24/01/2023 - 21:29

Una alumna de un PFAE de Telde denuncia un presunto caso de acoso laboral

Asegura haber sufrido un trato vejatorio por parte del director

Una alumna de un PFAE de Telde denuncia un presunto caso de acoso laboral
TELDEACTUALIDAD/Telde

Una alumna-trabajadora de uno de los PFAE (Programa de Formación en Alternancia con el Empleo) que tiene en marcha la Concejalía de Desarrollo Local del Ayuntamiento de Telde denuncia un presunto caso de acoso laboral.

 

R.M., iniciales de la supuesta víctima, ha denunciado los hechos desde el pasado mes de agosto ante la Policía Nacional, ante la Inspección de Trabajo y, en último término, también ante el Juzgado de Guardia.

 

M.R. acusa al director del PFAE en el que está contratada de acosarla de vejarla, expulsarla de clases sin justificación, calumniarla, intimidarla y negar que sufrió un accidente laboral. Todo ello, afirma, "con la colaboración necesaria" de la coordinadora de profesores, la administrativa, también de algunos de sus compañeros del PFAE, "y por supuesto del propio Ayuntamiento". Y es que, sostiene, todas las denuncias que ha presentado ante el Registro de Institución municipal "han sido retenidas en Desarrollo Local durante meses, evitando así que llegaran a Recursos Humanos".

 

"Se me acosa expulsándome de mi puesto sin justificación para posteriormente hacerme firmar un documento que declara que ese día yo no acudí a mi puesto de trabajo, constando mi firma de entrada y siendo testigo de mi expulsión la misma administrativa que me da este documento", explica M.R.

 

"Este señor me dice que haga una declaración jurada después de una caída en mi puesto de trabajo y en horario laboral por lo que la mutua se niega a considerarlo accidente laboral. Me ordena quitarme el casco poniendo en grave riesgo mi integridad física, me reprende a gritos delante de todos por no obedecer dicha orden y me castiga obligándome a quedarme sentada, aislada y sin ninguna tarea durante toda la jornada laboral por negarme repetida y rotundamente a quitarme el casco, que además es obligatorio cuando se está en obra y servicio en la Casa Condal de San Juan ya que las palmeras se encuentran en muy mal estado, me grita, me da un trato vejatorio, hace acusaciones falsas sobre mí y no me permite defenderme ordenándome guardar silencio, me calumnia, pone a los compañeros en mi contra con toda clase de artimañas, convoca reuniones de las que me ordena quedar excluida y continuar trabajando sola durante horas, me intimida usando actitudes militares, como acercarse hasta que me hace sentir violenta y tengo que dar pasos atrás hasta tocar la pared o decirme que si quiere se puede dirigir a mí con un número, aludiendo a los nazis, de los que habla muy frecuentemente con gran admiración e incluso me ha seguido al baño y ocupando con su cuerpo la salida para obligarme a hablar con él. Un compañero fue testigo de este episodio, felicita a compañeros porque no me hablan y un larguísimo etcétera", expone M.R.

 

A consecuencia de todo esto, M.R. alega sufrio un cuadro grave de ansiedad. Sin embargo, apunta, dos médicos del centro de salud de San Gregorio se han negado a darle una incapacidad temporal porque está "metida en un follón y ellos no quieren tener problemas con el Ayuntamiento".

 

Así las cosas, MR relata que se está "manifestando por las calles del casco de Telde y en la puerta del Ayuntamiento". Y, además, recoge firmas "para exigir que se cumplan los preceptos legales en materia de Protección de Víctimas de Acoso en cualquiera de sus variantes". "Conmigo se han incumplido todos", sentencia.

 
X