Ante el crack sanitario

TA ofrece el comentario diario del periodista Evaristo Quintana en SER Las Palmas

Ante el crack sanitario
Evaristo Quintana/Francisco Javier Santana
EVARISTO QUINTANA

Canarias está en el peor momento de la pandemia, como también lo está el resto de Europa, aunque esto no puede ser un consuelo. Las cifras de contagios no paran de crecer, la ómicron va como una moto, y las autoridades sanitarias de las islas tampoco saben bien qué hacer. Cierto es que nadie tiene una varita mágica, ni aquí ni fuera.

 

Los servicios sanitarios están a punto de colapsar y no puede ser que nos estemos planteando si carnavales sí o no. El alcalde de la ciudad capital, Augusto Hidalgo, adelantó en primicia aquí en El Drago de Ser Las Palmas que va a posponer 15 días el carnaval de la ciudad al 25 de febrero por la pandemia y durará hasta el 20 de marzo y además no descarta el carnaval de la calle, pero resulta que ahora eso parece ciencia-ficción.

 

No nos podemos plantear el carnaval, salvo los eventos más televisivos, porque la cosa no está para fiestas multitudinarias porque los servicios de urgencias y en general todos los servicios sanitarios no aguantan, otra cosa sería para dentro de unos meses, pero no para ahora. Tenemos que empezar a pensar en suspender. El alcalde no descarta ni una cosa ni otra, como hizo bien Hidalgo al no hacer la Cabalgata clásica de Reyes, tocará hacer lo mismo más que nos fastidie.

 

Ahora lo que toca es no saturar hospitales y centros de salud, que están teniendo enormes bajas de su personal por Covid. Ya no solo se satura el trabajo por el incremento brutal de pacientes positivos, sino que faltan sanitarios que se han contagiado.

 

Con todo, no se acierta a atender al resto de operaciones del resto de patologías, lo mismo con los tratamientos de cáncer, y para más INRI ayer conocimos en exclusiva aquí también en la Ser gracias a una paciente oncológica que han dimitido cuatro oncólogos del hospital Negrín, entre ellos el jefe del equipo, no se sabe bien por qué, pero lo que sí sabemos es que se ha parado prácticamente el servicio, es tremendo. Además, no funciona correctamente la aplicación del Servicio Canario de Salud para anular las citas y todo parece de una desconcierto e improvisación brutal.

 

Da la impresión que estamos ante el riesgo de crack sanitario canario y todos nos debemos cuidar lo que esté en nuestras manos para no contagiarnos, porque el problema será para todos, directa o indirectamente.

 

Enviar Comentario

X