07/02/2018 - 07:01

Obsceno tráfico de cargos

TA ofrece una reflexión del periodista teldense Gaumet Florido

Obsceno tráfico de cargos
Gaumet Florido (Foto TA)

Spain is different. Es una máxima manida, de uso coloquial y hasta tabernero, pero que me viene bien para el caso que les cuento porque suele usarse para retratar a la España más cañí.

 

Lo dicho, is different, porque mientras que en Gran Bretaña te presenta la dimisión un diputado por llegar dos minutos tarde a la hora prevista para responder a una pregunta de la oposición, en mi país un cargo policial te sitúa dentro de una lista de políticos receptores de sobres con dinero de comisiones ilegales y tu liderazgo se ve reforzado en las encuestas electorales.

 

Eso es tan español, por más que les pese, como que dos millones de personas se tengan el esfuerzo de ir a votar para luego encomendar sus legítimas aspiraciones de independencia en un mesiánico con ambiciones de rey emérito, algo así como una monarquía republicana.

 

Pero es también en mi país, ya más a pie de calle, donde vemos al vecino dejarse la mierda del perro en la acera, y miramos para otro lado; donde criticamos al corrupto mientras, si se tercia, engañamos al Estado en la declaración de la renta; o donde se permite un blindaje funcionarial por más probada que sea la incapacidad, la indolencia o la holgazanería del empleado de turno.

 

Es esa misma España, la de aquí, la España canaria, donde asistimos con insultante indiferencia colectiva al obsceno tráfico de cargos públicos que, de forma periódica, protagonizan los partidos para repartirse, como si fueran cromos, la presidencia del Tribunal de Cuentas, la del Consejo Consultivo de Canarias o el despacho del Diputado del Común. Ahora andan metidos en faena. Y lo peor. Tendrían un pase si quisieran enchufar a profesionales brillantes y en paro. No. Los usan como echadero dorado para sus viejas glorias, políticos muy respetables, no digo que no, pero que, con esas mañas, pasan de ser referentes a ser meros obstáculos.

 

Gaumet Florido es periodista y redactor de Canarias7 en Telde. Artículo publicado en ese periódico.

 

Comentarios

  • German
    07/02/2018 - 20:19

    Muy bien excepto una precisión: el Tribunal de Cuentas es un órgano del Estado. En Canarias, la Audiencia. La crítica y el rigor deben ir parejas.

    0
    0
  • Vergonzoso
    07/02/2018 - 15:02

    Totalmente de acuerdo contigo gaumet, y viendo los artículos de teldeactualidad tenemos técnicos municipales que se preocupan por cerrar negocios, por ordenes del político de turno, o ya jubilados o miedo a su sombra y no se preocupan por un parque infantil que es un peligro inminente para menores en la zona del cruce de melenara y que lleva asi meses y que casi mata a un menor y que supuestamente se dio permiso para su instalacion por los mismos técnicos que abren esos expedientes.

    3
    0
  • Antonio O.
    07/02/2018 - 13:59

    Chapeau Gaumet: Se podrá decir más alto, pero no tan claro. Pero lo triste es que los que hacemos crítica constructiva, estamos señalados. Molesta que critiquemos el desorden y anarquía imperante en toda la geografía municipal. Ha llegado a tal extremo la impunidad que, cuándo afeas a un "adulto" por dejar a pie de los contenedores, la "mierda" que generan, se permiten la libertad de contestar a tu requerimiento de civismo, frase como esta: "Hago lo que me da la gana, para eso pago los impuestos más caros de Canarias". Con esta supina ignorancia y golfería manifiesta, amparada ante la inexistencia de policía en las calles, pues, sólo hay dinero en Caja para pagar nóminas, y, a los allegados de turno, no podemos esperar otra cosaCuánta razón tienen los que en antaño nos visitaban, y, hoy nos dicen: Telde no es ni la sombra de lo que fue en los años 80. Claro del pasado siglo, aunque parezca muy lejano, está a la vuelta de la esquina; y, es que aquella frase de Vega Yedra que decía "Telde ciudad bravía con muchas tabernas y pocas librerías., podríamos considerar como premonición. Las últimas podrán contarse con los dedos de una sola mano.

    0
    0
  • Carmelo Almeida
    07/02/2018 - 08:35

    Has retratado con magistral finura la desvergüenza de los "enchufismos" en nuestra clase política. Lo malo de todo esto es que lo vemos con una naturalidad pasmosa que ya nos parece lo más normal. Cuántas veces llegamos a una ventanilla o a un mostrador de algún organismo público y podemos darnos cuenta que quien nos atiende no tiene ni la menor idea, así nos va. Pero claro, cuando a un peón lo ponemos de auxiliar administrativo o un administrativo lo ponemos a desempeñar un puesto de Técnico, no podemos esperar otra cosa, con el agravante de que no saben, ni se preocupan en aprender. Si este tráfico de puestos comienza por la cúpula, ¿qué podemos esperar de la tropa?

    8
    0
  • Auri
    07/02/2018 - 08:25

    Querido Gaumet Como siempre no puedo estar mas de acuerdo contigo Vergüenza de país, para tantas cosas. Brillante y diferente e incluso referente para tanto, pero con ciertos usos y maneras totalmente inadecuados en otros parámetros Gracias por tu sentir que comparto

    4
    0

Enviar Comentario

X