14/05/2022 - 20:44

El libro 'Poesía Completa' sobre el teldense Fernando González se presenta en sociedad

El acto se celebró en la Biblioteca Insular de Gran Canaria

El libro 'Poesía Completa' sobre el teldense Fernando González se presenta en sociedad
Imagen del acto / Jesús Ruiz
TELDEACTUALIDAD/Telde

La Biblioteca Insular de Gran Canaria acogió este pasado jueves, día 12 de mayo, la presentación del libro Poesía Completa. Fernando González, una obra del profesor Antonio Becerra Bolaños sobre el teldense, acompañada también por una exposición.

 

Un acto que el colaborador de TELDEACTUALIDAD Jesús Ruiz plasma en una crónica y reportaje gráfico.

 

Crónica del acto

por Jesús Ruiz

Una vez más, recorriendo los caminos de la literatura española y retomando las obras de escritores, poetas, autores que han marcado la senda literaria,  que desde cualquier rincón de nuestra geografía surgieron en otro tiempo, en diferentes contextos tanto históricos, sociales como culturales, destacaron en las letras y supieron mantener el secular legado intelectual que depositados en nuestras manos, hoy celebramos su presencia y aporte en campos diversos de la literatura, nos reencontramos con la personalidad del poeta teldense, Fernando González Rodríguez (Telde, Gran Canaria, 1901-Valencia, 1972), a quién hace pocas semanas organizado por la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, se le dedicó un Seminario que con el título de Fernando González 50 años después se impartió en la Casa Museo León y Castillo de Telde.

 

El jueves 12 de mayo fuimos invitados en la sala de la Biblioteca Insular de Gran Canaria, de la capitalina calle Remedios, al acto de presentación del libro Fernando González Poesía Completa, obra de Antonio Becerra Bolaños, en esta primera edición de Ediciones del Cabildo de Gran Canaria. El profesor Becerra Bolaños es titular de Literatura Española de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, docente invitado en universidades asiáticas y americanas y profesor de la Escuela de Actores de Canarias. Ha coordinado, en colaboración volúmenes sobres autores canarios (Agustín Espinosa, Antonio de Viana, Mercedes Pinto y María Rosa Alonso) y realizado antologías de Graciliano Afonso, Arturo Maccanti y Pedro Lezcano. Ha participado en la redacción de la Historia Contemporánea de Canarias (2011), en libros sobre Cervantes y el cervantismo, estudios trasatlánticos y canon.

 

Con motivo de la conmemoración del fallecimiento del poeta teldense, coordinó y dirigió el Seminario Fernando González: 50 años después, que durante los días 27 y 28 de abril se impartió en la Casa Museo León y Castillo de Telde, ofreciendo una visión poética y personal del escritor teldense en el cincuentenario de su muerte.

 

Presiden la mesa de presentación, Francisco José Bravo de Laguna, director insular de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Antonio María González Padrón, historiador, escritor, ex director de la Casa Museo León y Castillo y cronista oficial de Telde, y el profesor Antonio Becerra, autor de la obra presentada y comisario de la Exposición que se inaugura: Fernando González una vida escrita.

 

Abre el acto Bravo de Laguna Romero, director insular de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, expresando la bienvenida a los asistentes y presentando a los intervinientes que, en primer lugar, toma la palabra el Cronista oficial de Telde, Antonio María González Padrón que destaca la figura y obra de don Fernando González, como personalidades que le trataron:

“En la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y junto al antiguo cauce del Guiniguada, nos reunimos porque un hijo de la ciudad de Telde, pero también un poeta universal, Fernando González Rodríguez, ha vuelto a aparecer en nuestras vidas, y lo ha hecho en forma de libro, que como algunos escritores dicen -que se hable poco de mí pero que me lean bastante-, lo principal, leer a nuestros escritores, leer a nuestros literatos. Yo conocí a Fernando González a través de algunas personas como mi profesor de Literatura, don Manuel Mayor Alonso, que nos insistía en leer a los grandes y para él los grandes eran. Saulo Torón, el propio Fernando González y Tomás Morales, y entre otros, los del grupo llamado de la Escuela Lírica de Telde.

 

La ciudad de Telde tuvo la suerte a finales del siglo XIX y buena parte de la primera mitad del siglo XX de tener una serie de escritores, poetas, que cantaron de forma íntima, no solamente su propia vida, sino la de la ciudad, la vida de la isla y de esta gran ciudad que hemos hecho entre todos que es Las Palmas de Gran Canaria. Nos trajeron a Fernando González varias veces a Telde y una de ellas gracias al empeño del director del Colegio Labor de Telde, don Alejandro Dávila León, y después, cómo no, el maestro, la persona que más ha influido de forma intelectual en mi vida, Alfonso Armas Ayala. Alfonso no solamente leía continuamente a Fernando, sino que lo defendía en los foros en donde se hablaba de los diferentes autores, sino que lo quería entrañablemente.

 

Tenemos la gran suerte de que el Cabildo de la isla ha tenido la iniciativa de poder publicar la obra completa de Fernando González y, además de hacerlo, de la mano de una de las personas más cualificadas a nivel nacional para hablar, investigar y dejar por escrito, quién es Fernando González.

 

Me refiero al profesor Antonio Becerra Bolaños, que ha investigado en un estudio pormenorizado, científico en su concepción y en su estilo, claro, pedagógico, didáctico, que entra fácilmente, porque también han tenido la suerte de contar con unos diseñadores de Telde, según me han dicho, que han hecho un libro extraordinario, por su forma y claridad del texto, parecen volar las palabras y puedan ser leídas con detalle. Una gran obra.

Doy lectura a tres poemas incluidos en este extenso y completo libro del poeta teldense: Lamentación y La canción del huérfano, de Los Cantos de Dolor, del poemario La Canciones del Alba. Y el tributo del emotivo poema dedicado a don Luis Doreste Silva, Elegía de los laureles, versos del Camino, del Hogar y del Pueblo, del poemario Manantiales en la Ruta.

 

Es un magnífico libro para tenerlo y leerlo como se lee la poesía en momentos de clarividencia espiritual. Agradezco al doctor Becerra que haya dedicado tanto tiempo en componer esta obra para que todos nosotros, los que venimos de otras disciplinas y hemos escrito algo de Literatura, pero como siempre digo, son ustedes los especialistas los que realmente tienen que abrir el camino para que después nosotros, si leemos a los inmortales, seamos un poco menos biodegradables. Gracias querido amigo Antonio, gracias al Cabildo de Gran Canaria y, sobre todo, gracias Fernando González, por haber nacido y por haber dejado esta huella de sensibilidad, de amor a las cosas pequeñas, íntimas y a los paisajes del alma que todos llevamos dentro. Gracias”.

 

Interviene el autor el doctor Antonio Becerra que expone:

“Me honran las palabras de Antonio y quiero dar las gracias al Cabildo, en la persona del director insular de Cultura, por ser filólogo, como lo fue don Fernando González del que este año cumplimos cuarenta años de estudios filológicos en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Dar las gracias a todos los asistentes y a toda la gente que conoció y leyó a don Fernando.

 

Creo que este libro y esta exposición viene a ser un acto de justicia con un poeta que dio mucho a la gente que conoció, y en un acto tan generoso como donar una de la colección de literatura de la Edad de Plata más importante del Archipiélago y Nacional que es la que custodia la Biblioteca Insular. Quiero agradecer a Fernando González que lo hiciera y cuando en el año 1971 quería, en conversaciones con Alfonso Armas, que su biblioteca estuviera en Telde. En aquel momento no sabía que iba a aparecer una Biblioteca como la Insular en una isla y una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria, que custodia unos fondos maravillosos. En ese sentido esta Exposición viene a ofrecer una mínima parte de los 17.000 volúmenes que se custodian aquí y el epistolario con cartas de lo más granado de la poesía y autores del momento, cartas de los Modernistas, Saulo Torón, Montiano, cartas de Guillen, de Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Rodríguez Moñino, etc, etc.

 

La exposición es una amplificación de elementos que aparecen en el libro, hay una breve introducción de la poesía completa de Fernando González, como toda obra de este tipo que comenzó siendo mínima en su idea inicial, conocía obras de escritores e investigadores dedicada al poeta de Telde, pero me dije que había que hacer la obra y darla a conocer y por mi pasión por la Literatura, al leer sus poemas, me dije que estaba ante un gran escritor y elaboré una introducción como homenaje al poeta, filólogo vinculado de una forma muy profunda y en este libro a partir de aquí se pueden platear objetivos de estudio muy interesantes.

 

Con motivo de otra gran figura de las letras hispánicas Max Aub se realizó un Seminario y una Exposición, y la Biblioteca Insular, en lo más emocionante, realizarla con los libros y la vida de Fernando González, el hacer un viaje por la vida de un poeta que pasó épocas muy duras y que, sobre todo, estuvo en los momentos más importantes de la lírica del siglo XX español, incluso hispánico.

 

Referencias literarias en las que Fernando González a lo largo del recorrido por la exposición siempre está ahí, entre escritores y escritoras que llenaron el mundo de la literatura de su época, la Literatura de la Edad de Plata y, como joyas, auténticas antologías, textos, como el libro que publica Antonio Machado durante la Guerra Civil, libros que guardó Fernando González.

 

También hay grandes ausencias y el de un periodo del 1936 al 1939 que prácticamente no hay cartas de Fernando González, la única en la figura central de la República, la del catedrático, Rodríguez Moñino, quién traslada las obras del Museo del Prado.

 

Espero que lo disfruten haciendo todo lo mejor que se puede hacer por un poeta, que al final acaba amando, porque al final, como decía Antonio, la poesía es algo para vivir el momento más allá de quien escribe el poema, como una idea suprema del ideal que nos conduce a algo más allá. Mi agradecimiento a María Teresa Torón y a la familia de Vicente Boada y Fernando González. Muchas gracias”.

 

Cierra el acto de presentación el director insular de Cultura del Cabildo, en la que agradece el esfuerzo:

“En el generoso acto de producir una obra que ha creado un seminario que es una parte más institucional, académica y la parte divulgativa de la obra y la exposición, facetas muy complejas cuyo resultado lo contemplamos hoy aquí gracias a la capacidad intelectual y de conocimiento del escritor. Gracias”.

 

Versos del poema Elegía de los laureles, a Luis Doreste:

“Laureles de la alameda / rendidos a la violencia de indomable huracán, / primogénitos augustos de la espléndida arboleda, / el recuerdo sólo queda / ya de vosotros, laureles de la plaza de San Juan. / Ayer, cuando yo era niño, bajo vuestra sombra grata / tuve un amoroso amparo para mis sueños primeros. / Bajo vosotros, al viento di la pueril serenata / que puso a mi alma en la ruta de los líricos senderos. / Por vuestro influjo mi alma fue toda ternura sana. / La savia de vuestros brazos tengo en mis venas ardida. / ¡Fuisteis la risa y el llanto de la olorosa mañana / de mi vida! / Erais el pasado vivo de cuatro generaciones / que a vuestra sombra aprendieron a amar, como amar debían, / y de vuestra reciedumbre nutrieron sus corazones / que ante vosotros, ya ancianos, como las rosas se abrían. / Vosotros el adiós último disteis a los que se fueron, / cuando la brisa agitaba vuestros penachos de gloria, / y coronasteis las frentes de los hijos que volvieron / con una estrella en la mano para clavarla en la Historia. / Todos supieron un día de vuestro amor de patriarcas / -cuando vagaron perdidos por caminos inseguros- / y ante el sagrado recuerdo volcaron las hondas arcas / que encerraban el tesoro de sus cariños más puros. /

 

Anotación biográfica contraportada libro: “Fernando González, nacido en Telde en 1901 en el seno de una familia humilde y numerosa (eran siete hermanos), aprende las primeras letras de la mano de su madre, costurera de profesión. Posteriormente estudia en el colegio y conoce al poeta Montiano Placeres, quien lo anima a escribir. Presentado en la prensa insular por Francisco González Díaz, en 1916, su nombre aparece muy pronto vinculado a los de Tomás Morales, Alonso Quesada y Saulo Torón, con quien mantendrá una profunda amistad.

 

Se integra muy pronto en la vida cultural madrileña y participa en las principales publicaciones donde escriben las gentes de su generación. Será catedrático y desarrollará una labor de difusión de la literatura a través de la docencia y de la edición de clásicos, y en esa difusión incluirá la literatura canaria.

 

Vinculado políticamente a Manuel Azaña, será depurado al final de la Guerra Civil y deberá esperar 18 años para volver a ejercer la docencia. Creador de la colección de poesía Halcón en Valladolid, donde se había establecido con su mujer, la conocida catedrática Rosario Fuentes, con la publicación en 1949 de Ofrendas a la nada (1949), dará por finalizada su carrera poética. Muere en 1972 quien había sido, en palabras de Max Aub, “un buen amigo, un buen republicano y un buen poeta”.

 

Enhorabuena por el excelente trabajo de seminario, expositivo y editorial   dedicado al poeta Fernando González Rodríguez, que de la mano del profesor Antonio Becerra y Cabildo de Gran Canaria, nos llega para recordar y homenajear al escritor teldense que más allá de nuestro atlántico mar de Canarias llevó eterno el recuerdo y latido de su isla interior por Tierras de Castilla. Gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Enviar Comentario

X