10/01/2018 - 11:41

Chulería y cinismo

El periodista teldense Gaumet Florido firma una reflexión sobre la gestión política de la crisis en la AP-6

Chulería y cinismo
Gaumet Florido (Foto TA)

GAUMET FLORIDO

Vivimos enfangados en la era de las intransigencias, las lapidaciones digitales y los hostigamientos tuiteros, y lo confieso, no termino de sumarme a la moda. No me van los linchamientos públicos. Por eso, de entrada, di margen al error humano en la nefasta gestión de la nevada que colapsó la AP-6 el último día de Reyes, a la posibilidad que tiene un gestor de equivocarse, de dar explicaciones, de pedir disculpas y de anunciar cómo evitará que un caos así vuelva a dejar atrapadas a miles de personas.

 

Pero lo que no me parece de recibo es que algunos de los más directos responsables del desaguisado no solo se hayan limitado a echar balones fuera, sino que, para colmo, se hayan dedicado a tirárselos a la cara a los ciudadanos, haciéndolos únicos responsables de su ineptitud.

 

Tan vergonzante estrategia ha dado lugar estos días a escenas más propias de La conjura de los necios que de un país de la Europa occidental, con un director general de Tráfico, Gregorio Serrano, empeñado en desacreditarse cada día un poco más y al que no se le conocen más méritos para el cargo que el haber formado parte de la camarilla sevillana de su superior, el ministro Juan Ignacio Zoido.

 

Y digo que parece empeñado porque, después de tantas y reiteradas meteduras de pata respecto a su obligada asunción de responsabilidades, ayer se descuelga con un más que cínico y chulesco tuit que se me antojó un insulto a la legítima indignación ciudadana. Pidió disculpas, sí, pero escupiendo sarcasmo del malo, dando a entender que no comprende que la gente, mala gente, le reproche que mientras la AP-6 se había convertido en una jaula, él estuviera en su casa de Sevilla, pasando el día de Reyes en familia.

 

Así las cosas, parafraseo a la periodista Cristina Pardo. Dijo ayer de Serrano: «Ese hombre que estaba en casa cuando no debía y no quiere irse a casa cuando debe».

 

Gaumet Florido es periodista y redactor de Canarias7 en Telde.

 

Comentarios

  • Auri
    10/01/2018 - 13:40

    Ciertamente, la soberbia de muchos no conoce parangón Con lo adecuado que es ser coherente y, sobre todo, humilde y si me he equivocado, reconocerlo, disculparse y seguir adelante. Por desgracia, en política hay mucho inepto, que además de hacer gala de ello, se convierte incluso en más prepotente!! Triste.

    0
    0
  • Antonio O.
    10/01/2018 - 12:53

    Estimado amigo: Se podrá decir más alto, pero no tan claro. Vergüenza ajena es la que produce este patán de la política, que no es merecedor del mínimo respeto que un político merece. No sólo por su sarcástica respuesta a las críticas justamente recibidas, sino que como vulgar chulo de feria tira "balones" fuera, derivando hacia los ciudadanos el caos producido en la P-6. No sólo tiene culpa este gañan de la política, sino aquellos, que, considerándose muy "letrados" defienden en público su incapacidad y raciocinio, a pesar que en privado, piden su cabeza. Mientras, el inquilino de la Moncloa fumándose sus apestosos puros, como sí él y sus ineptos, no fuesen los responsables directos del caótico episodio, y, el riesgo padecido por cientos de españoles, que les pagan espléndidamente su ineptitud. Y, como la mayoría, somos masoquistas, estamos dispuestos a seguir padeciendo la ineptitud, negligencia y nepotismo de auténticos caciques, que colocan a sus ineptos amigos a cuidar, lo que ellos llaman su "rebaño" que está más que demostrado, es intergeneracional. ¿Tenemos lo que merecemos? o la estulticia es la epidemia de la sociedad española.

    1
    1

Enviar Comentario

X