Machismo y machistas

TA ofrece la columna diaria de Rafael Álvarez Gil

Machismo y machistas
Rafael Álvarez Gil/TA.
RAFAEL ÁLVAREZ GIL

Hay luchas por los avances y derechos que nunca descansan. Hoy es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y su mera conmemoración es un síntoma de que se ha logrado conquistas en las últimas décadas tras despojarnos el patriarcado histórico que fue fomentado hasta hace casi nada por la dictadura franquista, que la Iglesia católica espoleó y legitimó hasta el Concilio Vaticano II.

 

Sin embargo, el machismo es una maquinaria de dominaciones estructural que no se evapora sin más sino que incluso es capaz de reproducirse de generación en generación. Cuando vemos la violencia política que se despliega en el Congreso de los Diputados y el señalamiento de una ministra, constatamos que el ogro del machismo está presente en las calles. Si es así en la sede donde reside la soberanía parlamentaria, cómo será en los hogares y centros de trabajo.

 

Tenemos que aunar fraternalmente nuestros esfuerzos y ejercer la denuncia colectiva para que la esperanza venza al miedo, para que la igualdad formal y material sea una realidad plasmada en el quehacer cotidiano y para detener y arrinconar al machismo como sistema desigualitario de dominación y a los malditos machistas que lo ejercen jornada a jornada. Y en esta lucha que nos concierne no sobra nadie. Necesitamos que se unan, necesitamos que la sociedad se conciencie.

 

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, este 25N, no podemos olvidarnos tampoco de la denominada violencia vicaria que hace poco hizo otra de las suyas en Tenerife. Una madre a la que le dieron donde más le dolía: en sus dos hijas. Un episodio dantesco, cruel e imborrable en la historia de la sociedad canaria y que nos recuerda que debemos estar alerta para evitar otros sucesos iguales o similares.

 

Que sirva el 25N para combatir la falacia que reza ni machismo ni feminismo. Una falsa comparación que juega a la torticera equidistancia. El machismo es retroceso, perpetración de la desigualdad. El feminismo es defensa individual y colectiva, empoderamiento de las que llevan siglos sufriendo injusticias por ser mujer y preservar la igualdad de rango de la ciudadanía. El feminismo es democracia.

 

La violencia machista asoma poco a poco. Juega con la gradualidad. El micromachismo está a la orden del día. La víctima entra, la someten sibilinamente, en una espiral de degradación y destrucción de su autoestima que busca anularla como persona. Hay muchos machismos antes de alcanzar el estadio de la violencia. Hay machismo patrimonial, hay machismo salarial, hay machismo en el lenguaje, hay machismo en el sexo, hay machismo en el hogar ante los hijos, hay machismo ante la familia y conocidos cuando el machista busca ridiculizar y cuestionar a la mujer al puentearla… Todo esto está inmerso en la cotidianeidad: hay que defenestrarlo, atacarlo colectivamente. No dar tregua ni concesiones. Denunciar un mal muy real que todavía hoy tenemos enfrente. Si tocan a una mujer, si la menoscaban, nos tocan a los demás.

 

Comentarios

  • Carmen Delgado
    25/11/2022 - 22:16

    No se puede explicar mejor. Tenemos q seguir luchando, esto es tarea de todos. No podemos mirar para otro lado.

    0
    0
  • Carmen Martínez
    25/11/2022 - 18:39

    Este señor en que realidad vive. En Irán?, en Afganistán?, en el "país del humo"?. Brecha salarial?, casi insignificante, reducida a la economía " B"; techo de cristal?, minimizado, ejemplo, hay más juezas que jueces; la igualdad de género?, somos el 6° pais de europa en igualdad; y, violencia de género?, somos el 5° de europa. Que hay que seguir educando y concienciando, si, pero ESTO NO ES.

    12
    0
  • Raúl Sánchez
    25/11/2022 - 11:56

    Cuándo leo esta clase de alegatos tan absurdamente exagerados me pregunto en qué entorno o país habéis crecido.

    8
    0
  • Elena Martín
    25/11/2022 - 10:57

    Descansa en paz Olivia mi niña

    11
    0

Enviar Comentario

X