22/04/2017 - 19:11

Saulo Torón sale del ostracismo en Telde

La Biblioteca Pública que lleva su nombre acogió este viernes la presentación de un volumen con toda su producción literaria

Saulo Torón sale del ostracismo en Telde
El coordinador de la obra y los dos ponentes (Foto Antonio Alí)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La Biblioteca Pública Saulo Torón acogió este viernes la presentación en Telde del libro con la producción completa del poeta teldense que da nombre a este centro cultural público. TA ofrece reportaje gráfico y video.

 

El libro ha sido publicado por el Cabildo con una edición que ha estado al cuidado del profesor de Filología Hispánica de la ULPGC,  José Yeray Rodríguez.

 

La  presentación en Telde se enmarcó en el programa de la Feria del Libro que desarrolla desde este viernes y hasta mañana domingo en el parque urbano de Arnao, organizada por la Concejalía de Cultura y la empresa pública Gestel.

 

En el acto intervinieron el propio José Yeray Rodríguez, el escritor y poeta Julio Pérez Tejera y el cronista oficial de Telde, Antonio María González Padrón, conocedores de la obra del poeta afiliado a las corrientes modernistas Saulo Torón que, por primera vez,  se podrá leer en un único volumen. Se contó también con la actuación del timplista Domingo El colorao.

 

‘Saulo Torón. Obra completa’ recoge en sus casi 700 páginas la obra de este escritor que, junto con los otros dos máximos representante del modernismo literario en las Islas –Tomás Morales y Alonso Quesada-, forma parte de una generación irrepetible de las letras canarias a las que aportó textos en prosa, obras teatrales, poesía satírica y, fundamentalmente, una sólida obra lírica que no abandonó a lo largo de su productiva vida.

 

Tras las ediciones originales de sus libros en las décadas de 1920 y 1930, Saulo se sumergió en una especie de ostracismo interior, durante la dictadura franquista. Aquel poeta a quien no le gustaba viajar, que apenas se desplazó entre su ciudad natal Telde y la adoptiva Las Palmas de Gran Canaria, se ocultó para el público y se dedicó en silencio a su anodino trabajo en el puerto. Solo en alguna ocasión, los poetas jóvenes de la generación de Poesía Canaria Última, ya en la década de 1960, le arrancaron algunos versos para la imprenta”. En 1970, 1976, 2002, 2009 y, ahora, en 2016, el Cabildo ha asumido el protagonismo de la edición de Torón en Canarias.

 

Publicado por el Departamento de Ediciones de la consejería de Cultura que dirige Carlos Ruiz, el volumen con la obra completa de Saulo Torón, que no se trata de una edición crítica, sino divulgativa, incluye el texto titulado ‘Releyendo a Saulo Torón’, escrito por Juan Manuel Bonet, crítico de arte y literatura, comisario de exposiciones y poeta español, quien en 1988 publicara en Interinsular Canaria su edición de la poesía lírica del autor, así como otro del responsable de la edición, Yeray Rodríguez, denominado ‘Saulo Torón: mucho más que mar’, responsable de este trabajo de ordenación, supervisión y actualización tipográfico-ortográfica de los textos de Torón.

 

Según el coordinador de esta edición, José Yeray Rodríguez, “la obra de Torón se ha visto como pocas sometida a un acercamiento que le ha buscado constantes (y la mayoría de las veces forzados) parecidos, sea con los textos más próximos o con otros más remotos, parecidos que no siempre han permitido esclarecer los certeros y personalísimos rumbos de su obra”. Para el citado profesor, que se doctoró con una tesis sobre el poeta titulada ‘Saulo Torón, el orillado. Una propuesta de relectura de su vida y su obra’, presentada en la ULPGC en 2000 y luego galardonada con el premio Viera y Clavijo de 2006 (convertido en libro publicado por el Cabildo en 2009), la obra de Saulo Torón “no se entendería sin una ciudad: Las Palmas de Gran Canaria, que precisamente en las postrimerías del siglo XIX, se hallaba inmersa en la construcción del nuevo muelle en la Bahía de Las Isletas. El destino de aquella incipiente urbe, se transforma en el sueño modernista de la ansiada cosmópolis en la que se sintetizara el mundo todo, propiciado por aquel esfuerzo sobre las aguas”, explica Rodríguez.

 

Torón poetiza una ciudad nueva, ciudad futura como diría Domingo Rivero. “En sus crónicas, el asombro ante los inventos que aceleraron la historia en el XX, como la fotografía que nos inmortaliza o el coche que nos traslada velozmente, se mezcla con la irónica reflexión acerca del carácter del isleño que tantas páginas gloriosas diera a Alonso Quesada; esa misma reflexión hecha desde dentro es la que atraviesa las piezas teatrales de Saulo Torón, desenfocadas (como tantas veces) por el adjetivo de «costumbristas», prosigue el doctor y filólogo de la ULPGC. Una vez fallecidos Tomás Morales y Alonso Quesada en la década de los 20 del siglo pasado, Torón se convierte en el único superviviente mayúsculo de un segmento irrepetible de la lírica canaria, en cuyo aliento vinculado ya a su última etapa, han rastreado –según Yeray Rodríguez- la obra de autores posteriores como González Sosa, Maccanti o Eugenio Padorno.

 

En 1976, dos años después del fallecimiento de Saulo, la Mancomunidad de Cabildos de Las Palmas publica el tomo ‘Poesías Satíricas’. En 1993, el Ayuntamiento de Telde se encargará de editar sus obras teatrales, compiladas por Ignacio Morán Rubio junto a textos de otros autores, bajo el título ‘Teatro teldense’. La obra en prosa de Saulo Torón también vio la luz en 2002 gracias al Cabildo de Gran Canaria, en una edición de Antonio Henríquez con el título de ‘Saulo Torón, prosista: quince textos exhumados’. De todos estos textos parte la presente edición que el Cabildo publica en un tomo de manera conjunta.

 

Engrosado en la nómina de autores modernistas, habitantes de un tiempo que se reservó a los escritores de los territorios novohispanos, la prosa de Saulo Torón desarrolla para Rodríguez, “la novedad de la vida moderna”, mientras que su teatro, definido por el mismo como costumbrista, “esconde contenidos que lo comprometen con la cotidianeidad de los habitantes de la ciudad y alberga matices que lindan tímidamente con la escritura social que estaba por escribirse. Su poesía satírica representa el desarrollo de su íntima picardía y la atención con que los autores canarios observaban el desarrollo de Gran Canaria”.

 

 

 

Enviar Comentario