viernes, 19 de enero de 2018Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Sociedad
Sociedad -11/01/2018 - Actualizada a las 22:07

El Gamonal seguirá a oscuras y sin agua corriente

La alcaldesa de Telde se acercó a este pago de medianías y se comprometió con las familias a estudiar su caso pero están en zona protegida
El Gamonal seguirá a oscuras y sin agua corriente
La alcaldesa acudió a El Gamonal para escuchar de viva voz las reclamaciones de sus vecinos (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Las cuatro familias que llevan 20 años viviendo en El Gamonal, sin suministro de agua de abasto ni luz eléctrica y con una carretera de acceso que es un auténtico camino de cabras, sólo apto para vehículos todoterreno, no tienen muchas esperanzas de que su situación cambie tras la visita que hoy les realizó la alcaldesa Carmen Hernández.

 

La primera mandataria, que conocía las demandas de estos vecinos porque llevan años reivindicando mejoras, se plantó este mediodía con dos de sus concejales, Agustín Arencibia y Eloy Santana, en este pequeño caserío emplazado en medio del campo de volcanes de Lomo Magullo. Un pago al que se llega por un camino lleno de curvas y casi intrasitable, que pone a prueba el estado de los amortiguadores de los vehículos, que arranca al oeste de Cuatro Puertas y tras sortear la Montaña El Gallego alcanza la zona próxima a la extinta Montaña de Santidad, donde muy cerca se encuentra este espacio de gran belleza natural conocido como El Gamonal, topónimo que obedece a la presencia en el lugar de la especie llamada vulgarmente gamón o gamona (Asphodelus ramosus).

 

Las familias allí radicadas esperaban como agua de mayo la primera visita de una autoridad municipal con rango de alcalde o alcaldesa, pero las noticias que les hizo llegar Carmen Hernández no fueron nada halagüeñas porque la protección natural que pesa sobre espacio representativo de la última fase del volcanismo cuaternario de Gran Canaria dificulta la ejecución de las mejoras solicitadas.

 

Hernández escuchó a los vecinos, pero fue sincera con ellos. Les advirtió que se trata de una zona protegida con restricciones para acometer actuaciones. “No es un tema sencillo”, advirtió la alcaldesa, quien, pese a todo, se comprometió con ellos a que los técnicos municipales estudien el caso, pero las familias no guardan muchas esperanzas.

 

Mejora del camino 

El mayor problema es el estado de la vía que lleva a sus casas. Lucas tarda veinte minutos en atravesar este camino de baches y curvas. El Ayuntamiento podría estudiar la posibilidad de buscar fórmulas para mejorar su firme y seguridad.

 

De no producirse ninguna mejora, las pocas familias que allí residen podrían verse obligadas a abandonar sus casas. Una decisión que les dolería mucho, tras toda una vida en sus tierras.