10/04/2017 - 13:31

Terrorismo machista

TA ofrece una reflexión del periodista teldense Gaumet Florido sobre la violencia de género

Terrorismo machista
Gaumet Florido (Foto TA)

GAUMET FLORIDO

Cosas de la vida. Muy pocas horas antes de que Telde, el pasado viernes 31 de marzo, celebrase en un acto institucional los 30 años del que fue el primer centro de la mujer municipal que abrió en España, un hombre, en el mismo municipio, y a escasos cinco kilómetros del lugar del evento, había estrangulado a su pareja, la había metido en bolsas de basura y la había atado con cinta aislante para luego introducirla en un maletero.

 

 No deja de ser paradójico constatar de manera tan cruel y despiadada que 30 años después, y pese a que, es cierto, no seamos tan catastrofistas, se ha avanzado, y mucho, en la lucha contra esta lacra terrorista, lo cierto es que aún siguen cayendo mujeres a manos de hombres que las confunden con una posesión, con una propiedad.

 

 

Treinta años dan para mucho. De entrada, esta violencia salió del armario. Antes víctimas y familiares la vivían en silencio. Hoy cada vez son más las mujeres que saben que no hay amor si hay maltrato, que tienen claro que no deben dejar pasar ni una, que la tolerancia a la agresión, del tipo que sea, debe ser cero.

 

Hoy España cuenta con una legislación específica, con unos juzgados especializados, y con unos cuerpos policiales y unos recursos sociales cada vez más dirigidos a la atención de este tipo de víctimas. Hoy casi todos los ayuntamientos cuentan con un servicio para asistirlas.

 

Pero faltan medios humanos y materiales, falta presupuesto y falta una decidida voluntad política, a nivel nacional, para convertir esta lucha en una prioridad de Estado, como lo fue, por ejemplo, la derrota de ETA.

 

Están bien los minutos de silencio, pero no basta. Son necesarias las campañas para concienciar a las mujeres, pero hay que apostar también por atajar el problema en los hombres, desde críos. Algo hay que hacer para que no muten en bestias.

 

Gaumet Florido es periodista y redactor de Canarias7 en Telde.

 

Comentarios

  • Antonio O.
    10/04/2017 - 17:24

    Se podrá decir con más contundencia, pero no tan claro.El problema del maltrato, es una herencia, que, se ha transmitido de padres a hijos. Salvo raras excepciones, él niño que ve como su padre trata a su madre, sin quererlo, lo grabará en su mente, como con acto de convivencia normal. De esas tristes experiencias, estos repudiados actos de maltrato y muerte-¿Que nos induce a creer que la amiga, novia, compañera o esposa, es una propiedad intransferible? Es tan sencillo y malsano, como el leer y observar, como desde la más tierna infancia, aparecen estereotipos de comportamiento, en la que las adolescentes consideran que el seguidismo que su amigo o compañero de clase, hace de sus actos, son producto del cariño que le profesa. Craso error, que, los llamados a clarificar esos comportamientos, tanto en familia como en el colegio, pasan de puntillas, ante un candente problema social, que, precisa de drásticas y endurecidas medidas políticas y sociales que nos lleven a tener de forma diáfana cuales son los papeles del varón y la hembra en una sociedad Democrática, Social e Igualitaria. Mientras ello no se acometa, seguiremos padeciendo de esta cruel realidad.

    1
    0
  • Susi Arencibia
    10/04/2017 - 14:10

    Muy claro este niño tiene toda la razón del mundo. Felicidades eres grande

    0
    0

Enviar Comentario