16/04/2017 - 08:24

El TSJC ratifica una condena al SCS que le obliga a indemnizar a una familia de Telde

Ve probado que el retraso de una cesárea dañó de gravedad al niño

El TSJC ratifica una condena al SCS que le obliga a indemnizar a una familia de Telde
Domingo Gil y Águeda Suárez, con su hijo Juan Jesús frente a la fachada del hospital donde nació (Foto Juan Carlos Alonso-C7)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) acaba de dictar una sentencia en la que ratifica en todos sus términos la condena que se le impuso en mayo de 2016 al Servicio Canario de Salud para que indemnizara a Águeda Suárez con 600.000 euros por errores producidos en el parto de su hijo Juan Jesús.

 

Esta última resolución judicial, dictada el pasado 30 de marzo por la Sección Primera de Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC, desestima el recurso que respecto a la sentencia de primera instancia presentó el SCS al entender que acertó «al señalar que existe prueba acreditativa, si no de una mala praxis médica» en el caso de la afectada, Águeda Suárez, «sí de una no adecuada utilización de los medios asistenciales al retrasar en exceso la práctica de una cesárea que resultaba ineludible a la vista de los síntomas» que presentaba la madre del niño, según publica Canarias7.

 

El abogado de la familia, Juan Antonio Ríos, no ocultaba que estaba «feliz» por la ratificación del TSJC, pero advertía de la necesidad de ser prudente dado que, según precisó, el fallo aún no es firme y el SCS puede todavía recurrirlo.

 

Águeda había llegado al Materno Infantil a las 07.15 horas del día de San Juan de 2009; a las 09.30, sin haber sido aún monitorizada, se comprobó que expulsaba un líquido verde; a las 15.08 se constató que el feto ya sufría bradicardia (ritmo cardiaco más lento del normal); pero no fue hasta las 16.10 de aquella tarde cuando el equipo médico decidió practicarle una cesárea. Para entonces, el menor ya había sufrido secuelas físicas, psíquicas y neurológicas graves, por las que hoy ni habla ni camina y tiene una minusvalía reconocida del 97%. Alegó el SCS ante la Sala que la sentencia incurrió en error al no tener en cuenta los testimonios profesionales que aseguraron que no hubo mala praxis porque en la actualidad no hay medios científicos que aclaren por qué un feto aspira meconio ni en qué momento lo aspiró, por lo que no se hubiera podido evitar el daño cerebral sufrido por el niño.

 

También entendía el SCS que en primera instancia el juez no aclaró en qué momento debió haberse realizado la cesárea con anterioridad a aquel en el que se hizo.

 

Además, alegó incongruencia interna del fallo al no razonar la procedencia de la indemnización. Pero la Sala recuerda que en segunda instancia no puede revisar valoraciones de pruebas salvo que sean «manifiestamente irrazonables o absurdas», circunstancia que, según advierte el TSJC, no se da en este caso.

 

Los mismos argumentos

La sentencia de la Sala, cuyo ponente fue el magistrado Jaime Borrás, coincide con el abogado de la familia en advertir que la apelación del SCS consistió en una «práctica repetición de sus argumentos de primera instancia», actuación que la Sala que preside César García Otero ve improcedente.

 

Dice el fallo que los médicos esperaron a que los signos del sufrimiento fetal fueran evidentes para practicarle la cesárea a la madre cuando debió hacerse con carácter preventivo.

 

Comentarios

  • leon
    18/04/2017 - 11:55

    Es una practica habitual en el servicio de salud canario,lo dice un usuario que saco aq su esposa de las garras del personal incopetente que hay en el Hospital Insular y tubo que correr para una clínica privada, la criatura se salvo gracias a la decisión de sacarla del sitado Hospital.

    0
    0

Enviar Comentario