19/01/2018 - 15:54

Conferencias sobre esculturas en la Casa-Museo León y Castillo

Con la participación de los profesionales Wenceslao Jiménez y Luis Arencibia

Conferencias sobre esculturas en la Casa-Museo León y Castillo
Las conferencias tuvieron lugar anoche (Foto Antonio Alí)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Los escultores Wenceslao Jiménez y Luis Arencibia dieron sendas conferencias anoche en la Casa-Museo León y Castillo con motivo de la donación del busto en bronce de Pablo Neruda a este centro cultural.

 

El artista granadino Wenceslado Jiménez, ganador de diversos certámenenes nacionales, ofreció en la noche de este jueves una conferencia en la Casa-Museo León y Castillo, acto que le permitió verse cara a cara de nuevo con el busto en bronce del poeta Pablo Neruda que donó en diciembre a este espacio del Cabildo de Gran Canaria en Telde.

 

Jiménez, con obra presente en múltiples museos, colecciones privadas y espacios públicos de España, Europa y Chile, participó en una velada muy especial donde la escultura tomó la palabra y que contó también con la intervención del escultor grancanario Luis Arencibia, nacido en Telde en 1946 y residente en Madrid.

 

“Me voy encantado por el lugar que ocupa el busto y por una cita que resultó muy entrañable”, destaca Jiménez, que centró su intervención en la presencia de la obra conmemorativa en su trayectoria, donde jamás ha comprometido su libertad creativa y que ha dejado, entre otras muestras, el homenaje a las víctiras del 11M denominado ‘La puerta de la paz’ o la pieza de tributo a El Quijote a través de la figura de Rocinante (‘Rocinante según Don Quijote’).

 

Arencibia y Jiménez mantienen lazos personales y artísticos que han cristalizado, por ejemplo, en el hecho de que la obra ‘Neptuno’, escultura del primero de ellos que se levanta entre las aguas en la playa teldense de Melenara, se fraguó precisamente en la fundición de Wenceslao Jiménez, autor también de las posteriores reparaciones obligadas por los efectos de los temporales de mar sobre la recreación del mitológico personaje.

 

La donación del busto de Neruda a esta casa-museo que gestiona la Consejería de Cultura del Cabildo ‘hermana’ a las figuras de Neruda y León y Castillo, pues en ambos coincidió la circunstancia de ser embajadores de sus respectivos países en París, entre 1887 y 1918 en el caso del político teldense y a comienzos de la década de los setenta del siglo XX en el caso del bardo chileno, siguiendo en su caso una tradición de grandes escritores como representantes diplomáticos en la capital francesa integrada también por Eça de Queirós o Rubén Darío.

 

La escultura se dispone sobre una peana obra del propio escultor que integra un conjunto bello pero austero -en sintonía con la personalidad del poeta- de aproximadamente 1,70 metros de altura, dando así la sensación de estar a la altura de cualquier espectador o espectadora.

 

Este Pablo Neruda de bronce ha quedado instalado en la planta alta de la Casa-Museo León y Castillo, concretamente en una zona denominada El Barandal, un espacio cubierto por una pérgola y muy propicio para las musas, ya que este rincón es utilizado para talleres artísticos y literarios, además de haberse ideado para procurar un espacio de reposo al visitante.


Busto y versos del poeta Pablo Neruda en la Casa-Museo León y Castillo de Telde

por Jesús Ruiz Mesa

Acercándonos al final del ejercicio anual 2017 de la agenda cultural de la Casa Museo León y Castillo de Telde, dependiente de la Red de Casas Museo del Cabildo de Gran Canaria, a las 12:00 horas del martes 26 de diciembre, tuvo lugar en la terraza de esta institución museística teldense, la inauguración del busto escultura realizada por el artista granadino Wenceslao Jiménez, de uno de los más grandes poetas que ha dado el siglo XX, el chileno Pablo Neruda, seudónimo de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto (Parral, Chile, 1904-Santiago,1973), Premio Nobel de Literatura 1971.

 

Acto inaugural que abrió el Consejero de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, don Carlos Matías Ruiz Moreno, en presencia del Director General de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo de Gran Canaria, don Oswaldo Guerra Sánchez, y Jefa de Servicios de Museos, Alicia Bolaños, contando con la asistencia de público amigos del Museo, la del escultor Máximo Riol Cimas, presidente de la Sociedad de Recreo y Cultura La Fraternidad, José Luis Macías, el artista José Sosa, pintor y director de la Academia de Dibujo y Pintura José Sosa Serván, una representación del grupo político Más por Telde, el presidente de la Asociación Vecinal el Cristo de Telde, Carmelo Almeida, Francisco Torres director de las tertulias literarias de esta Casa Museo, y presencia de medios informativos.

 

Escultura en bronce patinado con nitrato de hierro sobre peana de acero cortén, con la inscripción firma del autor sobre el bronce en un lateral simbolizando la contraportada de un libro cuyas páginas discurren a modo simbólico por las solapas del busto: Pablo Neruda por Wenceslao-2004-17, ubicada para su inauguración en la terraza del edificio, en un barandal con cierto sabor al recuerdo de las tertulias que se celebraban en esta antigua casa.

 

Interviene Carlos Ruiz que expresa: “Nos congrega aquí un acto de generosidad por parte de un artista que de manera altruista, ha decidido que tenía la ilusión que una de sus obras estuviera en un sitio público de este municipio, escogiendo esta Casa Museo por la vinculación, y para nosotros es un orgullo y una inmensa alegría, y, sobre todo, porque me gustaría decir que llevamos una magnífica semana de actos altruistas y de generosidad en cuanto al arte. La semana pasada teníamos la donación de una obra de Jesús Arencibia, por parte de una canaria afincada en territorio peninsular hace muchos años, y, cuando cambió su domicilio dona a la Casa de Colón una obra impresionante de Jesús Arencibia, como ha sido el caso de doña Teresa Angulo.

 

Pero, si vamos un poco más atrás estábamos hace poco, en la Casa Museo Antonio Padrón, recibiendo tres obras del artista grancanario Antonio Padrón, procedente de los descendientes de una familia guíense en Nueva York, que pensando en el mejor sitio para acoger esa obra que la Casa Museo Antonio Padrón, que desde los años 50 estaba en Estados Unidos. Ellos mismos vinieron a hacer entrega de esa obra.

 

Y hoy estamos con esta obra de Wenceslao Jiménez, que representa a uno de los grandes poetas de la Literatura, que si ya le buscamos vinculación con la Casa Museo, aparte de la que tiene el autor, el artista, y el propietario de la fundición donde se ha hecho el trabajo, el vínculo de lo que representó Fernando León y Castillo y Pablo Neruda como Embajadores de sus respectivos países en Paris.

 

Me gustaría destacar que, a pesar de vivir en un mundo tan mercantilizado, tan economicista con el capitalismo, que es lo que domina siempre, hay gente en el arte y en los lazos afectivos con esta tierra, que se olvidan de la parte mercantil, donando sin interés económico las obras de su colección y, esto para el Cabildo, es de una enorme importancia porque lo que demuestra es como los hijos de esta tierra se acuerdan de sus antepasados y confían en que una Institución como el Cabildo, mantendrá estas obras en buen estado de conservación cumpliendo con la difusión de estos legados.

 

Quiero que Antonio González comente algo sobre esta obra y su autor, pero si considerar que éste acto posiblemente sea uno de los últimos en el que estemos con Antonio antes de su próxima jubilación, que yo como Consejero y como ciudadano, recuerdo cuando hace casi veinte años viene a esta Casa Museo por primera vez, y no le conocía de nada, me fui asombrado de su extraordinaria disposición a mostrarnos las dependencias de esta Casa Museo, con la suerte que he contado en este último tiempo de tenerle a él como Director y, cómo sustituirle, ya que Antonio González se ha desvivido con alma y corazón durante todos los años que ha estado aquí.

 

Quería aprovechar este acto para agradecérselo públicamente y expresar que se nos va un gran director, y ojalá tengamos la suerte de tener a alguien como director que tenga la ilusión, cariño y amor ante la dirección de la Casa Museo León y Castillo, como el que ha realizado Antonio González a lo largo de tantos años. Muchas gracias”.

Interviene Antonio María González Padrón, director conservador de la Casa Museo León y Castillo de Telde, próximo al término de su ejercicio como director llegada su jubilación, el próximo mes de enero de 2018, que expresa en este acto:

“Gracias Consejero, gracias a todos. Se lo agradezco porque sé de su sinceridad y de su honestidad a la hora de hablar del trabajo cotidiano de los que formamos el Museo, que si bien, aquí está la parte que ustedes conocen, es decir, las operarias de limpieza, subalternos, administrativos, Bibliotecario Archivero, gente que colabora con nosotros en todo lo que hacemos el día a día, hay otra parte que está en Las Palmas de Gran Canaria, en la Casa Palacio, que son nuestra Jefa de Servicio, Contratación, responsables de legados, documentación, archivos, que nos llegan perfectamente y todos formamos un gran equipo, el equipo de Servicios de Museos, que hace posible que Gran Canaria, tenga, y no sólo lo digo yo, cuando nos reunimos en Acamfe, reunión de más de cincuenta Casas Museo, que ponen como ejemplo a las Casas Museo de Canarias, como Casas con una gran trayectoria y dinamismo, donde mueven a muchísima gente.

 

Las Casas Museo y Fundaciones de Escritores de España y Portugal (ACAMFE), mueven casi un 1.100.000 personas al año, y nosotros tenemos Museos como la Casa de Colón que atraen a más de 300.000 personas, la Cueva Pintada donde se está haciendo un hueco también en la actividad museística del Archipiélago, la Casa Antonio Padrón en Gáldar, la Casa Museo Tomás Morales de Moya, la Casa Museo Pérez Galdós, también muy vinculada a esta Casa Museo, desde que Fernando León y Castillo también transitaba por aquella Casa hace más de 150 años.

 

Las Casas Museo, creo que hay que protegerlas, mimarlas, ampliarlas, porque un Museo hay que llenarlo, si lo compras muy grande se te queda chico, la Casa Antonio Padrón que ha crecido hace poco y tiene que seguir creciendo en una casa racionalista de la ciudad hermana de Gáldar, la Casa Tomas Morales con una casa modernista al lado y que se tiene proyectar hacia ella. La Casa Museo León y Castillo que tenía desde hace ya más de 15 años, el proyecto de comprar la tercera parte de la casa natal de León y Castillo, donde se tiene la idea de ubicar la Biblioteca y el Archivo documental, y dedicar lo que hoy es Biblioteca y Archivo documental, a la sala de exposiciones temporales que toda Casa Museo debe tener.

 

Hoy estamos aquí por el acto de generosidad de un compatriota, un artista peninsular que vive en Toledo, y allí nos presentó a través de Luis Arencibia, esta obra que había realizado para el Ayuntamiento de Leganés, y una copia exacta para tenerla en la Embajada de Chile en Madrid, con tan buena suerte para nosotros, que el Embajador de Chile le comentó que era Neruda, pero si tuviera la gorra que el poeta utilizaba sería más el Pablo Neruda que la gente conocía, y el escultor se doblegó al gusto del diplomático a hacer un Pablo Neruda con sombrero. Luis Arencibia y yo decidimos que estaba muy bien la escultura que hoy vemos. El escultor Wenceslao decide que este busto escultura estuviera en Telde, él había estado aquí, presenció las tertulias literarias Café con L, de Paco Torres, espacios culturales en el Museo dedicados a la Literatura, que desde finales del siglo XIX ya se hacían en las casas teldenses en torno a aquel grupo de escritores donde estaban Julián Torón, Saulo Torón, o la magnífica Hilda Zudán.

 

El busto de Pablo Neruda se trajo a esta terraza que llamamos el barandal, aquí está la baranda que tocaron tantas veces los hermanos León y Castillo, cuando subían corriendo a ver a su madre en el piso alto de la casa. Esta escultura es una obra realista, representa a Pablo Neruda vestido a la chilena, con la característica del poeta salir de un libro, como le ha conocido tanta gente a través de las imágenes de su literatura, en un homenaje a su figura mediante la exposición de un libro que se lee, haciéndole justicia con su lectura, que el poeta nos invita a leer su obra y la de todos los demás.

 

Leamos a los escritores porque la literatura como la música y otras manifestaciones artísticas no entiende de fronteras, moviéndonos a ser generosos y mas seres humanos. Aquí está Pablo Neruda que nos acompañará en las sucesivas tertulias, reuniones, etc. Dentro de un mes vendrá el propio Wenceslao Jiménez con Luis Arencibia, que impartirá una charla sobre la importancia de la escultura pública para resguardar los espacios públicos, ornamentar y humanizar las ciudades, y de forma especial para comentar la obra de Wenceslao Jiménez, artista que ha creado numerosas obras para muchos países. Muchas gracias”.

 

Interviene el Director General de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo de Gran Canaria, don Oswaldo Guerra Sánchez, que expone:

“Me gustaría sumarme a las felicitaciones que ha hecho el Consejero para este Director que lleva tanto tiempo con nosotros que está totalmente identificado con esta Casa. Yo lo conocía a él hace mucho tiempo y justamente en una Casa de la Poesía, la Casa Museo Tomás Morales, y de poesía va la cosa hoy. Vamos a leer un poema de Neruda, que tiene más que ver, dentro de su obra, con estos tiempos que estamos pasando ahora como los de Navidad, de amor.

 

Como ustedes saben, Neruda ha sido un inmenso poeta, un poeta muy comprometido socialmente, como en su obra inmensa del Canto General. Pero está bien ahora leer un poema de aquellos “Veinte Poemas de Amor y una Canción Desesperada”, del poemario inicial de Neruda que le dio la fama absoluta.

 

El poema a recitar de este libro es el número doce y dice así:“Para mi corazón basta tu pecho,/ para tu libertad bastan mis alas./ Desde mi boca llegará hasta el cielo/ lo que estaba dormido sobre tu alma./ Es en ti la ilusión de cada día./ Llegas como el rocío a las corolas./ Socavas el horizonte con tu ausencia./ Eternamente en fuga como la ola./ He dicho que cantabas en el viento/ como los pinos y los mástiles./ Como ellos eres alta y taciturna./ Y entristeces de pronto, como un viaje./ Acogedora como un viejo camino./ Te pueblan ecos y voces nostálgicas./ Yo desperté y a veces emigran y huyen/ pájaros que dormían en tu alma./ Muchas gracias”.

 

Recitados los versos de este precioso poema de Pablo Neruda por Oswaldo Guerra, finaliza el acto de inauguración del busto del mismo poeta chileno, que, a partir de estas fechas navideñas, pasa a formar parte de la amplia colección de obras escultóricas que en las diferentes estancias de la Casa Museo León y Castillo de Telde, nos recuerdan el legado y el paso por la historia de estas figuras señeras, que han contribuido al gran avance y desarrollo cultural de la Humanidad.

 

Hoy contamos en Telde y desde nuestra Casa Museo León y Castillo, con el testimonio artístico de la escultura, busto de Pablo Neruda, el gran poeta universal. Enhorabuena y muchas gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Comentarios

  • Faycán
    19/01/2018 - 21:41

    Vista la asistencia, se deduce el interés por la cultura en Telde. Y Punto

    6
    0

Enviar Comentario

X