02/12/2017 - 14:01

Navegando entre delfines por la costa de Telde

Tres cetáceos sorprenden a los tripulantes de un barco en la bahía de Melenara

TELDEACTUALIDAD
Telde.- Tres juguetones delfines quisieron acompañar este sábado a un barco que navegaba por la costa de Telde. Los ejemplares, dos adultos y una cría, alegraron la mañana a los tripulantes de la embarcación en su travesía hacia el muelle de Taliarte.

 

El avistamiento se produjo junto a las jaulas marinas que se encuentran en la bahía de Melenara, a unos cientos de metros de distancia desde tierra.

 

Los inquietos cetáceos se situaron a proa y durante unas cuantas millas escoltaron al barco, abriéndole camino y completando una improvisada coreografía de la que los marineros no perdieron detalle.

 

Cientos de delfines moteados surcan las aguas canarias

Se da la circunstancia de que este mismo sábado se conocía que dos equipos de investigadores han realizado este verano y otoño sendas campañas de seguimiento de poblaciones de cetáceos y tortugas marinas en aguas de Canarias, en el marco de un proyecto europeo entre España y Portugal para comprobar su estado con vistas al segundo ciclo de la Directiva Marco de la Estrategia Marina en las islas de la región de la Macaronesia (Azores, Madeira y Canarias), que aglutina un tesoro de fauna poco estudiada.

 

El proyecto, denominado Mistic Seas 2, consiste en la recogida de datos de estimas de abundancia de especies como la tortuga boba, diversos tipos de delfines, cachalotes, zifios y calderones tropicales, a través de una metodología común basada en transectos de muestreo, es decir, lugares previamente indicados para realizar los avistamientos.

 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar y la Fundación Biodiversidad, forma parte del proyecto, coordinado por el Fondo Regional para la Ciencia y la Tecnología de las Azores, cofinanciado por la Comisión Europea y que se ejecuta desde marzo de 2017 hasta marzo de 2019.

 

Cinco investigadores (cuatro biólogos marinos y un técnico analista en sistema de información geográfica) y un patrón de la UTE Ceamar-Alnilam-ADS acaban de terminar una campaña oceánica por todo el Archipiélago surcando las aguas a bordo de un barco a un máximo de 12 millas de la costa y canales entre islas.

 

Mónica Pérez, gerente de la UTE y presidenta de Ceamar, señala que el trabajo consistió en navegar a una velocidad constante y con dos observadores que oteaban el horizonte desde la proa. "Se registró toda la información de los avistamientos que se tenía, además de las características ambientales, como el estado del mar o las condiciones de visibilidad, es decir, todos los factores que pueden afectar a los animales", añade.

 

Los investigadores tuvieron diversas dificultades para navegar debido a las malas condiciones del mar, que causó un descenso en el número de avistamientos en octubre, aunque Pérez precisa que vieron "un par de grupos muy grandes de delfín moteado con más de 500 animales".

 

Pérez aclara que el barco discurrió por áreas conocidas de alta densidad de cetáceos y también por otras zonas con información escasa, por lo cual descarta pronunciarse sobre si el cambio climático afecta a los animales debido al aumento de temperaturas del mar, ya que no existen suficientes datos para extraer conclusiones al respecto.

 

El aumento de la temperatura media de la superficie de la Tierra ya es 1,1ºC superior a la de los niveles de la era preindustrial, cuando el consenso científico, recogido en el Acuerdo de París, es que el planeta no debe superar los 2ºC e incluso los países deben hacer esfuerzos de reducción de gases de efecto invernadero para que no rebase 1,5ºC, puesto que a partir de ese umbral pueden desencadenarse consecuencias irreversibles en los patrones climáticos, algo que ya está ocurriendo con episodios de efectos devastadores en muchos rincones del globo (ciclones, pérdida de hielo marino en la Antártida y el Artico, inundaciones, olas de calor, sequía, huracanes, etc.).

 

"En septiembre tuvimos pocos avistamientos, lo que es rarísimo comparado con lo que esperábamos y nuestra experiencia en años anteriores, pero eso no significa nada porque en octubre hubo más. Si este proyecto se repitiera año tras año, dentro de 10 años se puede ver una tendencia. No hay datos previos de partida que permita estudiar la tendencia a largo plazo. Es imposible saber si el cambio climático está afectando a las especies", añade.

 

Sin embargo, precisa que los investigadores avistaron "algo sorprendente": dos grandes grupos de delfines moteados, uno en el norte de Lanzarote y otro en La Palma, algo que también ocurrió en Madeira. Respecto a la tortuga boba, no hubo un gran número de avistamientos, debido a las condiciones del mar, lo que dificulta las probabilidades de ver a esta especie sobre las aguas.

 

Comentarios

  • Lola.
    04/12/2017 - 10:21

    Deberían denunciar a los tripulantes, ya que para grabarlos y tener un precioso plano, pasan justo por encima de ellos. Se podría haber grabado con un poco mas de distancia

    0
    0

Enviar Comentario

X