25/09/2017 - 11:07

'De la levedad a la insignificancia'

El colaborador Jesús Ruiz brinda a los lectores una crónica y reportaje gráfico de la presentación del último libro del teldense Rubén Benítez

'De la levedad a la insignificancia'

TELDEACTUALIDAD
Telde.- El teldense Rubén Benítez Florido, escritor y profesor de Filosofía, presentó el pasado jueves, 21 de septiembre, su último trabajo literario: De la Levedad a la Insignificancia. Propuestas para pensar el presente. Un libro que vio la luz en la Casa-Museo Pérez Galdós, en el capitalino barrio de Vegueta, en un acto del que el colaborador de TELDEACTUALIDAD Jesús Ruiz da cuenta en una crónica acompañada por un reportaje gráfico.

 

Presentación del libro De la levedad a la insignificancia

por Jesús Ruiz Mesa

La Casa Museo Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria acogió la tarde del jueves, 21 de septiembre, dentro de sus programas culturales para este inicio de temporada 2017-2018 de su agenda de actividades la presentación del libro “De la Levedad a la Insignificancia. Propuestas para pensar el presente”, último trabajo editado en 2017 del filósofo teldense Rubén Benítez Florido, que acaparó el máximo interés y afluencia de público que llenó el salón de actos Josefina de la Torre de la sede capitalina de la Casa Museo Pérez Galdós.  

 

Con la intervención de la directora de la institución museística dependiente de la Red de Casas Museo del Cabildo de Gran Canaria, María Victoria Galván que da la bienvenida al escritor y público asistente, y como primer acto a celebrar en este primer trimestre de actividades culturales 2017-2018, que continuará en la dinámica de agenda de la Casa Museo Galdosiana, para próximos actos culturales a celebrar.

 

Rubén Benítez Florido, natural de Telde, escritor, profesor de Filosofía de Enseñanza Secundaria, autor de libros publicados como, Palos de ciego y Llueve sobre mojado (Beginbook, 2011 y 2012). Sísifo merece ser feliz y Ninguna tregua al olvido (Eutelequia, 2013 y 2014). Solo lo escrito perdura y Palabras entrevistas (Mercurio, 2015 y 2016). En colaboración con otros autores, Papiromanía. Textos para tiempos difíciles (Anroart, 2013). Proesías. Textos para tiempos mejores (Mercurio, 2014). Durante varios años escribió semanalmente en el blog “A vuelta de correo”, alojado en la edición digital del periódico Canarias7. En la actualidad escribe en su blog personal “Palos de ciego”, y es colaborador habitual de plataformas digitales como “Revista de Letras” (La Vanguardia) y “Viaje a Ítaca”.

 

Una interesante e importante reflexión literaria para profundizar, conocer más y mejor los entresijos de la obra que hasta ahora en sus diferentes publicaciones, ha marcado la importancia de su posición intelectual resultado de la labor profesional, trabajo editorial y talento de este escritor que “sencillamente” involucra al lector a interesarse por los caminos de la filosofía en relación a la literatura y viceversa, como bien expuso en el inicio de su intervención del acto de presentación de su obra en la implicación del ser humano y la expresión oral y escrita en las fronteras permeables entre literatura y filosofía. Temas muy bien expuestos en la proyección que ayudó a su mejor comprensión el hecho de la relación literatura-filosofía con la mención de autores conocidos que abordaron dicha dicotomía: “En el afán de comprender la naturaleza humana, la narración es una forma de <<estar en el mundo>>, describimos historias personales, la historia como elemento colectivo de hechos narrados en medios de comunicación, prensa, novelas, películas, y Ciencia. La narración a escala comprensible, otorgarle un sentido. Desde la aparición del lenguaje escrito que da a dicha comunicación un sentido de permanencia y la necesidad vital que nos hace únicos y especiales. Conceptos de expresión literaria en el lenguaje de la ficción en la literatura, cohesionando un grupo de individuos heterogéneos. Lenguaje de la verdad, hacía la filosofía, contar el mundo o la realidad sin recurrir a entes sobrenaturales, y como único recurso de la razón. Objetivos y técnicas radicalmente enfrentadas”.

 

Rubén Benítez acude a obras que recomienda su lectura: “para entender las reflexiones expuestas que han nacido de las diferentes formas de narrar, escribir sobre el lenguaje oral, que ha dado paso al lenguaje escrito como germen de nuestra literatura y su permanencia en la narración de los sucesos humanos.  Ejemplo de narrativa en la manera de cohesionar un grupo de individuos heterogéneos, El Hablador, obra de Mario Vargas Llosa. 

 

En el caso de la filosofía no sucede así, surge la necesidad de explicar el mundo a través del mundo mismo, sin acudir a entidades sobrenaturales, ni personas, ni dioses, semidioses que no existen, con el recurso de la imaginación. Había que explicar a través de la verdad, con el único recurso de la razón, nacimiento básicamente de la filosofía. Dos lenguajes con características que la tradición ha querido verlos como lenguajes e intereses opuestos. 

 

Uno con la literatura alcanzando una belleza estética y otro alcanzando la verdad. Aunque el autor no está  muy de acuerdo con esta separación tajante, si se hace necesario profundizar sobre dichos conceptos. Ilustran este tema la pregunta sobre el escritor Albert Camus ¿novelista o filósofo?”  Rubén Benítez expone que por su formación académica tiende a leer las novelas como si fuesen tratados de filosofía, y por su inclinación a la literatura tiende a leer ensayos de filosofía buscando su belleza estética. 

“En el caso de la novela El extranjero, de Camus, novela con hondo calado filosófico, de la época del existencialismo, un extranjero que se siente asimismo y para los demás, en la búsqueda de los sentidos propios del existencialismo, aunque plantea otra serie de cuestiones universales como la atrofia moral o falta de sensibilidad moral, la excesiva burocratización de las sociedades contemporáneas, en este concepto fue junto con Kafka de los que mejor tocaron estos temas, sobre preocupaciones existenciales. Al leer el libro de El mito de Sísifo, pasamos a la otra cara de la moneda, un ensayo escrito que se lee casi como una novela. 

 

En el caso de Borges, ilustra con bastante claridad esa permeabilidad entre la filosofía y la literatura, tiene una definición de hecho sobre la filosofía con ciertas animadversiones de los puristas, y dice que <<la metafísica es una rama de la literatura fantástica>> Sin embargo Borges fue capaz de coger argumentos filosóficos y transformarlos en unos cuentos que le dieron fama mundial, Funes, el memorioso, con reminiscencias de la filosofía de Hume. Pierre Menard, autor del Quijote, con huellas de Gadamer. Las ruinas Circulares, la hipótesis del soñador soñado que recuerda a Descartes. Leyendo a Borges se entiende mejor a esos autores que leyendo sus propias obras. 

Fernando Sabater dice <<No es que la filosofía hiciese interesante a Borges, es que Borges hace muy interesante la filosofía>>  He de puntualizar que Borges nunca escribió una novela, del que ya publiqué un artículo  sobre el monoteísmo de la novela, que consiste en que un escritor no se considera tal hasta que no publica una novela, sin tener en cuenta otros trabajos como el ensayo, etc. 

 

Milán Kundera, uno de los grandes escritores con su novela La insoportable levedad del ser, en la que comprobamos que a lo largo de la novela, Kundera lleva la contraria al propio Nietzsche, demostrando con una novela que la hipótesis del eterno retorno, la piedra angular de la filosofía de Nietzsche, es una incongruencia dentro de su propia filosofía, acaba afirmando lo que él niega o niega lo que él afirma. Otra novela, La fiesta de la insignificancia, cuyo título de mi libro es un homenaje a Kundera.

 

La Levedad acude a la caducidad, a la fugacidad y a nuestra condición de fantasmas y la Insignificancia, al anonimato, a la invisibilidad y a la homogeneización del individuo, de ahí que sea este título de mi obra: “De la Levedad a la Insignificancia” y como subtítulo Propuestas para pensar el presente, es otro indisimulado homenaje a las Seis propuestas para el próximo milenio, de Italo Calvino. Muchos autores que llenan el panorama intelectual de la relación o permeabilidad entre literatura y filosofía, donde mis textos participan de unos y de otro, de tal forma que para los filósofos mis textos son demasiado literarios, y para los novelistas mis textos son demasiado filosóficos. 

 

Aparte de estos textos me he dedicado a hacer entrevistas, un importante género que se debería reivindicar como literario, hay una filosofía detrás, un poco devaluado actualmente por los medios de comunicación, quizás por la propia premura de la noticia. Hay una necesidad de comprender al Otro como Otro, y no como parte de uno mismo, destacando nuestra singularidad irrepetible, resaltando la enseñanza de Sócrates que <<solo se puede acceder a la verdad  a través de la oralidad>>, del diálogo abierto de preguntas y respuestas. Un antecedente para escribir mi libro fue la obra Toda la vida preguntando, del periodista y escritor Juan Cruz”. 

 

Rubén finaliza su interesantísima exposición con los temas de referencia y títulos que incluye en su libro: Apuntes sobre libros y autores y Ocho paseos por bosques literarios, destacados escritores como Fernando Pessoa, Juan Ramón Ribeyro, Julio Cortázar, Ricardo Piglia, Borges, Onetti, Elvira Lindo, Gabriel García Márquez, Hernán Rivera Letelier, Antonio Muñoz Molina, Laura Freixas, Manuel Díaz Martínez, Emilio González Déniz, estos dos escritores se encontraban presentes en este acto. Una última sección de esta nueva obra se refiere a las Crónicas sobre cine. En una reflexión sobre la Trastienda del escritor, la “vocación” es una “elección”. Escribir es lo mejor que le ha pasado y puede pasarle a un escritor. 

 

Una magnífica presentación que por el interés y la extraordinaria capacidad de comunicación del profesor filósofo Rubén Benítez en sus planteamientos no siempre sencillos del campo de la filosofía a través de la literatura, y la literatura entendida como parte del entendimiento de la realidad, de la racionalidad y de la verdad, pero que en el análisis de muchas de las obras, expuestas en esta conferencia o en otras, se hace patente la necesidad de entrar a valorar en profundidad ambos conceptos. Rubén Benítez Florido lo ha logrado acercándonos en su amplia y documentada exposición a esta valoración, dando lugar a una rueda de preguntas que escritores, profesores y numerosos lectores presentes en este acto mantuvieron con gran efectividad. El autor dedicó su firma dedicada a requerimiento del público. Enhorabuena por la lección y contar con este libro, “De la Levedad a la Insignificancia. Propuestas para pensar el presente”, de Rubén Benítez Florido. Muchas gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Enviar Comentario