jueves, 17 de agosto de 2017Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Opinión
Opinión -06/08/2017 - Actualizada a las 07:18
Volando bajito

Sara, once aƱos

Marisol Ayala

Nos conocemos tan bien, hemos vivido muy juntas su tragedia que sin hablar sé lo que piensa Nieves Hernández, la madre de Sara Morales. Dos “hola”, un suspiro, un corazón enlazado en nuestro whatsapp son señales, mensajes. Cuando pasan semanas y no sé de ella me preocupo. Sus silencios me alertan.

 

Sabía que el 30 de julio su cumplían once años de la desaparición de su hija y no la llamé. No quise. Nieves marca los tiempos y sabe bien que me importa, que aquí estoy. No quiere prensa, se cansó de no tener nada que decir. A veces usa el whatsapp para desahogarse, para reflexionar. Son textos de escasas líneas. Por eso cuando hace tres días me envió lo que ustedes van a leer tardé dos minutos en llamarla. Era, es, una carta larga para lo que generalmente escribe. Va dirigida no se sabe bien a quién pero resume dolor y decepción. Lucha sin fuerzas para que su hija no caiga en el olvido, por eso la escribió. Le pedí permiso para que su texto ocupara mi columna de domingo y su respuesta fue un “como tú quieras”. Y quiero. Si algo le consuela, siempre quiero.

Aquí la tienen.

 

“No sé si te escribo a ti o al resto del mundo para que continúes en sus mentes. Once años que no te veo y todavía aquel día permanece en mi cabeza como si fuese ayer, sin saber qué ocurrió realmente, sin ser capaz siquiera de poder imaginarme qué pudo pasarte, hija. Desde aquel día nada es igual; me parece tan irreal lo que nos está pasando…

 

Lágrimas que vienen como tú vienes a mi cabeza para preguntarme siempre lo mismo, para intentar comprender por qué ni expertos en estos casos no han podido localizarte. Difícil, sí, pero sigo esperando una respuesta, un algo, un indicio, una sospecha, un quizás. Pero nada. Pienso cómo es tan fácil desaparecer, tan sencillo burlar a tantísimas personas y tan complicado resolver este enigma. ¿Porque vivimos en una pequeña isla?, lo cierto es que estamos como el primer día. Mismo dolor, misma angustia y los mismos resultados. La nada”. A veces lamenta su suerte, otras se enfada frente a tanta adversidad y alguna, cuando me quejo de cualquier bobería, me consuela. Yo me río y ella acaba riéndose de mí. Su argumento para guardar silencio es aplastante "¿Para qué?, ¿Para decir que once años después no hay nada nuevo? ¿Para hacernos más daño?, no".

 

Deben que protegerse de tanto dolor.

 

Marisol Ayala es periodista.