sábado, 21 de octubre de 2017Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Cultura
Cultura -11/10/2017 - Actualizada a las 12:53

Luz, color y firmamento en la muestra fotográfica de Aránzazu Ojeda

El colaborador Jesús Ruiz Mesa firma una crónica y reportaje gráfico sobre la exposición
Luz, color y firmamento en la muestra fotográfica de Aránzazu Ojeda
La muestra se inauguró el pasado viernes en el Juan Ramón Jiménez (Foto Jesús Ruiz)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La teldense Aránzazu Ojeda inauguró el pasado viernes en el Teatro Municipal Juan Ramón Jiménez de Telde su primera exposición. Una muestra que lleva por nombre Mi huella, emociones y recuerdos y de la que el colaborador Jesús Ruiz Mesa ofrece una crónica y reportaje gráfico.

 

Crónica de la inauguración

por Jesús Ruiz Mesa

El viernes 6 de octubre cumpliendo la programación cultural elaborada por la Concejalía de Cultura del M. I. Ayuntamiento de Telde se inauguró la exposición fotográfica de la artista de la imagen, Aránzazu Ojeda Santana, que con el título de Mi Huella, Emociones y Recuerdos, exhibe en la sala de exposiciones del Teatro Municipal Juan Ramón Jiménez de Telde, hasta el próximo viernes 27 de octubre, una extraordinaria muestra de fotografías captadas por Aránzazu con una visión gráfica personal del paisaje, del juego que da la luz, el color y el motivo, de los curiosos efectos de la foto astronómica que bajo los cielos de lugares que ha visitado, ha detallado con la observación que se escapa al ojo humano, y la cámara capta en fracciones de segundo.

 

Su paciencia, observación, inspiración creativa ante sus posibilidades de reflejar en la memoria de su digital el resultado, a veces, de las largas esperas buscando el mejor ángulo, definición cromática con la luz necesaria, el tiempo y exposición, con frío o calor, lluvia o tormenta, viento o calma, objetivo apuntando al mar, la cumbre, las alturas o los mínimos detalles que han llevado, antes y después de la definitiva elección, a hacer posible esta exposición.

 

La artista, fotógrafa por excelencia y vocación que a lo largo de estos últimos años con la experiencia de sus viajes, ha ido recopilando imágenes, fijando en su retina para memorizar la diversa colección que tanto en el gran formato, tomando el misterio del movimiento estelar, de la nebulosa, del aparato eléctrico climatológico, paisajes y naturaleza, destacando la belleza que desde diferentes niveles de observación y reflexión sobre los paisajes canarios expone,  la belleza del entorno que en el tiempo conservan su historia, nos relatan la esencia, presencia y mensaje de la huella humana, igualmente llevados a la muestra en las fotos clásicas con título a pie de imagen, que en pequeño formato cuelga en torno a la galería central.

 

Acto cultural que contó con la presencia de la Concejala de Gobierno de Cohesión Social, Cultura y Educación, Marta Hernández Santana. Concejala Delegada de Participación Ciudadana y Voluntariado del Ayuntamiento de Telde, Rosario Sosa Pulido, y Jesús Suárez Gil, director de la empresa Municipal Gestel. La presentadora y comunicadora, Esther Rodríguez, abre las intervenciones de autoridades municipales y de la protagonista de la muestra, su autora, Aránzazu Ojeda Santana, expresando la bienvenida y agradecimiento al público asistente, y por haber escogido esta sala municipal para exponer su primera muestra fotográfica en Telde.

 

Toma la palabra la Concejala de Cultura, Marta Hernández que expresa: “Buenas noches, en primer lugar reconocer la satisfacción de ver esta sala tan concurrida en esta exposición fotográfica, Mi huella, Emociones y Recuerdos, de Aránzazu Ojeda Santana, que inauguramos hoy, a la que damos hoy nuestra bienvenida a nuestra espacio de cultura. La vocación de Aránzazu por la fotografía ha sido una constante en su vida, desde niña ya mostraba su interés en una cámara de fotos, y aprovechaba cualquier momento para fotografiar paisajes, amigos, o familia. Un gusto siempre fomentado también por sus padres, quienes adoraban la fotografía tanto o más que ella.

 

Poco a poco ha ido creciendo en este mundo fotográfico para lograr unos conocimientos que le han permitido aventurarse en esta su primera Exposición Fotográfica, “Mi huella, Emociones y Recuerdos”, donde toca varios aspectos de la fotografía una muestra con la que intenta reflejar su andadura en la fotografía a lo largo de su vida. Estoy segura de que cada una de estas fotografías, reflejan muchos recuerdos y momentos vividos que le han hecho sentir emociones únicas.

 

Desde la Concejalía de Cultura y la Empresa Municipal Gestel, quiero agradecerle que haya elegido Telde y este Teatro Municipal Juan Ramón Jiménez, para esta primera, y seguro, que especial exposición. Espero, de verdad, que sea la primera, pero no la última, que sea la primera de muchos éxitos y que podamos estar en las venideras. Muchas gracias a todos por estar aquí con nosotros para acompañar a Aránzazu que es la protagonista aquí esta noche en este acto. Muchas gracias”.

 

Interviene Elena Gil León, buena amiga de Aránzazu que expresa la personalidad y semblante de la artista gráfica, de su desarrollo personal y mensaje de su obra fotográfica, en el que expresa: “En la vorágine de la actividad y desarrollos de acontecimientos de la vida actual que se vuelve vertiginosa, caótica, cargada de estrés, también se manifiestan fenómenos extraordinarios, como el cruce en el camino, de personas tan maravillosas y asertivas como es Aránzazu. Nombre vasco que significa la que surge de los espinos, y nuestra Aranza cree en la capacidad de la persona para ser mejor. Sabe cómo seguir adelante, llevando su propio ritmo y estilo de vida, con un gran sentido del humor; su equipaje de mano es el amor.

 

Su padre, don Juan Ojeda, destaca de ella su lealtad y cariño a la familia. Admirada por su voluntad y perseverancia, crítica con ella misma, con gran capacidad de superación y ganas de vivir, actitud que hereda de su madre, Gema, que es quien, orgullosamente, la anima continuamente. A sus amigos se les dibuja una enorme sonrisa cuando hablan de ella, sensible, estudios, respetuosa, bondadosa, inspira mucha confianza, siempre dispuesta a ayudar. A ella se le puede ver reflejada en su propia obra fotográfica, de la que quiere hacernos participes de sus emociones, de sus recuerdos, de su huella, y así titula su exposición, Mi Huella, Emociones y Recuerdos.

 

Al tener una visión positiva de la vida apunta con su objetivo en el sitio exacto, con el encuadre adecuado, controlando la luz, principal protagonista de sus fotografías, acaricia los elementos del paisaje, experimenta al máximo la belleza de los lugares que visita con su cámara, haciéndonos una llamada a la admiración e invitándonos a posar nuestra mirada y a disfrutar plácidamente cada detalle, reflejos de luz, brillos, texturas, siluetas. Viajera infatigable comparte sus recuerdos de los castillos de Escocia, glaciares de Islandia, nos pasea por El Hierro, por Marruecos, y nos descubre alguno de los rincones escondidos de Gran Canaria, paisajes que se mantienen al paso del tiempo y son cómplices de sus huellas a lo largo de su vida”.

 

Aránzazu expresa el agradecimiento de estas palabras y la asistencia del numeroso público a la inauguración de su exposición, y expone: “Agradezco a la señora Marta Hernández  su presencia en esta exposición, a Gestel representada por su gerente, Jesús Suárez, a Esther Rodríguez que fue quien me animó para realizar la muestra después de mucho tiempo, a toda mi familia, mis padres, amigos, a todos los que no han podido venir hoy y a los que están aquí por apoyarme, muchísimas gracias. Saben que lo mío es la fotografía que me encanta y poder compartir esta noche aquí conmigo, lo recordaré toda mi vida. Están invitados a un brindis,  disfruten de la noche y muchas gracias a todos”.    

 

Esther Rodríguez cierra el acto con la invitación a disfrutar de la visita a la muestra y del brindis para celebrar la inauguración.

 

En fechas recientes que aún resuenan con tristeza por el crepitar de nuestras cumbres, en el fragor de la llama asesina que hiere y mata nuestros montes, vistiendo de la negrura humeante el paisaje cumbrero, y en la esperanza de que el árbol, nuestro hermoso pinar, el soto bosque, los caminos y la misma tierra y roca donde se asientan las coníferas que apuntan al atlántico cielo canario,  regresen a su verdor cuanto antes y los cielos vuelvan a vestirse de azul, dejando en una pesadilla el infernal espectro cromático del corazón de la isla abrasándose.

 

Con la oportunidad que nos ofrece Aránzazu en su espléndida exposición, entre otros trabajos gráficos expuestos, el de observar nuestros paisajes desde las mismas cumbres, incluyo los versos de un poema, Tu luz, Tu color, que inspirado en la creatividad fotográfica de los muchos aficionados, profesionales y verdaderos artistas, dedico agradecido por tan excelente contribución al conocimiento de nuestro medioambiente, geografía y en suma, nuestros singulares paisajes de Gran Canaria y Archipiélago.

 

Enhorabuena y muchas gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.