10/09/2017 - 13:51

Se abre el juicio contra el acusado confeso del gran incendio forestal de 2007

La vista comenzará este lunes en la Audiencia de Las Palmas

Se abre el juicio contra el acusado confeso del gran incendio forestal de 2007
Juan Antonio Navarro, autor confeso del incendio (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Las Palmas de Gran Canaria (Efe).- Un Tribunal del Jurado de la Audiencia de Las Palmas juzga mañana al autor confeso del incendio que en 2007 quemó 20.000 hectáreas de terreno de alto valor ecológico en las cumbres y medianías de Gran Canaria, un vigilante forestal que con una cerilla inició el fuego para que se le ampliara su contrato laboral.

 

Según expone en su escrito de acusación el fiscal de Medio Ambiente de Las Palmas, Javier Ródenas, se trata de la "mayor tragedia medioambiental" sufrida hasta la fecha en el archipiélago.

 

El fiscal pide para el acusado, Juan Antonio N.A., de 48 años, una condena de 8 años y 6 meses de prisión por un delito de incendio forestal en el que concurren las atenuantes de confesión y dilaciones indebidas.

 

Además, exige 17 millones de euros de indemnizaciones para los afectados, cantidad que deberá pagar el acusado y subsidiariamente la empresa pública Gestión y Planeamiento Territorial y Medioambiental (Gesplan) para la que trabajaba el vigilante y que mediante un convenio con el Cabildo de Gran Canaria prestaba el servicio de prevención y extinción, la corporación insular y sus respectivas aseguradoras.

 

El incendio supuso la mayor tragedia medioambiental producida en Canarias no sólo por dañar una superficie de considerable importancia sino por alterar específicamente las condiciones de vida animal y vegetal, afectando a un Espacio Natural Protegido, según señala el fiscal.

 

Como consecuencia del fuego no hubo que lamentar desgracias personales, pero muchas personas, unas 4.500, ante el evidente peligro que corrían sus vidas, tuvieron que ser evacuadas de los municipios de Tejeda- del que era vecino el acusado-, Mogán, San Bartolomé y Santa Lucía de Tirajana, cuatro de los ocho municipios a los que afectó el incendio.

 

También ser vieron afectadas diversas edificaciones y explotaciones agrícolas de los asentamiento rurales de El Juncal, de los barrancos de Veneguera y Los Palmitos y de los exteriores del casco urbano de Mogán.

 

El fuego, que comenzó el 27 de julio, fue declarado extinguido días después de su inicio, el 1 de agosto, ya que las altas temperaturas, los fuertes vientos y la escasa humedad, así como la difícil orografía de la zona y la riqueza forestal dificultaron las tareas de extinción, expone el fiscal en su escrito.

 

Según Ródenas, el acusado por su experiencia laboral y por su condición de vecino del lugar era conocedor de la riqueza natural de la zona, en la que se encuentra la Reserva Natural Integral de Inagua, que se vio afectada en su totalidad, según los datos recabados por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

 

El Parque Natural de Pilancones resultó dañado en un 70 % de su superficie; el Paisaje Protegido de Fataga sufrió daños en un 18 %; el Monumento Natural de Tauro, en el 60 %; el Parque Rural del Roque Nublo, en menor medida, solo un 3 %; y numerosos palmerales.

 

Además, según el informa de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Canarias, el 87,2 % del área afectada (unas 13.389,73 hectáreas) tiene la consideración de Lugar de Interés Comunitario, mientras que el 60,96 % (9.358 hectáreas) está considerada como Zona de Especial Protección para las Aves.

 

Así mismo, se encontraban unos 200 ejemplares del Pinzón Azul de Gran Canaria, ave en peligro de extinción y declarada como amenazada, que estaba siendo sometida a un plan de recuperación.

 

Enviar Comentario