10/07/2017 - 07:24

Cazadores se queda sin escuela unitaria

El pequeño centro educativo abrió sus puertas en 1979 y se había quedado sin alumnos

Cazadores se queda sin escuela unitaria
Archivo. Imagen de una actividad en la escuela rural de Cazadores (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Las imágenes que ilustran este reportaje ya son historia. En las aulas de la escuela unitaria de Cazadores no quedan mesas ni sillas. Tampoco niños. Esta unidad rural cerró para siempre este último curso, pero deja honda huella en el pago más cumbrero de Telde, de cuya historia reciente es sin duda protagonista.

 

Son, o eran, apenas dos aulas en un edificio de una sola planta y una minúscula cancha que le servía de antesala y la aislaba de la carretera. De ellas salieron abogados, veterinarios y hasta médicos. Abrió en 1979, según cuentan los lugareños, y casi 40 años dan para mucho. Pero se había quedado sin alumnos. Este último curso tuvo seis, la mayor entra en septiembre al instituto y la unitaria de Cazadores se quedaba con apenas cinco. El ratio mínimo que fija la Consejería de Educación es de seis, según publica Canarias7.

 

A Manoli Hernández, directora, tutora y profesora, todo en uno, le queda pena. Llevaba cinco años en esta escuela. Y en un barrio tan pequeño no tardó en hacer familia con la comunidad de padres, y también con los vecinos. ¿El problema? La distancia.

 

Vive en Gáldar, por lo que cada mañana tenía que salir de casa a las 06.30 para llegar, hora y media después, a la hora de entrada. Firme defensora de las unitarias, en septiembre se incorporará a la de Caideros, también en el municipio donde reside. Subraya de estas escuelas la posibilidad de dar una enseñanza casi personalizada.

 

«Hay varias edades, sí, aquí este año tuve a niños de 4 cursos, pero aprenden unos de otros». Y no por estar lejos están peor. Al contrario. Manoli y sus alumnos disponían de pizarra digital, y de un portátil cada uno. Y de un rincón del teatro, otro de lectura, una biblioteca, y hasta un supermercado donde probar sus habilidades matemáticas.

 

La escuela cerró, pero sus niños siguen en una unitaria. Bajan a la más cercana, a La Breña.

 

Gil: «Cinco niños eran muy pocos»

El director territorial de Educación de Las Palmas, Juan José Gil, advierte de que en la consejería no están por cerrar unitarias, pero que en el caso de Cazadores no les quedó otra ante la escasez de alumnos. El acuerdo marco que se firmó para las escuelas rurales fija el ratio mínimo de escolares en seis y en septiembre solo iban a empezar cinco.

Recuerda además que Cazadores ya empezó este último curso con cinco y que luego, avanzado el año, se les matriculó un sexto. Con todo, precisa que en marzo, antes de que se abriera el periodo de matriculación, el inspector de zona convocó a los padres y entonces «se pactó el cierre». De hecho, apostilla, los niños ya se matricularon en La Breña, a la que aún le quedan años de vida. En sus aulas tendrá el próximo curso 23 alumnos.

 

Con todo, los padres en Cazadores hicieron un último intento. Ya la salvaron de cerrar en 2010 y confiaban en repetir la hazaña. Hace dos semanas se reunieron con Gil, el inspector y la directora del centro. Acudieron también un representante vecinal y el edil de la zona, Juan Martel. «Ya no podemos dar marcha atrás», les dijo Gil.

 

Comentarios

  • Vecino.
    10/07/2017 - 13:38

    Sinceramente siento pena que una escuelita se cierre por falta de niños. Sólo cinco niños en un barrio.? Y en otros países los angelitos no tienen dónde ir... descalzos, desnudos, muertos de hambre etc. etc. ¡Qué mal compartido está el mundo.!

    1
    0
  • Juan Ramirez
    10/07/2017 - 11:10

    Triste noticia, una escuela es epicentro cohesionador de una comunidad tan alejada como Cazadores que necesíta dinamizarse para no caer en el abandono. Las zonas rurales van quedando deshabitadas precisamente por la necesidad de atender las exigencias escolares a las que los padres no quieren ni pueden renunciar, unido al lamentable estado de la carretera convertida en una exposicion de baches, grietas, pésima señalizacion horizontal y un largo etcetera y a la persecucion de los vigilantes del cabildo que aburren a quienes intentan aprovechar el territorio dándole vida con plantaciones, ganado y rehabilitacion de antiguas edificaciones, muros y bancales. Resumiendo con la frase literaria, Cazadores entre todos lo mataron y el sólo se murio.

    1
    0

Enviar Comentario