29/10/2017 - 20:23

El Barranco de Tundidor, al golpito

Ecologistas del grupo Turcón recorren esta vaguada hidrográfica de Telde

El Barranco de Tundidor, al golpito
Miembros de Turcón en la caminata de ayer por el Barranco de Tundidor (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Miembros del grupo ecologista Turcón, de Telde, palparon ayer las condiciones físicas, el paisaje del Barranco de La Palma (Tundidor) en una ruta senderista incluida en su programa Barrancos de Gran Canaria al golpito.

 

La caminata de 5 kilómetros de recorrido transcurrió por el cauce de esta vaguada desde el Valle de los Nueve hasta La Breña.

 

Crónica de la ruta

Por Turcón

El Colectivo Turcón-EeA realizó la ruta con el siguiente itinerario: Desde Valle de Los Nueve hasta La Breña. En esta ruta de Barrancos de Gran Canaria al Golpito”, volvimos a la cuenca hidrográfica de Telde, una de las más complejas de la isla.

 

En este caso tomamos una de las vertientes subsidiarias o afluente del Bco. Real de Telde, en el que vierte sus aguas en su tramo medio, donde éste recibe la denominación de Barranco de los Ríos (entre el Pastel y Tara), a la altura del Valle de Los Nueve. Este es el Barranco del Tundidor, que nos adentra en parte del Campo de Volcanes de Rosiana y en las cumbres de Telde hacia los pagos de La Breña y Cazadores. Este bco. del Tundidor, junto con el bco. de los Cernícalos, es el principal tributario meridional de esta gran cuenca hidrográfica.

 

Los topónimos

Este barranco, como es habitual, va cambiando de nombre a lo largo de su recorrido, pero no solo cambia el nombre, sino también su aspecto y el paisaje por el que discurre, lo que hace que sea difícil reconocerlo como uno mismo. Así el barranco del Tundidor pasa a ser denominado como barranco de los Pedacillos, o también barranco de La Palma, que luego recibirá la denominación de barranco del Conde, posteriormente como barranco del Infiernillo y finalmente como barranco de Cazadores. Todo esto sólo en su ramal principal, sin contar los numerosos tributarios que se incorporan al mismo, pero esa es otra historia y otra ruta…

 

El paisaje

El recorrido de este barranco permite interpretar diferentes tipos de paisaje pues estamos recorriendo un territorio que fue modificado por el volcanismo reciente (más o menos hace 10.000 años), donde surgen nuevos conos volcánicos y sus materiales asociados (coladas, cenizas…). De hecho este barranco atraviesa uno de los conjuntos volcánicos más importantes de la isla, separando el cono de la Montaña de los Barros del resto de edificios volcánicos de Rosiana-Santidad. Las coladas de la Montaña de los Barros corrieron como un río incandescente por los cauces de los Cernícalos y Tecén-Valle de los Nueve, llegando prácticamente hasta la zona del Cascajo de Santo Domingo, en lo que hoy es la trasera de la iglesia de San Gregorio. Estas coladas, enfriadas y solidificadas cegaron el cauce del barranco pero la acción de las aguas no tardó en volver a abrirlo.

 

Uno de los puntos de interés de nuestro recorrido se encuentra en la zona denominada Los Picachos, en una de las estribaciones de la Montaña de los Barros, donde podemos apreciar como una colada cegó el cauce del barranco, formando una presa natural, que dio lugar a la formación de un lago que ocuparía el cauce del actual barranco del Conde, pero también de su tributario el barranco del Charquillo.

 

En estos barrancos son visibles los sedimentos lacustres que se fueron depositando aquí durante miles de años, hasta que finalmente las aguas volvieron a abrirse paso. Este y no otro es el origen del característico perfil en U del tramo del barranco del Conde, con una considerable extensión llana en su fondo, que contraste con las paredes escarpadas y encajonadas, que estrechan considerablemente el cauce en el tramo del barranco de los Pedacillos o La Palma.

 

Enviar Comentario