15/03/2017 - 09:33

Los diputados, como niños

TA ofrece una reflexión del periodista teldense Gaumet Florido

Los diputados, como niños
Gaumet Florido (Foto TA)

GAUMET FLORIDO

Tengo dos críos, de 9 y 8 años. Y si hay algo que caracteriza a este tramo de edad, al menos en mis hijos, es la competencia permanente. Se sacan las cuentas uno al otro. Si pudieran hacerlo, hasta se cronometrarían el tiempo que cada uno disfruta del balón, o de la tablet.

 

Si regañas a uno, te sale con que el otro lo hizo primero, o que lo hizo más tiempo. En fin, cosas de niños. Bueno, de niños, o de no tan niños, a la vista del argumento que esgrimió días atrás la presidenta del Parlamento de Canarias, Carolina Darias, para justificar las, a mi juicio, injustificables y abusivas dietas de los señores diputados canarios.

 

Lejos de someterlas al mismo rigor presupuestario que ha caído como una losa sobre tantos y tantos servicios públicos, algunos muy básicos, que han sido recortados hasta su práctica aniquilación, Darias blande un informe que las sitúa por debajo de la media de las que se pagan en el resto de las cámaras regionales. Le faltó un no se quejen, que aquí les salimos muy baratitos.

 

Una periodista, Almudena Sánchez, compañera de este periódico, les lavó la cara con las dichosas dietas, y los diputados canarios, como niños, se justifican sacándose de la chistera el socorrido argumento infantil: el otro lo hizo antes, o lo hace peor.

 

A lo mejor convendría que el Parlamento encargase un informe sobre el verdadero uso que se da a esas dietas. Nos llevaríamos más de una sorpresa.

 

¿O es normal que a alguien, por muy diputado que sea, haya que abonársele una dieta por el simple hecho de ir a trabajar, de asistir a las sesiones del Parlamento? ¿A cuántos trabajadores en Canarias se les abona un emolumento similar? Con razón Zapatero no sabía cuánto costaba un cortado en la calle. Viven en otro mundo. En un mundo parecido al de mis hijos. Seguro que creen en los Reyes Magos.

 

Gaumet Florido Medina es periodista y redactor de Canarias7 en Telde. Artículo publicado en ese periódico.

 

Comentarios

  • Antonio O.
    16/03/2017 - 14:07

    Chapeau Gaumet. Se podrá decir más alto, pero no tan claro. Decía mi desaparecido maestro Tierno Galván: "El riesgo del advenimiento democrático, pudiera estar en la profesionalización de la política". Su temor se hizo realidad, la RAE, a la que tanto le gusta incorporar al diccionario de la lengua, l.os aforismo al uso, con el consiguiente deterioro de una hermosa y rica lengua, ya nos dan muy malos ejemplos.

    0
    0
  • Neutralidad.
    15/03/2017 - 10:14

    ¡Cuánta razón tiene usted, Gaumet Florido! La comparación que usted hace es acertada, no obstante, D. Gaumen, existe una diferencia entre el Parlamento de Canarias y su Familia. En el Parlamento, a los diputados/as regionales no hay quien los/a controlen y viven muy de la pseudo-democracia que tenemos y sobre la cual ellos/as poseen capacidad de legislar para sus propios beneficios personales y partidistas, y el coste de ese buen vivir político lo pagamos todos/as con más y más recortes sociales. En cambio, en su Familia, sus hijos no dictan las ''leyes'' que regulan la vida familiar, al menos, de manera directa, lo que significa que sus hijos no están autorizados a hacer todo lo que deseen. Le felicito por el artículo porque es muy ilustrativo del nivel de nuestra clase política canaria. El día que se levanten las alfombras de las cuentas públicas en Canarias, la presunta corrupción de la Familia Pujol y de Convergencia en Cataluña se verá que es una menudencia en comparación con la presunta corrupción que existe en la Política Canaria.

    1
    0

Enviar Comentario