23/01/2018 - 10:22

La alcaldesa pedirá a Cultura la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio para el cronista de Telde

Carmen Hernández hizo el anuncio el pasado sábado en el homenaje a González Padrón de la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias

La alcaldesa pedirá a Cultura la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio para el cronista de Telde
Momento de la intervención de la alcaldesa de Telde (Foto Jesús Ruiz Mesa)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La alcaldesa Carmen Hernández propondrá al Pleno el acuerdo de elevar al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes la concesión de la Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio a Antonio María González Padrón, cronista oficial de la ciudad y exdirector de la Casa-Museo León y Castillo.

 

La Orden Civil de Alfonso X El Sabio se destina a premiar a las personas físicas y jurídicas y a las entidades tanto españolas como extranjeras, que se hayan distinguido por los méritos contraídos en los campos de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia y la investigación o que hayan prestado servicios destacados en cualquiera de ellos en España o en el ámbito internacional.

 

Tiene diferentes grados para personas físicas y jurídicas. La Gran Cruz se otorga únicamente a personas físicas españolas o extranjeras que hayan contribuido en grado extraordinario al desarrollo de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia o la investigación, siempre que sea patente el nivel excepcional de sus méritos.

 

La primera mandataria municipal anunció esta propuesta en el acto de homenaje que la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias rindió el pasado sábado a González en la Casa-Museo León y Castillo con motivo de su reciente jubilación como conservador de este centro dependiente del Cabildo de Gran Canaria.

 

Según Hernández, González cumple “por su trayectoria de trabajo y compromiso con la cultura, todos los requisitos merecedores de este reconocimiento”, solicitud a la anunciaron que se adherirán instituciones como la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria, la Asociación de Museólogos de España, la Asociación Española de Museos (AEM), ICOM España y la junta directiva de la Asociación de Cronistas Oficiales de Canarias.

 

Un día memorable para Antonio María González Padrón

por Jesús Ruiz Mesa

De las numerosas veces que he podido asistir a eventos de diferentes ámbitos culturales, tanto oficiales, institucionales, presentaciones, seminarios, tertulias literarias, jornadas dedicadas a la cultura etnográfica, y como Centro de Estudios de Historia Contemporánea a los ciclos anuales que se programan tomando como referencia hitos históricos contemporáneos, y últimamente la magnífica idea de diversificar el mensaje del Museo, el de nuestra Casa Museo León y Castillo de Telde, atendiendo a conciertos de música, de cantautor, grupos de folk, y la cita con las visitas a los municipios grancanarios que bajo el titulo de Encantado de Conocerte, grupos de visitantes tienen la oportunidad de acercarse a los pueblos y ciudades de Gran Canaria y conocer sus historias, el Museo se ha convertido en un verdadero foco de difusión cultural actualizado, hacia lo que representa la propia esencia de su contenido histórico, documental y expositivo, con una agenda de ofertas culturales hacia el exterior.

 

Todo de la mano del que hasta ahora llevaba el timón de esta Casa Museo León y Castillo, su director conservador, don Antonio María González Padrón, que desde el pasado 5 de enero, cumplidos sus 38 años de servicio dedicados por completo y con la satisfacción del deber cumplido, y más allá en su aportación tanto profesional como personal, ha pasado a la jubilación. Un estar ya jubilado, pero, como él mismo afirma, con continuidad de trabajo personal, servicio y afecto a su querida ciudad y conciudadanos de Telde y Gran Canaria, y desde sus funciones como Cronista Oficial de la ciudad.

 

Hoy, durante la mañana del sábado 20 de enero, el Cronista Antonio María González Padrón, se ha visto arropado por sus seres más queridos, familiares, amigos, compañeros, y, como no podía ser de otra forma, por la representación de la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias, que previo al homenaje dedicado a su persona, Antonio González, tomó parte en la reunión de trabajo y asamblea extraordinaria para abordar la aprobación del anagrama de la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias, diseñado por el artista canario Pepe Dámaso, autoridad artística que se tuvo el honor de contar con su presencia en el salón de actos de la institución museística.

 

Con la recepción del grupo de Cronistas Oficiales, Antonio González, una vez más, de las muchas que ha guiado a lo largo de sus años de profesión ante este santuario cultural de su digna dirección, conduce a los visitantes por las estancias del Museo, mostrando los tesoros que se custodian en referencia y en torno a la vida del que fuera embajador de España en París, don Fernando de León y Castillo, así como la de su hermano el ingeniero Juan de León y Castillo, artífices ambos de una de las obras que cambiaron el devenir de la historia de Gran Canaria, el Puerto de La Luz, desde el ámbito político y el del técnico, llegándose a forjar una realidad que la historia ha reconocido de las más importantes para el progreso de la isla y del archipiélago.

 

Una de los puntos tratados en esta Asamblea de la Junta de Cronistas, que con su presidente al frente, José Antonio Luján Henríquez, Cronista Oficial de Artenara, y la Secretaria en funciones, María Teresa Cabrera Ortega, Cronista de Valsequillo de Gran Canaria, fue el reconocer la colaboración y el magnífico trabajo artístico de Pepe Dámaso, en los anagramas propuestos del nuevo logo de la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias, que el propio artista con su presencia en este acto mostró con la satisfacción de todos los asistentes.

 

Después de hacer un esbozo de su biografía y obra artística, Pepe Dámaso expone como él mismo afirma, tratándose de cronistas, su trabajo como Cronista Plástico:

“Estos anagramas están basados en una técnica muy personal sobre papel en blanco en ocho láminas, partiendo de símbolos nuestros, pintaderas, soles, máscaras, árbol, moneda, drago, tarima, antifaz, cofre, titulados así para, incluso, después poder trabajarlos como elementos escultóricos inspirados de estos símbolos. Están todos firmados y catalogados, para que ustedes los conserven por el cariño, respeto y admiración al trabajo laborioso del cronista y sus crónicas. Viendo el anagrama que hasta ahora han conservado, me dije el darle otro sentido más artístico y simbólico. Aparte de pintor, que esto me viene también del maestro César Manrique, creo ser un diseñador, siempre pienso en la posibilidad escultórica, y su posterior utilización.

 

Logos que recogen las tres siglas, JCC, que constituyen la Junta de Cronistas de Canarias. Esto trabajo pasa a ser de su completa propiedad y pueden enmarcarlos para su uso, exhibición, si lo prefieren, cedidos los derechos de autor y propiedad.

 

Mi amigo Chano López, Juan Sebastián López García, Cronista Oficial de Gáldar, gran colaborador, por él he llegado a la conclusión de que la figura del Cronista es ese personaje entrañable, generoso, desprendidos que hay en los pueblos, y que quizás estén desapareciendo, y de siempre yo era así un poco. Conociendo a Claudio de la Torre que vino a Agaete, Néstor Álamo o Pancho Guerra, siempre me sentí muy unido a ellos, con Luci Carrera, hija de Agaete excelente cantante, o Chano González, con Agustín Manrique cuando realicé mi película de la obra de Alonso Quesada, La Umbría, con la asistencia de César Manrique. De esta forma me he sentido también cronista de mi lugar y de mi época, y ahora desde mi casa en La Isleta y en este contexto creo en el espacio de unión de los barrios y de los pueblos, que tiende a desaparecer. Muchas gracias y que los disfruten”.

 

José A. Luján agradece la generosidad del artista teniendo la libertad de elegir y decidir cuál de ellos puede ser el próximo anagrama de la Junta de Cronistas.

 

Toma la palabra Jorge Alberto Liria Rodríguez, escritor, editor, director de la editorial Mercurio, y encargado de esta edición del tomo 13 de las Crónicas de Canarias que se presenta, exponiendo la extensa labor que el cronista elabora con sumo cuidado desde cada rincón de su pueblo o ciudad representado:

“Un exhaustivo trabajo resultado de sus actitudes y aptitudes personales para recabar todos los conocimientos históricos, humanísticos de la colectividad a la que pertenece, por supuesto, con una impronta muy humanística de esa parte de sensibilidades intangibles, atendiendo a las tangibles como el patrimonio documental, que nos lleva a ver todo lo documentado, pero hay algo que se nos va y a veces desaparece en el tiempo, lo intangible.

 

La crónica en si misma que es lo que aparece ya como ejercicio del primer periodismo en el siglo XIX, originados en la Ilustración, que nació como medio periodístico, transita en ese sentido en que lo intangible se convierta en palabras. Y la responsabilidad del Cronista es convertir en palabras aquello intangible que el tiempo se lleva. Dos partes: el tiempo del presente describiendo lo que acontece, y también de la memoria propia, de aquella memoria que se comparte y se conoce, y de la memoria colectiva.

 

Si no se traducen en palabras el tiempo se lleva el acontecer y se pierde la oportunidad de dar testimonio de ello, como patrimonio que desaparece y es la responsabilidad del cronista de que esa parte sea transmitida para el futuro. Las propias Crónicas de Canarias les definen a ustedes por el gran aporte cultural para que sean leídas y tanto los cronistas como los colectivos se reconozcan en ellas, como elemento de consulta, como defensores a ultranza de los patrimonios documentales, de costumbres, tradiciones, lingüística, etc. Como editor gracias por hacerme partícipe de sus trabajos y felicitarles. Muchas gracias”.

 

Finalizada este primera parte se inicia el homenaje dedicado a Antonio González Padrón, con la asistencia de personalidades intervinientes ante el numeroso público que llenó el salón de actos. Presiden la mesa de presentación la alcaldesa del M. I. Ayuntamiento de Telde, Carmen Hernández Jorge, y el Director General de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo de Gran Canaria, don Oswaldo Guerra Sánchez, el presidente de la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias, José Antonio Luján Henríquez, en ausencia del secretario de la Junta Pedro Socorro, Cronista de la Villa de Santa Brígida, ejerce esta función la tesorera de esta Junta y Cronista de Valsequillo de Gran Canaria, María Teresa Cabrera Ortega, el alcalde de Valsequillo, Francisco Atta y el homenajeado Antonio María González Padrón.

 

Oswaldo Guerra da la bienvenida a todos los asistentes, personalidades, representaciones municipales, a este acto organizado por la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias y en homenaje a la persona del ya ex director de la Casa Museo Antonio María González Padrón. Abre el turno de intervenciones María Teresa Cabrera que lee el acta del acuerdo plenario realizado por el secretario de la Junta, Pedro Socorro, en la sede social de la Junta en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria, certificando que: “En reunión celebrada el 18 de diciembre de 2017, esta Junta acuerda nombrar a don Antonio María González Padrón y hacer un reconocimiento público, por su labor y para que así conste donde proceda y surta los efectos oportunos expidiendo en Las Palmas de Gran Canaria este Certificado”.

 

Interviene José A. Luján Henríquez, presidente de la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias, que antes de entrar en el punto principal del homenaje dedica un sentido recuerdo a dos personas significadas de la cultura canaria, recientemente fallecidos, el pintor José Luis Vega, miembro activo de la Escuela Luján Pérez, y el folclorista Pedro González Lino, cofundador del grupo Los Gofiones. Expresa igualmente el agradecimiento a la dirección de la Casa Museo León y Castillo:

“Por haber facilitado una vez más el uso de estas dependencias para celebrar un acto tan solemne como el que se dedica, y a todos los presentes por la asistencia a este acto organizado en reconocimiento a la personalidad del compañero, amigo y referente de la cultura insular como es Antonio María González Padrón. Las instituciones aquí representadas son prueba de la sensibilidad que se tiene con el mundo de la cultura y sobre todo con quienes realizan acciones tendentes a la mejora formativa y cultural de nuestra sociedad. Por ello quiero agradecer expresamente al Cabildo de Gran Canaria, al Ayuntamiento de Telde, al Gobierno de Canarias, al señor alcalde de Valsequillo, a las asociaciones culturales como el Círculo Cultural de Telde, su presencia”.

 

Luján expone los dos puntos esenciales de su intervención a modo de ofrenda impartiendo una pincelada impresionista titulado “Cronista y buen conversador”, sobre la figura de Antonio María González Padrón, y una pincelada de corte académico, dedicada al homenajeado, sobre el personaje relevante de la cultura canaria cuya biografía se desarrolló entre 1868 y 1940, Domingo Doreste Fray Lesco, creador de la escuela Luján Pérez que este mes de enero celebra su centenario (1918-2018).

 

Finalizada la exposición de Luján toman la palabra, dando testimonio de la personalidad de González Padrón y su extensa labor como Cronista Oficial de Telde, el Cronista de Gáldar, Juan Sebastián López García. El Cronista de Las Palmas de Gran Canaria y Gran Canaria, Juan Jose Laforet Hernández. Cronista de la Villa de Ingenio, Rafael Sánchez Valerón y el artista Pepe Dámaso. María Teresa Cabrera Ortega, Cronista de Valsequillo, dedica unas cariñosas palabras, muy emotivas a González Padrón, finaliza su intervención dando lectura a los versos del poema Al dejar la antigua vivienda, del poeta teldense, Saulo Torón. El alcalde de Valsequillo, Francisco Atta, en nombre de la Corporación, en agradecimiento y reconocimiento a la Junta de Cronistas, de que Valsequillo esté presente en este acto de homenaje a D. Antonio, que siempre ha sido un referente para este municipio en las numerosas aportaciones y para la conmemoración del Bicentenario que se celebró con motivo del nacimiento del Municipio de Valsequillo de Gran Canaria por 1802.

 

La alcaldesa de Telde, Carmen Hernández expresa:

“Para mí es un honor el estar hoy aquí en representación de la ciudad, pero también es un honor en el ámbito personal, como hombre cercano, amable, con un sentido del humor muy fino y elegante. Personalidad que nos ha hecho pasar momentos bonitos y agradables, entre todos los momentos de diversa índole por los que pasa una ciudad y su Corporación, Antonio lo ha hecho posible. Hoy despedimos a una persona cuya labor quedará para siempre vinculada al crecimiento de esta Casa Museo, pero también lo hacemos con la certeza y satisfacción de saber que su aportación a este Municipio continuará desde su faceta como Cronista Oficial. Un papel que desempeña con mucho rigor, pero además con mucha devoción.

 

Antonio María ostenta uno de los grandes honores de ser Hijo Predilecto de la ciudad. Siempre ha defendido, hoy se ha dicho aquí, con orgullo el hecho de ser teldense, eso lo compartimos y me gusta poner en valor lo que ha sido la historia de nuestra ciudad una gran historia, por esos grandes hombres y mujeres que han puesto muy alto el nombre de nuestra ciudad, y que lo siguen poniendo porque hoy seguimos aportando a la colectividad canaria grandes valores en el mundo de la cultura, pero también en el mundo del deporte, del arte o del cine. Trabajamos por tanto y lo considero un firme defensor del orgullo de ser teldense.

 

Horas y horas podría dedicar para agradecer la labor que ha desarrollado el que hasta hace pocos días era el director de la Casa Museo León y Castillo, quien ha puesto en valor esta infraestructura que en su momento albergó la única biblioteca del municipio, y que poco a poco y gracias a su esfuerzo y a su insistencia se ha convertido en uno de los Museos más importantes de Gran Canaria, y un lugar por el que cada año pasan cerca de 34.000 personas.

 

Y es que Antonio María González Padrón ha amado y ama este lugar y la historia de cada uno de sus elementos. Escuchar hablar de los episodios vinculados a esta casa y a la figura de los hermanos León y Castillo es un deleite. Pero, además, ha sabido abrir nuevos horizontes para llegar al máximo de personas, celebrando cursos, conferencias, seminarios, talleres, acercando la historia a través de distintos formatos a los escolares y convirtiendo este maravilloso inmueble en un lugar de confluencia de la cultura. Me gusta llamarlo el guardián de la historia de nuestra ciudad.

 

solo podemos darle gracias por su aportación, desearle mucha suerte en esos nuevos proyectos que sé que ya pululan por su mente. Antonio, mucha suerte, que podamos seguir compartiendo experiencias, me gusta escuchar lo que piensa y también sus consejos a los que somos más novatos en el trabajo por nuestra ciudad, mucha suerte en esta nueva etapa de su vida. Afortunadamente para los y las teldenses esto no es un adiós, seguiremos contando con él como Cronista, notario fehaciente de la historia de nuestro querido municipio. Muchas gracias”.

 

Oswaldo Guerra, Director General de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo de Gran Canaria, expresa:

"Para mí es un grandísimo honor y hablo también en nombre del Consejero de Cultura Carlos Ruiz, que no ha podido estar hoy aquí por un problema familiar. Asistir aquí a este solemne acto organizado por la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias, en homenaje a uno de sus miembros que ya goza de esa ansiada jubilación de su puesto como director de esta Casa. Cuando Antonio me comunicó ya hace algunos meses que se jubilaría el 5 de enero pasado, pensé sinceramente que era una broma, acorde con una persona de talante jovial, alegre, aunque profundamente serio y ejemplar en su trabajo que ustedes lo conocen mucho mejor que yo.

 

Mi inicial incredulidad se transformó inmediatamente en un pequeño susto, tengo que reconocerlo, cómo se iba a marchar quien encarnaba en su propia figura el alma de esta Casa. Inmediatamente pensé que tenía algún malestar con quienes hacía poco más de dos años entramos a llevar las riendas de esta Consejería de Cultura presidida por Carlos Ruiz. Creo que Antonio leyó en mis ojos que sólo era una cuestión personal y que estos dos años compartidos con nosotros habían sido para él breves, pero muy satisfactorios. Me alivié, pero mi preocupación iba en aumento, cómo íbamos a sustituir a un hombre cómo él, lo acaba de insinuar también la secretaria de esta Junta.

 

El Cabildo debe muchísimo a este hombre, aunque ya nos habíamos conocido años atrás, sobre todo coincidiendo en numeroso actos, especialmente en la Casa Museo Tomás Morales, en la Casa de Colón, o la de Antonio Padrón, que son las que yo más frecuentaba. En estos dos años pude comprobar de una forma muy directa las cualidades de Antonio por las que este Cabildo debe estarle profundamente agradecido, y no me refiero a su cualificación personal de la que se ha hablado aquí esta mañana en numerosas ocasiones, me refiero a otras cuestiones. Una, ante la adversidad, siempre tenía Antonio una solución, una alternativa, hacía siempre fácil lo difícil; si faltaba personal por los motivos que fuera, él era el primero que se quedaba a pie de recepción para que no se cerrara. Su optimismo y su sentido del humor, tengo que alabarlo también, siempre ponía a mal tiempo buena cara, como dice el refrán.

 

Quiero destacar su alto grado de complicidad para quien entra nuevo, o entramos nuevos en una institución como esta del Cabildo de Gran Canaria, una institución inmensamente compleja. Se agradece enormemente que alguien que lleva 38 años, nos dé claves que a lo mejor otros no nos hubiera contado. Y finalmente quiero destacar también su incondicional disponibilidad. Dijo que siempre que si a las propuestas de formar parte de comisiones a las que le invitamos por su experiencia, por supuesto. Por ejemplo, a formar parte del Consejo asesor para la creación del futuro Museo de Bellas Artes, a la Comisión evaluadora de las convocatorias de subvenciones de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, etc.

 

Y es verdad, se ha dicho también hoy aquí, que el curriculum de Antonio es excepcional, desde ese punto de vista no se le puede pedir más. Porque, aunque Antonio quiere dar más, algo noble que redunda más, si cabe en su formación personal, que estos años de dedicación en cuerpo y alma a esta Casa, no le ha permitido, lo que quiere dar, es seguir con su trabajo como Cronista de esta maravillosa ciudad de Telde. Y terminar algo que él nos ha confesado en varias ocasiones, terminar su tesis doctoral, que seguro concluirá muy pronto. No puedo desearle más que lo mejor porque Antonio no solamente es un profesional, sino una persona sensible, inquieta y que siempre va a seguir trabajando por lo que le gusta, que es justamente por esta tierra. Antonio, muchas gracias”.

 

Antonio González en su intervención agradece a todos los presentes, autoridades, cronistas, artistas, familiares, amigos, todas las magníficas palabras que de él se han pronunciado en esta mañana. Trae el recuerdo de don Luis Doreste Silva, que mencionó en su turno de palabra Pepe Dámaso. Doreste Silva que fuera Cronista Oficial de Las Palmas de Gran Canaria, Hijo Predilecto de la Ciudad de Las Palmas e Hijo Adoptivo de la Ciudad de Telde, que escribió un día unos versos que decían: “Como perla perdida entre las tierras tristes y sencillas del sur de mi Gran Canaria, te diviso aquí, oh! Telde, Jerusalén de Canarias”.

 

Hace un recorrido por la memoria de la creación de la Casa Museo León y Castillo: “Desde la aportación personal a su amor profundo por Gran Canaria, de enseres privados por parte de doña María de las Mercedes Retortillo, esposa de don Fernando, para que los grancanarios fueron sus únicos y perpetuos herederos. A don Luis Doreste Silva, secretario particular que dejó la carrera de medicina para ir a París, siendo notario de este gran prócer que fue Fernando León y Castillo, y después, albacea testamentario que hizo realidad que en un momento determinado la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, junto con el Cabildo de la isla, Ayuntamiento de Telde, crearán en 1954 esta Casa Museo.

 

Es importante pensar que en momentos muy difíciles por la época, en el Cabildo de Gran Canaria se dieron cita tres personas de ideologías muy diferentes: Matías Vega Guerra, Néstor Álamo y Santiago Santana, un político, un canariólogo, por así decirlo, y un artista.

 

Ellos se unieron para que Gran Canaria fuera a más, creando la Red de Museos del Cabildo de Gran Canaria. Primero fue la Casa de Colón en 1949, y se plantean después dos Casas Museos, la Casa Museo de Galdós, y ésta de León y Castillo. Nunca se pensó que el obispo Pildain Zapiain que de hacerse la Casa de Galdós excomulgaría a quién permitiera su apertura. Por lo tanto y por las circunstancias pasó un tiempo en el que se retomó la idea de crear la Casa Museo León y Castillo en el año 1954. Para esta realización nada mejor que el espíritu de Néstor Álamo y el trabajo, diseño y mejoras de Santiago Santana, entonces dedicado a la ampliación de la Casa Colón, se elige a un joven y prometedor José Arencibia Gil, pintor, escultor, hacedor de tantas cosas en la isla.

 

El Museo en sus primeras funciones como biblioteca, empieza a dirigirlo Néstor Álamo como primer director con el celo de Luis Doreste. Al poco tiempo se convierte en la biblioteca comarcal del sur de Gran Canaria. Pronto fue creciendo gracias a la demanda estudiantil de los centros de Telde que venían a estudiar y pasaban las tardes como lectores en el Museo.

 

En 1973 se amplía la Casa Museo adquiriendo la casa de la familia Ascanio pero conocida como la casa natal del poeta y dramaturgo teldense, Montiano Placeres Torón. El segundo director de la Casa, Alfonso Armas Ayala, me llama en 1979, cuando yo acabada de terminar la carrera de Geografía e Historia en la especialidad de Historia del Arte en San Cristóbal de La Laguna, y trabajaba hacia poco en el Colegio de los Jesuitas. Me indica que mi próximo trabajo sería la dirección de la Casa Museo, como se lo hizo ver a María Luisa Alonso Gens para la Casa Museo Tomás Morales de Moya, o cuando necesitó hacer un departamento pedagógico de Museos llamó a César Ubierna, hoy director del Museo Antonio Padrón de Gáldar.

 

Un profesor me comentó una gran verdad <>

 

Agradecer al Cabildo la confianza que ha tenido en mí en estos 38 años. Creo que no lo he podido hacer mejor. Me quedan dos frustraciones interiores y unas cuantas exteriores. Hace un año aproximadamente esta Casa Museo cedió para una exposición, la obra pictórica modernista del artista Nicolás Massieu y Falcón, el mejor desnudo femenino de la historia de Canarias “Joven bañista haciendo pompas de jabón”. Una obra que durante 25 años había estado aquí, por deseo expreso de los herederos del pintor Nicolás Massieu. Fue traída a esta casa por deseo de don Alfonso de Armas Ayala y se le restauraron algunos desperfectos; entonces se llevó por unos meses a una exposición y no se ha devuelto. Este cuadro tiene una vinculación con Fernando León y Castillo ya que don Fernando le concedió una beca a Nicolás Massieu para estudiar en Madrid y en Roma, y ese cuadro fue el examen final de nuestro artista en la capital italiana. Espero que donde esté lo sigan viendo como se hizo aquí durante años. El otro interés llegar a la realidad de conseguir para completar la ampliación de nuestra Casa Museo el cien por cien de la Casa natal de don Fernando”.

 

En sus palabras como gran conocedor de esta institución museística, Antonio González derrama con emoción y verdadera pasión, el amor por el que fuera su lugar de trabajo en esta Casa Museo León y Castillo de Telde. En su misma devoción por el futuro de su ciudad natal, reivindica y pone de manifiesto la necesidad de crear otros centros museísticos, focos importantes de atención cultural que en su historial de aporte ciudadano, y desde su posición como Cronista y Director Museístico, ha llevado siempre en su agenda de posibles obras por realizar:

 

“Telde es una gran ciudad, con una gran historia, con un magnífico patrimonio histórico artístico cultural. Cuenta con problemas sociales, paro, y necesidades sociales, muchas cosas que necesitan soluciones, pero en mi ciudad pido la implicación de todos y cada uno de los gobiernos de la Nación, de la Comunidad Autónoma, e Insular. Telde ha entregado mucho de su municipio, ha dejado suelo industrial, zonas aeroportuarias, zonas para vivir como Jinámar y Las Remudas, reclamamos para nosotros la inversión decidida que en su día esta ciudad gentilmente dio.

 

Que el barrio de San Francisco se convierta en el gran museo al aire libre de la arquitectura domestica, que la Casa Condal sea el primer museo del mueble, como lo fue en su tiempo Telde, la ciudad del mueble, haciendo honor a los más de 50 carpinteros que hasta los años sesenta trabajaron en esta ciudad del mueble. Ya contamos con muebles diseñados por el propio José Arencibia Gil. El Museo del Agua en Jinámar, con la Noria, el gran invento del Conde de la Vega Grande, el primer paso adelante de la revolución industrial hidráulica de Gran Canaria. El Museo de la Alimentación, ubicado en el Molino del Conde. El Museo de la Industria que podía estar en nuestra primera industria por excelencia que fue la Fábrica de Ron de Telde. Como mínimo esos museos podían estar en Telde.

 

También me refiero a uno que nunca logramos, en el antiguo solar de la Cinsa, zona industrial de la Playa de Las Salinetas, donde existe la mejor estructura industrial arquitectónica de España. El esqueleto de esta estructura, única en su género y diseño arquitectónico singular, que podría ser el gran Museo Marítimo de Canarias, con más de seis mil metros cuadrados, en un entorno de puertos pesqueros: el Puerto Pesquero y Deportivo de Taliarte, el industrial de Las Salinetas, y para completar esta visión marina subacuática del litoral teldense desde Gando a Taliarte, el Centro de Tecnología pesquera de Taliarte y el Instituto de Algología, del Banco Español de Algas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

 

Ese Centro articulado como el Gran Museo del Mar. No es de recibo que una isla que ha vivido de cara al mar, que desde los poetas escribieron numerosos poemas dedicados a este mar, no tengamos un Museo del Mar aún, y, como decía Saulo Torón, <>. Muchas gracias”.

 

Antonio González pide a la Corporación de Telde, en presencia del Alcalde de Valsequillo y su Cronista Oficial, que se celebre próximamente un acto de Hermanamiento de las dos localidades vecinas de Telde y Valsequillo. Carmen Hernández, alcaldesa de Telde dirige unas palabras de despedida al público asistente en el que declara que van a llevar al Pleno, y por acuerdo plenario, proponer a don Antonio María González Padrón para la concesión de la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio, dirigida al Ministerio de Cultura, porque cumple, por su trayectoria de trabajo y compromiso con la cultura, todos los requisitos merecedores de este reconocimiento. Se adhieren a esta solicitud instituciones como la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria, la Asociación de Museólogos de España, la Asociación Española de Museos (AEM), ICOM España, la Junta Directiva de la Asociación de Cronistas Oficiales de Canarias.

 

Como recuerdo de este día recibe de manos del alcalde de Valsequillo, Francisco Atta, una placa del Ayuntamiento, trabajo de alfarería elaborado por el Centro ocupacional, y un Cd que se ha grabado recientemente en las fiestas del Almendrero en Flor. La Junta de Cronistas Oficiales de Canarias de manos de su presidente le hace entrega de la metopa con el logo de esta institución cronista en memoria de este homenaje.

 

El acto finaliza con la presentación de las Crónicas de Canarias 2017, en su anuario nº 13, que cada año se presenta desde el 2005. Con la presencia en la mesa de Marta Hernández, Concejala de Gobierno de Cohesión Social, Cultura y Educación de la Corporación teldense, José Antonio Luján, expone:

“Estos anuarios constituyen en su conjunto unas 7.000 páginas escritas por los cronistas que cada año hacen sus aportaciones, que a veces se plantea como historia menuda de los pueblos, pero muy importante por los aspectos y ámbitos que no son tratados por los historiadores y que los propios cronistas indagan en el contacto con sus coetáneos, vecinos, acontecimientos locales, y en ese sentido estamos orgullosos de haber creado este proyecto que nos visibiliza. 32 Cronistas de 34 municipios, con dos cronistas que comparten tareas, Güimar y Candelaria, y Arico y Granadilla.

 

Nos hemos abierto a la colaboración a otras instituciones culturales firmando convenios de colaboración, como puede ser el Diputado del Común, la Asociación Cultural Orden del Cachorro Canario, Academia Canaria de La Lengua, Asociación de Vecinos Terrero-Guiniguada, Sociedad de Estudios Genealógicos y Heráldicos de Canarias, Real Sociedad Económica de Amigos del País, con el fin de poner los pies en esa realidad inmediata y concluyente en lo que puedan ser las actividades culturales de esos ámbitos. Cada ejemplar tiene en torno a unas 600 páginas, llevadas a cabo de una forma altruista, con el fin de que un manual de estas características que desde una manera institucional está en torno a los 30 euros, nosotros lo ofrecemos en 20 euros.

 

Al final, después de las crónicas, se refleja la memoria de las actividades en que participan los cronistas, rondando las 300 actividades que el conjunto de cronistas realizamos a lo largo del año, presentaciones de libros, conferencias, rondas literarias, pregones, que se realizan de una manera solidaria, con la voluntad de llegar a nuestros conciudadanos en lugares inhóspitos de la isla. En el aspecto cultural en las islas el Cronista desarrolla una tarea de la que estamos orgullosos, pero que a veces necesitamos el apoyo para poder llevar a cabo o que es la publicación de estos ejemplares. Muchas gracias”.

 

El día se completa con una comida de confraternización en un restaurante de la Playa de Melenara, donde los componentes de la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias impartieron un interesante final de jornada con el artista Pepe Dámaso, para el recuerdo del homenaje al que fuera director Conservador de la Casa Museo León y Castillo de Telde, dependiente de la Red de Casas Museo del Cabildo de Gran Canaria, y continuando en la tarea de Cronista Oficial de su ciudad natal, su Telde del pasado, del presente y del futuro, la Fortunatarum Prima Civitas et Sedes, que con el mismo orgullo luce en su escudo.

 

Don Antonio María González Padrón, buena suerte en esta nueva singladura y gracias por todo. Muchas gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Enviar Comentario

X