28/02/2017 - 19:10

De la teoría a la realidad de la historia

Cinco estudiantes universitarios hacen prácticas en la casa museo León y Castillo de Telde

De la teoría a la realidad de la historia
Los cinco estudiantes en prácticas realizando tareas de inventariado en la casa museo (Foto Borja Suárez / Canarias7)

TELDEACTUALIDAD
Telde.- La Casa Museo León y Castillo tiene nuevas manos para inventariar y catalogar el ingente material que acumula, especialmente de los autógrafos de Presentación Suárez de la Vega. Son cinco estudiantes que estarán varias semanas haciendo prácticas en el centro como parte de su formación. 

 

Daniel Herrera, Borja de la Cruz, Diana Medina y Noe Benítez están en 4º de la carrera de Historia en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; mientras que Beatriz Rodríguez estudia Traducción e Interpretación. 

 

Según relataba semanas atrás el periódico Canarias7 en una información que firmaba la periodista Cristina González Oliva, estos futuros historiadores acuden todos los días, durante cinco horas, al inmueble de San Juan. Tienen que hacer 114 horas de prácticas. Su principal cometido es el de identificar los autógrafos que atesoró durante la primera mitad del siglo XX el coleccionista canario Presentación Suárez de la Vega. Llegó a reunir más de 11.000 rúbricas y cartas de personalidades de todo el mundo, pero el legado que dejó tras su muerte es tan grande que su catalogación es muy lenta.

 

Por eso, tanto el director de la casa museo, Antonio González Padrón, como el historiador Juan Ismael Santana, están encantados con la ayuda extra que reciben estos días. Siempre faltan manos. Mientras, los estudiantes de Historia tienen por primera vez contacto directo con documentos antiguos y originales. Saben la teoría de cómo tratarlos desde el primer año, pero aún no habían tenido la posibilidad de trabajar con ellos pese a llevar cuatro años de carrera, relatan. Van buscando uno a uno los personajes que aparecen en los autógrafos para identificarlos e inventariarlos.

 

Por su parte, Beatriz Rodríguez, la única que estudia otra carrera, se está encargando de actualizar y editar las hojas de las salas para traducirlas a varios idiomas, como el inglés, alemán y francés. Ella es la única que solo va dos días a la semana, los lunes y miércoles, porque a diferencia de sus compañeros tiene que hacer 75 horas de prácticas. Estarán todos durante un mes y medio descubriendo los secretos que encierra el museo.

 

Preocupados por una salida laboral incierta
Los cuatro jóvenes que estudian Historia ven el futuro laboral con incertidumbre, aunque la mayoría terminará optando por la docencia. La estudiante de Traducción e Interpretación tiene más opciones, especialmente en el sector turístico. Las prácticas están siendo para ellos un primer contacto con el mundo laboral gracias al convenio con varias empresas e instituciones. Además de la casa museo León y Castillo, también hay convenios con la Fundación Juan Negrín, el Archivo Histórico o la Casa Colón, entre otras, explica una de las tutoras de prácticas externas, María Luisa Monteiro. La profesora reconoce que el cambio al Plan Bolonia ha provocado que el primer contacto de los estudiantes de Historia con documentos originales se produzca muy avanzada la carrera, una de las carencias actuales.

 

Fuente: Texto de Cristina Gonzáelz-Canarias7.

 

Enviar Comentario