viernes, 22 de septiembre de 2017Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Opinión
Opinión -10/09/2017 - Actualizada a las 08:31
Colaboración

¡Mierda!

Nieves Rodríguez

Isla: Un espacio de tierra rodeada de mierda por todas partes. E. Escherichia coli, para ser más exactos. Pura mierda es lo que flota en nuestras playas. Y nuestros políticos sin ponerse de acuerdo de si la mierda que flota en nuestras aguas es productos de:

 

1- Las alcantarillas y tuberías que como los ríos van a dar al mar. 2- De los vertidos al mar de los buques, grúas y plataformas petrolíferas que decoran desde un tiempo el frente marítimo de la ciudad. 3- Del cambio climático. 4- De los vertidos sin tratar de los habitantes de la isla vecina que tiran al mar el 90% de las aguas fecales según el presidente del Cabildo Gran Canario, o el 65% según el cabildo tinerfeño.

 

5- Del exceso de población permanente en las islas: el doble de hace treinta años; o del incremento turístico, que se ha multiplicado por cuatro en los últimos años.

 

En eso andan, echándose las culpas unos a otros, analizando, haciendo congresos y foros para saber el origen de las cianobacterias que llegan a las playas y la mierda que flota en el mar.

 

Sin embargo, no hay que ser científico ni muy avispado para ver que lo que pasa es que hay demasiado de todo. Demasiadas especies invasoras que llegan de zonas tropicales procedentes de las plataformas petroleras, demasiados turistas que consumen y desechan cada día en un territorio limitado y sin unas instalaciones que soporten y reciclen ese peso humano.

 

Demasiada desidia en los tratamientos de aguas fecales, a pesar de que Emalsa, la empresa de aguas de Canarias, nos cobra una buena pasta a todos por su tratamiento. Demasiada desidia , “competencia cero”, de parte de nuestros políticos que no se enteran sino cuando ven la mierda a flote. Demasiado incivismo: reciclamos sólo el 7% del plástico que consumimos. Mientras la autoridad portuaria, las autoridades cabildicias, ayuntamientos, o Emalsa y medio ambiente se exculpan mutuamente, la mierda sigue ahí flotando en nuestras playas.

 

El nivel de bacterias en el mar supera el 17%, el nivel máximo que puede soportar la salud humana según la Dirección General de Salud del Gobierno de Canarias. Su ingesta puede provocar diarreas, hemorragias e suficiencia renal.

 

Mierda! Pura mierda en nuestras playas.
Y ahora nos vamos todos al Pino que es fiesta.

 

Nieves Rodríguez Rivera es profesora de Lengua y Literatura.