04/12/2017 - 07:08

El complot para silenciar a tres radios de Telde se cierra en falso

Archivada por "prescripción" la última causa paralizada desde 2010, sin que desde entonces se dictara algo más que requisar aparatos fundamentales para la emisión de Canal Telde, Cibelio y PCL

El complot para silenciar a tres radios de Telde se cierra en falso
Instalaciones de la desparecida Radio Canal Telde, una de las emisoras afectadas por la operación (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Como si fuera un accidente. O una irreparable equivocación que dejó fuera de onda a tres radios críticas con Ciudadanos por el Cambio (Ciuca), uno de los partidos con mayor poder e influencia en la segunda ciudad de Gran Canaria, Telde.

 

En eso ha quedado el complot urdido en 2010 contra Canal Telde, Radio Cibelio y PCL Radio, una emisora municipal y dos radios privadas precintadas por la Guardia Civil. Y todo por una denuncia promovida desde el entorno político de Ciuca. con la excusa de que se dedicaban a la piratería y a la venta de la música que emitían.

 

Siete años después del registro y detenciones en esos medios, con una orden que casi le cuesta una condena en el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) a la jueza que le dio cobertura, el juzgado del que era titular ha archivado la última de las diligencias «por prescripción» del delito. Y ni rastro de delito ni de las radios, tal y como adelantó el pasado mes de septiembre TELDEACTUALIDAD.

 

En todo este tiempo, las únicas decisiones que tomó la jueza Ángeles Zabala fueron precintar el mismo día que se lo reclamó la Guardia Civil; aclarar dos días más tarde que los precintos no afectaran a la emisión, cuando el daño ya estaba hecho y los programas requisados; y defenderse de la querella por prevaricación que por tal atropello le interpuso el gobierno municipal liderado por Nueva Canarias.

 

De ahí que el juzgado que dirigiera Zabala –la jueza ejerce desde hace años, tras su caso en el TSJC, en Instrucción 1 de Santa Cruz de Tenerife- haya decretado el archivo de esa investigación abierta el 12 de julio de 2010, y que solo estuvo viva hasta el 1 de octubre de ese año.

 

A uno de los investigados le ha llegado ahora, en 2017, ese carpetazo a una causa que terminó con su radio sin que se moviera ni un papel de la instrucción judicial en todo este tiempo. El caso tiene todo el cariz de una trama orquestada en la que intervinieron la Guardia Civil; la jueza siempre afín a las denuncias de Ciuca contra Nueva Canarias, su principal contrincante político en la ciudad de los faycanes, y la propia formación liderada por Guillermo Reyes, un avispado dirigente local del que se dice que tiene amplios conocimientos de las cañerías del Estado. Y que niega por completo ser el inductor de nada, aunque en más de una ocasión lo parezca.

 

Pero es que hasta la Guardia Civil no tiene respuestas cuando hoy en día se le cuestiona por qué la fuerza actuante en las entradas y registros procedía del otro extremo de la isla, Guía, cuando una misma patrulla fiscal tiene su base en Vecindario, justo al lado de Telde. Que es a donde llevaron detenidos a una decena de trabajadores y propietarios de radios por su evidente cercanía. «Aquí hubo algo raro, sí», aseguran desde la Comandancia de Las Palmas. Lo que también repiten los afectados, claro.

 

Son sospechas que arrojan los testimonios de políticos, empresarios y empleados de la operación dirigida por Zabala. Coincidentes en que todo estaba orquestado para silenciarlos en año preelectoral y con el concurso de radios del Gobierno de Canarias en el calendario. Ninguno de ellos pudo concurrir en condiciones y hasta la emisora municipal dejó de existir, cuando la crisis y la deuda galopante se llevaron por delante las arcas de Telde.

 

«¿Dónde está el material requisado? ¿Se habrá perdido? Ya no vale nada

Garoz, de Radio Cibelio, no tiene «ni la facturación»

Siete años después del precinto de las radios de Telde son muchas las preguntas que quedan sin respuesta. Aunque indicios haya unos cuantos para concluir que a alguien se le fue la mano. Eduardo Luis Garoz era propietario de Radio Cibelio. Ha sido ahora, en 2017, cuando ha conocido el auto de archivo por prescripción. En una investigación
que no buscó demostrar hechos punibles en los escasos tres meses que avanzó el procedimiento, sino que se limitó a precintar las emisoras. «En resumidas cuentas, fue para quitarse de en medio a tres radios», concluye Garoz de forma tajante cuando relata aquel 12 de julio de 2010. Estaba en antena con el que fuera alcalde de Telde y entonces portavoz del PP, Paco Santana, cuando entraron los guardia civiles. «Llegó la Guardia Civil de Guía con un secretario judicial. En el acta estaban identificados dos guardias, el secretario y un perito informático que venía de Madrid, pero allí había tres guardias y dos peritos», resalta.


La entrada y registro empezaba a apuntar irregularidades luego demostradas, pero que se quedaron en nada en el TSJC. «A mí esta historia me descolocó. Se llevaron todo el material: ordenadores, aparatos, discos duros. Un coste de unos 8.000 o 10.000 euros, con programas básicos de la radio. Nada de lo que había producido, todo lo grabado, la hemeroteca, no tengo nada. Ni la facturación de la empresa». Garoz ha iniciado los trámites para reclamar sus pertenencias al juzgado. «Sí, sí, ya se le contestará, me dicen». Pero se lamenta que de nada servirá esa reclamación, salvo para almacenar cacharrería inservible.


«Todo lo que se llevaron cabía en un carro de la compra; ¿dónde está el material requisado? ¿En un almacén judicial? ¿Lleno de polvo y humedades? ¿Se habrá perdido? Eso ya no vale para nada», dice.


Tampoco ha habido respuesta por parte del Decanato de Telde a las consultas trasladadas al gabinete de prensa del TSJC por este diario. De manera extraoficial han explicado en esos juzgados que todo debe estar inventariado en el almacén judicial. Pero de esos discos duros, CD y DVD, lo cierto es que nada encontró la Guardia Civil que sirviera para acusar a las radios de delitos contra la propiedad intelectual. «Si hubiesen encontrado algo, ¿la investigación se paraliza a los tres meses?», se cuestiona Garoz. Y justo a los tres meses se inició en el TSJC la causa por la que el Ayuntamiento de Telde se querelló contra la jueza por prevaricación judicial.

 

Fuente: Texto de Alexis González (Ahora Plus)/Canarias7.

 

Comentarios

  • uno
    05/12/2017 - 07:56

    espero que esto no quede en otra mas y la gente recuerde que tipo de partido es que aunque no se pueda demostrar ha quedado claro que han usado las influencias que pudieron ya qie rajeron a jueces y policias de otros municipios e isla y ahora se nubla todo... para qie ....para que la ciudadania no piense mas de los jueces o guardia civil ....nota urgente ya piensan mal y con estas acciones queda retratado eñ partido y todos los estamento de la justicia ...no por no hacer nada.... sino por ocultarlo y desestimarlo..... no debe llegar nunca

    0
    0
  • Zenaida Amador
    04/12/2017 - 20:30

    Nada me sorprende más, que el descaro conque la jueza, la guardia civil que actuó se apuntaron a un complot tan sucio y todo quede en un sobreseimiento. La justicia y los cuerpos del estado deben ya de dejar de ensuciar lo que otros compañeros hacen con gran profesionalidad, la credibilidad de la justicia merma por días, cuando se cambia de lugar a una jueza que no actuó debidamente y los guardias civiles ni se nombran, y desde luego los artífices de tan feo, sucio plan, como para creer nada de lo que digan!! Esto es la democracia de la que tanto se presume...

    1
    1

Enviar Comentario

X