí. El periodista no debe ser el protagonista de la información y no es admisible que sus opiniones se reflejen en textos estrictamente informativos. Para cumplimentar esta norma, evitará usar términos subjetivos y utilizará la mayor sobriedad posible en la narración.

6. RIGOR. El trabajo del periodista consistirá en informar con el mayor rigor y veracidad de los hechos y acontecimientos de interés periodístico, bien por hallarse presente en el momento en que se produce la noticia, bien por haberla recogido de quien la haya presenciado.

7. FE DE ERRORES. Los errores cometidos por el portal y sus redactores deben ser reparados a la mayor brevedad, con sencillez y claridad. Todo redactor tiene la obligación de releer y corregir sus propios originales cuando los escribe en la Redacción o antes de su transmisión. La primera responsabilidad de erratas y equivocaciones es de quien las introduce en el texto y, en segundo lugar, del editor encargado de revisarlo.

8. INFORMACIÓN VERAZ. Toda información publicada en TELDEACTUALIDAD debe ser contrastada. El periodista debe tener certeza de la veracidad de la información antes de publicarla. Debe buscar por sistema a los protagonistas de la noticia para ofrecer su testimonio directo. Las acusaciones e imputaciones de cualquier género deben llevar aparejada siempre la versión del acusado, salvo que se niegue a darla, caso en el cual se hará constar así. No se publicarán acusaciones en las que no se haya dado tal oportunidad al imputado.

9. CONTRASTACIÓN. El periodista transmite a los lectores noticias comprobadas, y se abstiene de incluir en ellas sus opiniones personales. Cuando un hecho no haya sido verificado suficientemente, se evitará en las noticias expresiones como "al parecer", "podría", "no se descarta" o similares. En ese caso deberá aportar los datos ciertos que le inducen a creer que algo "podría" ocurrir o que ha sucedido "al parecer".

10. RUMORES. Los rumores no son noticia. Cuando el rumor sea utilizado por alguna persona o grupo como arma arrojadiza contra otro, se podrá denunciar este hecho, pero sin citar las acusaciones difundidas mediante esa argucia.

11. FUENTES. Las informaciones de que dispone un periodista sólo pueden ser obtenidas por dos vías: su presencia en el lugar de los hechos o la narración por una tercera persona. El lector tiene derecho a conocer cuál de las dos posibilidades se corresponde con la noticia. Para ello, se citará siempre una fuente cuando el periodista no haya estado presente en la acción que transmite. Si la información procede de una sola persona, se hablará de "fuente" en singular.

12. OTROS MEDIOS. La utilización de material de otros medios no exime de comprobar y contrastar la veracidad de la información.

13. OBSERVACIÓN DIRECTA. Cuando la información proviene de la observación o comprobación personal de los hechos por el periodista, no es preciso citar fuente alguna y se debe evitar poner en boca de otros lo que puede relatar el periodista con su propia voz. Cuando no sea este el caso, deberá mencionarse la procedencia de la información -la fuente-, y será preferible contar con una segunda fuente que corrobore la primera.

14. NO ES POSIBLE CITAR LA FUENTE. Cuando no sea posible nombrar al informante -porque no convenga o no haya autorización- pondrán emplearse fórmulas que se aproximen todo lo posible (fuente gubernamental). Conviene huir, sin embargo, de expresiones genéricas como "fuentes fidedignas" o "dignas de crédito". Tampoco deben emplearse en la atribución de fuentes tópicos como "observadores" o "analistas", a menos que se dé algún dato que precise más la procedencia de la información o el comentario, aunque no se cite por el nombre al autor (la prensa local, el editorialista del periódico gubernamental...) Pueden emplearse, no obstante, fórmulas que, sin revelar la identidad de la fuente, se aproximen lo máximo a ella, por ejemplo, "fuente gubernamental", "judicial", "sindical", "empresarial" o "diplomática". Lo ideal es que la propia fuente elija el término adecuado mediante el cual considere que no va a ser identificada, siempre y cuando ese término no resulte falso.

15. FUENTE EN EL ANONIMATO. Cuando el informante no desee ser identificado y el periodista acepte el compromiso de mantenerlo en el anonimato, deberá respetar el pacto, pero se liberará de él y podrá mencionarlo si tuviera modo de conocerlo a través de una fuente distinta. En todos los casos, el periodista será responsable personalmente de la información que publique.

16. Los periodistas tienen la obligación de guardar y mantener el anonimato de las fuentes cuando así les sea solicitado. El periodista, amparado por la Constitución, puede negarse a revelar cómo, dónde, y por medio de quién ha obtenido una información. El secreto profesional no exime de comprobar las informaciones con otras fuentes ni de asegurarse de su veracidad. Se deben cuestionar siempre los motivos de las fuentes antes de prometer el anonimato y es imprescindible aclarar las condiciones y el alcance de cualquier promesa que se haga a cambio de una información.

La confidencialidad de las fuentes no es siempre absoluta. Informar a los superiores, bajo la misma promesa de mantener el anonimato, de la identidad total o parcial de algunas fuentes puede ayudar a deslindar la fiabilidad de una información. Un superior con el que el periodista comparte el secreto queda automáticamente obligado por este. El anonimato de una fuente debe ser mantenido por decisión del periodista (aunque no hubiera sido solicitado) para proteger a las fuentes de daños ocasionados por la publicación de la información: por razones humanitarias y de seguridad o para proteger el honor y la dignidad de las personas.

17. CITA DE "FUENTE". La palabra "fuente" ha de emplearse en el texto cuando se aporta una información personal. Por tanto, no se puede utilizar, por ejemplo, la expresión "según fuentes municipales" cuando se trate de una noticia facilitada por el ayuntamiento a todos los medios de comunicación. En este caso habrá de escribirse "según informó el ayuntamiento".

18. Las desavenencias con una fuente conflictiva no son razón para minimizar su importancia o desequilibrar una información y no deben airearse ni saldarse en las informaciones del portal. El derecho a la información es sobre todo del usuario, no del periodista. Si se encuentran trabas, se superan; si éstas añaden información, se cuentan; si no es así, se aguantan.

19. El hecho de que otro medio se haya adelantado es excusa para hurtar una información al lector. Este criterio sirve igualmente para las fotografías.

20. PLAGIO DE CONTENIDOS. Es inmoral apropiarse de noticias de paternidad ajena. Por tanto, los despachos de agencia se firmarán siempre, a no ser que la noticia se confirme o amplíe con medios propios o que el texto del teletipo haya sufrido retoques que afecten al fondo de la información. En este caso, porque así se asume la responsabilidad de tales cambios.

21. Los comunicados transmitidos telefónicamente habrán de ser avalados por una voz conocida para el redactor, en el supuesto de que resulte imposible disponer del texto en un soporte como el fax o el correo electrónico.

22. Está terminantemente prohibido firmar una noticia en un lugar en el que no se encuentra el autor, ni siquiera en el caso de los enviados especiales que elaboren una información recién llegados de un viaje.

23. INDEPENDENCIA PROFESIONAL. Los periodistas de TELDEACTUALIDAD no pagarán a las fuentes a no ser que se trate de una información de excepcional valor público. Cualquier pago de esta índole o promesa de los informadores debe ser conocido y aprobado con anterioridad por el director del medio. Toda información de aquel carácter excepcional obtenida a cambio de un pago o en la esperanza de la fuente de conseguirlo no será utilizable si no se confirma por una fuente independiente.

24. FUENTES DOCUMENTALES. Cuando se usen fuentes documentales, las citas serán textuales. Es conveniente ofrecer al usuario los datos básicos o ficha técnica -título, edición, localización...- de los documentos que se usen, especialmente cuando son accesibles para el público.

25. CITAS. Las citas entrecomilladas solo se usarán para reflejar exactamente las palabras ajenas, sin interpretación, elaboración o edición por el periodista. Una cita nunca puede ser aproximada y deberá identificarse inequívocamente al autor de las palabras citadas. El periodista deberá poner especial cuidado en no descontextualizar las declaraciones, de manera que su sentido e intención sean cabalmente recogidos. Solo se permitirá la edición de los elementos coloquiales o del lenguaje oral utilizado por el declarante y no sean imprescindibles para la comprensión de lo manifestado. Las citas o reproducciones literales de un texto irán entrecomilladas, no en cursiva. Hay que distinguir entre lo que es una cita textual y lo que es parafrasear un dicho.

26. Cuando una cita encierra otra, la primera llevará comillas dobles, y la segunda, simples. En el caso de que el principio o el final de las dos citas sea el mismo, sólo se usarán las comillas dobles.

27. Es una incorrección emplear el que cuando se hace una cita en estilo directo. Ejemplo: Pinochet dijo que "yo voy a garantizar el orden". Para expresar las palabras tal como fueron dichas no debe utilizarse el que, y sí los dos puntos y las comillas. Ejemplo: Pinochet dijo: "Yo voy a garantizar el orden". En cambio, en estilo indirecto sobran estos dos signos ortográficos, y ha de ponerse el que. Ejemplo: "Pinochet dijo que él va a garantizar el orden".

28. IMPARCIALIDAD. Cuando una información recoja dos o más versiones o posturas enfrentadas se dará cabida a todas ellas con la máxima ecuanimidad, sin que el portal dé a entender en tal información que apoya a alguna de las partes en litigio. El portal, naturalmente, tiene derecho a tomar partido, pero lo hará siempre en las secciones de opinión.

29. PUBLICIDAD. Los espacios publicitarios no podrán ser utilizados para contradecir o matizar informaciones publicadas en el portal. Para estos casos existe el espacio de Cartas al Director.

30. Nunca los intereses publicitarios motivarán la publicación de un artículo o un suplemento. Los textos del portal deberán atraer al lector, y este mecanismo, a su vez, arrastrará a la publicidad. En ningún caso esa relación ha de excluir el sujeto intermedio, de modo que los textos se conciban directamente para conseguir publicidad.

31. ENCUESTAS. Al recoger los resultados de encuestas y sondeos debe reseñarse quién realiza la encuesta, quién la financia, cuántas personas han sido entrevistadas, cuántas han respondido, por qué método se hicieron las consultas, en qué fecha, y qué margen de error tiene el resultado en términos estadísticos. No se dará credibilidad a las encuestas que no posean una ficha técnica que permita obtener los datos mencionados y, en caso de publicarse, se hará resumidamente y mencionando las carencias que le restan autoridad.

32. FOTOGRAFÍAS. Queda prohibida toda manipulación de las fotografías que no sea estrictamente técnica (edición periodística, eliminación de defectos de revelado o de transmisión). Las fotografías con imágenes desagradables sólo se publicarán cuando añadan información.

33. Los fotógrafos son los responsables de la identificación de las escenas -lugar, fecha, hora- y de los protagonistas gráficos de la información -nombre, edad y datos relevantes-. Se intentará no utilizar imágenes confusas o que puedan inducir a interpretaciones erróneas.

34. MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN. Es preceptivo evitar las escenificaciones engañosas o las noticias escenificadas. Si una escenificación es necesaria para transmitir la noticia, debe identificarse como tal y explicar la razón. El periodista debe evitar la suplantación de identidad y los métodos encubiertos para conseguir información. Solo será admisible en caso de informaciones de excepcional relevancia y no susceptibles de conocerse de otra forma. Siempre es preferible que el periodista se identifique como tal.

Cuando la identificación altere la realidad, debe omitirse siempre que el periodista se presente y actúe como público general (para hacer la crítica de un restaurante, reportaje de una manifestación, sobre el comportamiento de la Administración con los ciudadanos...). Las informaciones obtenidas de conversaciones o documentos ajenos sin que la fuente sea consciente de ser observada no deben ser publicadas sin comprobación y contraste. Todos lo documentos físicos, de imagen o electrónicos que se usen en una información deben reproducirse con consentimiento de su proveedor, propietario o fuente autorizada. Tal regla general no regirá cuando esos documentos demuestren la existencia de delitos o conductas inapropiadas o censurables.

35. MEDIOS ELECTRÓNICOS. El teléfono es un instrumento fundamental para la práctica periodística, pero exige cerciorarse de quién es el interlocutor y de que está autorizado para proporcionar la información de que se trate. Cuando se considere conveniente guardar prueba de las conversaciones mantenidas por teléfono, es lícito grabarlas, aunque debe alertarse de ello al interlocutor. Es necesario comprobar siempre la identidad del autor de la información que se recibe por medio electrónicos, ya que muchas veces no se produce contacto real.

Al atribuir una información a una Web se debe ofrecer al lector la dirección completa de la página correspondiente. Los derechos de propiedad intelectual rigen asimismo en el espacio virtual de Internet. El correo electrónico es una herramienta ágil y flexible para conseguir y contrastar información, pero su uso debe hacerse con la comprobación de la identidad del interlocutor, ya que es sencillo suplantar identidades o que portavoces o fuentes no autorizadas envíen información o respondan a cuestiones para las que no están autorizadas. Se puede usar el correo electrónico para realizar entrevistas siempre que se advierta tanto al entrevistado como al propio lector.

36. ENTREVISTAS. Los defectos de dicción o de construcción idiomática de un entrevistado -por tartamudez, por ser extranjero o causa similar- no deben ser reproducidos. Sólo cabe hacerlo en circunstancias muy excepcionales, más que nada como nota de color, pero siempre que no se ponga en ridículo a esa persona. En todo caso, se preferirá hacer mención de este defecto en la entradilla que ha de preceder a toda entrevista, de la manera más breve y respetuosa posible, a la reiterada insistencia en esa falta.

37. Las conversaciones serán grabadas. El personaje preguntado confía, al conceder la entrevista, en la profesionalidad del periodista que debe transcribir y resumir sus ideas. El periodista podrá -si así lo desea el entrevistado y para su mayor tranquilidad- facilitarle una copia de la trascripción antes de que sea publicada, de modo que éste tenga la oportunidad de corregir expresiones que hubieren sido mal transcritas. Pero no podrá alterar el diálogo que el periodista consiga extraer durante la conversación, ni incluir matizaciones que no figuren en la cinta magnetofónica. Cualquier conflicto sobre la correcta trascripción se resolverá con la grabación. De no existir ésta, se concederá el beneficio de la duda a la persona entrevistada.

38. USO DEL IDIOMA. TELDEACTUALIDAD se edita en lengua española. El idioma es, por lo tanto, el instrumento esencial de la comunicación entre quien escribe y quien lee. Pero también es un patrimonio cultural común que debe ser conservado y enriquecido. El uso de términos procedentes de otras lenguas estará justificado cuando no existan equivalencias en español o cuando la extensión social de su uso así lo imponga, pero siempre ha de evitarse el abuso de barbarismos. Debe evitarse en los textos el lenguaje vulgar y soez, así como las incorrecciones gramaticales y las expresiones malsonantes, aunque sean textuales.

Son excepciones aquellas que, procedentes de una personalidad relevante, han sido impresas o pronunciadas en público y no son gratuitas; en este caso, se reproducirán literalmente y sin abreviaturas. Igualmente, procede desterrar de nuestros textos ciertas expresiones (hacer una judiada, comparar a Dios con un gitano, engañar a alguien como a un chino...) consagradas por el uso popular, pero ofensivas para ciertos grupos sociales y contrarias a los principios periodísticos.

Normas de estilo

Los principios periodísticos expuestos anteriormente deben plasmarse en las informaciones mediante unas pautas o guías estilísticas, que, con carácter general, quedan enumeradas en los siguientes principios de estilo de TELDEACTUALIDAD.

1. PERIODISMO INFORMATIVO E INTERPRETATIVO. TELDEACTUALIDAD persigue un periodismo que no se conforma con dar noticia de los hechos y acontecimientos de la actualidad, sino que aspira a su correcta contextualización, interpretación y análisis, para un mejor servicio del usuario. Es vocación de este medio practicar un periodismo informativo e interpretativo que trascienda de los hechos para relacionarlos entre sí y ofrecer una visión lo más completa posible de la realidad y su contexto.

2. CLARIDAD. Todo texto destinado a publicarse en TELDEACTUALIDAD deberá estar redactado en términos simples, directos y efectivos. Las informaciones estarán escritas en un estilo y vocabulario accesible a un lector medio. Toda palabra desconocida es un obstáculo para la comprensión del texto, lo que incomoda al lector. El texto periodístico debe ser inequívoco. Tiene que estar escrito de tal forma que no solo se entienda bien, sino que no pueda entenderse de otra manera.

3. FRASES CORTAS. Cada frase debe expresar una idea, debiéndose evitar las frases subordinadas. Sujeto, verbo y predicado es regla de oro. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que contribuyen a la amenidad del texto el alternar frases largas y cortas, variar la construcción de las frases y el orden de las palabras en ellas, así como evitar el uso de repeticiones léxicas mediante el uso de sinónimos.

4. USO DE LA VOZ PASIVA. Debe evitarse trasladar de forma mecánica al castellano la voz pasiva del inglés. En lugar de la construcción pasiva "todos los documentos han sido destruidos", en castellano se puede utilizar en muchas ocasiones la pasiva refleja "se han destruido todos los documentos", la impersonal "se destruye todo documento", o la correspondiente activa "el espía ha destruido todos los documentos".

5. ESCRITURA EN AFIRMATIVO. Es más rápido y fácil interpretar un enunciado afirmativo que uno negativo. En los contextos en que sea posible (que haya equivalencia informativa entre las dos expresiones) deberá preferirse la forma afirmativa a la negativa: "el agente rechazó el soborno" mejor que "el agente no aceptó el soborno". Debe evitarse, además, la innecesaria acumulación de negaciones, que resulta confusa para el lector.

6. TECNICISMOS. Deberán recudirse al mínimo los tecnicismos, neologismos, extranjerismos, así como las palabras procedentes de jergas o argot. Entre los posibles sinónimos se utilizará el más asequible para el lector común.

7. PRECISIÓN. La información debe ser lo más exacta posible. La precisión es el determinante principal de la credibilidad. Lo que no se sabe no se cuenta, y sólo se cuenta lo que está comprobado y contrastado. En la información siempre deben figuras las circunstancias (tiempo, espacio y personal) en que se produjo la noticia, que expliquen y permitan la interpretación correcta por parte del usuario. En lugar de decir que una persona es alta, se precisará su altura. Si se menciona un lugar geográfico poco conocido, se aclarará entre paréntesis su localización más precisa. Si una palabra tiene dos o más sentidos, deberá usarse siempre con el mismo sentido en cada información. Hay que evitar expresiones como varios, un grupo, algunos, numerosos..., para sustituirlas por datos concretos. Cuando en un texto aparezcan dos o más voces (en entrevistas, citas directas o diálogos), deben distinguirse con precisión y de forma correcta.

8. CONCISIÓN. El estilo de la redacción debe ser claro, conciso, preciso, fluido, fácilmente comprensible, a fin de captar el interés del lector. El periodista debe depurar los datos obtenidos y entregar una información completa y breve. El lector desea informarse lo más rápidamente posible, no deleitarse con la escritura.

9. RIGOR. El trabajo del periodista consistirá en informar con el mayor rigor y veracidad de los hechos y acontecimientos de interés periodístico. El rigor es la adecuación de la información a la realidad. Es respeto al lector y a la información. Un periodista debe ser responsable de su información final, y el rigor es su garantía. El periodista tiene que mantenerse completamente al margen de la información: ha de ser neutral. No debe ser el protagonista de la información, a no ser que se trate de casos singulares, los cuales deberán justificarse. Por lo tanto, cabe desterrar el uso de los pronombres personales en primera persona, a menos que se trate de un relato donde la presencia del reportero incide en la propia información.

10. ARMONÍA. Deberá evitarse la monotonía. Para ello, deberá procurarse no comenzar y terminar las frases de forma parecida; evitar repeticiones innecesarias, largas enumeraciones y estructuras gramaticales complejas. Como las palabras, los signos de puntuación no son elementos arbitrarios del idioma: permiten al lector entender con precisión lo que se quiere transmitir. Debe prestarse especial atención a la riqueza verbal. Es preciso llamar a cada cosa por su nombre, huir de los pronombres innecesarios y encontrar el término exacto para cada concepto.

11. DIFERENCIAR ENTRE INFORMACIÓN Y OPINIÓN. La información y la opinión estarán claramente diferenciadas entre sí. El periodista no debe ser el protagonista de la información y no es admisible que sus opiniones se reflejen en textos estrictamente informativos. Para cumplimentar esta norma, evitará usar términos subjetivos y utilizará la mayor sobriedad posible en la narración.

12. El comentario de opinión deberá referirse a datos o hechos suficientemente conocidos por los lectores; la intención de su autor, su propio punto de vista, es el eje en torno al cual se articula el texto y, en él, la argumentación; en el comentario, la simple exposición de los hechos nunca es suficiente.

13. La información se presentará con máxima objetividad, corrección, impersonalidad y amenidad. Toda información debe responder a los interrogantes tradicionales de la noticia (qué, quién, cuándo, dónde y por qué), sin olvidar sus antecedentes y sus posibles consecuencias. Si se desconociera alguno de los elementos, debe dejarse constancia explícita de tal circunstancia y de sus motivos.

14. La importancia que se dé a la respuesta a cada una de las preguntas arriba enunciadas forma parte del criterio del redactor de la información. Mientras que en un caso el sujeto de la noticia puede ser el centro y referencia principal de la misma, en otra puede serlo el modo en que se ha producido, o en otra, el hecho en sí mismo.

15. La información se presentará según la estructura de interés decreciente de la pirámide informativa. Jamás deberá olvidarse la regla de oro del periodismo escrito: lo más importante deberá exponerse al comienzo. La información deberá estructurarse de manera atractiva, ya que una hábil alteración del ritmo en la exposición prestará amenidad al texto y estimulará su lectura.

16. Para el lector de Internet es prioritaria la brevedad, por lo que lo más importante de la noticia debe encabezar el cuerpo del texto, de acuerdo a lo enunciado en el titular. Además, se procurará que cada párrafo desarrolle un elemento o aspecto de la información. Los párrafos no deben ser excesivamente largos: no deberán contener menos de tres líneas ni más de ocho. También convendrá alternar la longitud de las oraciones.

17. No hay que abusar de frases como "declararon a TELDEACTUALIDAD", "según ha podido saber TELDEACTUALIDAD" y otras análogas. Expresiones como éstas deben reservarse para las informaciones de carácter exclusivo o excepcional.

18. LA EDAD. La edad del protagonista de una noticia, entrevista o reportaje constituyen un dato informativo de primer orden. Por tanto, debe incluirse siempre, a no ser que se trate de una noticia sobre un personaje sobradamente conocido. La norma es la siguiente: bebé, menos de un año; niña o niño, de 1 a 12 años; joven y adolescente, de 13 a 18 años; hombre o mujer, más de 18 años; anciana o anciano, más de 65 años. Este último término, sin embargo, sólo debe emplearse muy excepcionalmente, y más como exponente de decrepitud física que como un estadio de edad. En tales casos, sosláyese con expresiones como "un hombre de 65 años"

19. Vayan entre comas o entre paréntesis, no debe suprimirse la preposición de delante del número con los años de la persona. Ejemplos: Juan López, de 25 años, o Juan López (de 25 años), pero no Juan López, 25 años ni Juan López (25 años)

20. USO DE LA LENGUA. TELDEACTUALIDAD es un portal de información editado en lengua española. El uso de términos procedentes de otras lenguas estará justificado cuando no existan equivalencias en español o cuando la extensión social de su uso así lo imponga, pero siempre ha de evitarse el abuso de barbarismos.

21. El estilo de redacción debe ser claro, conciso y fácilmente comprensible, a fin de captar el interés del lector. Los periodistas tienen la obligación de comunicar y hacer accesible al público en general la información técnica o especializada.

22. Como en el caso de los idiomas extranjeros, toda palabra en otro idioma vernáculo español distinto del castellano se escribirá en cursiva. Los nombres de persona se reproducirán en la forma en que habitualmente los utilice el interesado.

23. Se dará siempre preferencia a la grafía castellana tanto en los topónimos mayores (nombres de las propias Comunidades, capitales de provincia, ciudades importantes y accidentes geográficos destacados) como en los menores: Cataluña y no Catalunya; Guipúzcoa en vez de Gipuzkoa; La Coruña en vez de A Coruña, Elche y no Elx...

24. DEONTOLOGÍA PROFESIONAL. Hechos y comentarios. La Constitución distingue entre libertad de expresión (art. 20.1.a) y derecho a la información (apartado 1.d del mismo). La libertad de expresión ampara la expresión de pensamientos, ideas y opiniones, mientras que la libertad de información busca como objetivo social el comunicar y recibir libremente información sobre hechos que puedan considerarse noticiables. Esta distinción entre pensamientos, ideas y opiniones, de un lado, y comunicación informativa, por el otro, ha sido consagrada por la jurisprudencia. Los profesionales del periodismo están protegidos ante posibles reclamaciones de ciudadanos presuntamente lesionados por textos informativos erróneos, siempre que la conducta del periodista responda a las exigencias propias de un trabajo ejercido con la diligencia habitual. Es decir: se reconoce al periodista el derecho a equivocarse de buena fe a la hora de elaborar textos informativos, siempre que haya agotado todas las posibilidades efectivas para verificar los datos y comprar la fiabilidad de las fuentes utilizadas. Distinto es el caso del comentario de texto o de opinión. Las opiniones y los comentarios son libres, pero el autor de estos textos deberá responder a los daños causados a otros en el caso de que lesione su honor, su intimidad, su imagen o su honorabilidad.

25. DIFAMACIÓN. Para evitar incurrir en difamación, los redactores deberán extremar el cuidado en la preparación de sus informaciones y eliminar aquellas afirmaciones que pudieran constituir motivo de querella. Cuando una información contenga hechos comprobados y de indudable valor informativo que pudieran dar lugar a reclamación, la procedencia de su publicación deberá consultarse obligatoriamente con la Asesoría jurídica del medio.

26. RESPETO A LA INTIMIDAD. El respeto a la intimidad individual y familiar marcará el límite de la permisible intromisión informativa. En el caso de personas de relevancia pública, se tendrá en cuenta que esos límites resultan menos definidos, al estar expuestas, por razón de su cargo o servidumbres de la popularidad, a un escrutinio informativo más intenso.

27. RESPETO A LA VERDAD. Como compromiso básico de la actividad informativa, le estará impedido al periodista falsificar documentos, adulterar testimonios u omitir informaciones esenciales; tampoco deberá publicar material informativo falso, engañoso o deformado.

28. PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. El redactor asumirá el principio de que toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario y evitará en lo posible las consecuencias dañosas derivadas del cumplimiento de sus deberes informativos.

29. SECRETO PROFESIONAL. Si mediara una petición formal de ocultación de nombre por parte de la persona informante, el redactor deberá respetar esta petición como deber ético y protegerá sus fuentes confidenciales de información, amparándose en el secreto profesional. No obstante, tal deber profesional podrá ceder excepcionalmente en el supuesto de que conste fehacientemente que la fuente ha falseado de manera consciente la información o cuando el revelar la fuente sea el único medio para evitar un daño grave e inminente a las personas.

30. RECTIFICACIONES. Todo error cometido en una información, que pueda inducir a confusión o malentendido, deberá rectificarse inmediatamente por medio de una Fe de errores que será sometida por el responsable del error al superior correspondiente para su publicación. Las peticiones ajenas de rectificación se considerarán con la máxima cortesía, y se publicarán siempre que resulten justificadas. Los casos dudosos, desproporcionados o abusivos serán sometidos a la Asesoría jurídica
X