viernes, 24 de noviembre de 2017Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Cultura
Cultura -30/09/2009 - Actualizada a las 14:01

La Orden del Cachorro y La Arcadia organizan un encuentro literario con el escritor cubano Francisco Henríquez, oriundo de Telde

En el acto participó el alcalde de la ciudad, Francisco Santiago, según crónica de Jesús Ruiz Mesa
La Orden del Cachorro  y La Arcadia organizan un encuentro literario con el escritor cubano Francisco Henríquez, oriundo de Telde
Un momento del acto (Foto Jesús Ruiz Mesa)
JESÚS RUIZ MESA
Telde.- El pasado lunes 21 tuvo lugar en la sede de la Orden del Cachorro Canario, la presentación del poeta, escritor cubano, residente en Miami, Francisco Henríquez Domínguez, al que se le rindió un caluroso homenaje en su visita a Las Palmas de Gran Canaria. Ante las autoridades presentes, el alcalde de Telde, Francisco Santiago Castellano; la concejala de Economía y Hacienda del mismo Ayuntamiento, Celeste López Medina;  Nardy Barrios del Ayuntamiento de Las Palmas,  Ignacio Perera Rodríguez de la Asociación Internacional de Clubes de Leones.
 
El acto homenaje presentado por la Asociación de poetas canarios La Arcadia, cuya presidencia la ostenta el poeta Pedro Callicó Sosa, y la secretaría, igualmente poeta, María Jesús Lozano que inicia el acto ante el numeroso público que llenaba el patio central de la sede de la Orden del Cachorro Canario.

María Jesús Lozano dando la bienvenida a todos los presentes agradece las atenciones prestadas por las entidades y a todo el público asistente, entre las que se encuentran la escritora, poeta y cuentacuentos, Pepa Aurora, Jaime Llinares, ex presidente de la Orden, el pintor y director de la tertulia Ojeda Deurvan, D. Manuel Ojeda Deurvan, a todos los amigos y familiares del homenajeado.

“Lozano relata su vivencia y experiencia literaria con la excelente persona del poeta cubano D. Francisco Henríquez Domínguez oriundo de Gran Canaria, concretamente de la ciudad de Telde, donde nació su padre, el cual tuvo que emigrar como tantos otros canarios, a la isla de Cuba. Este poeta ha sido premio, “José Vasconcelos 2005”, gran sonetista y decimista. Su fluidez literaria a la hora de improvisar es tan enorme, que en el avión cuando veníamos en vuelo a Las Palmas, unos asientos más atrás viajaba el premio “José Vasconcelos 2009”, D. Maximiano Trapero. D. Francisco Hernández tomó la bolsita de mareo y le preguntó si estaba mareado, al decirle que no, abrió la bolsa y escribió un perfecto soneto a Trapero, demostrando las dotes líricas de un improvisador nato, tremendo dibujo literario le dedicó.
D. Francisco Hernández cuenta con más de once premios a nivel internacional, ha publicado 7 libros y varios cuadernos de poesía, entre los que se encuentran, “Poesía erótica”, “Erotismo senil”, “Erotismo de las Plantas”, etc. Creador y director de la revista de poesía, “Carta Lírica” en Miami, revista que se distribuye en Universidades y organizaciones literarias de Hispanoamérica, España y Estados Unidos”.

Lozano, nos trae el recuerdo de lo que supuso la emigración de Canarias a Cuba. Cuando se habla de una emigración casi siempre se piensa en los sacrificios, penurias y necesidades de emigrar, en el beneficio del emigrante y pocas veces en las ventajas culturales y humanas del país que recibe con la afluencia de esta gente, que si bien es verdad salen fundamentalmente por dichas necesidades, no es menos cierto que el canario por su carácter amable, conciliador y trabajador, logra integrarse plenamente, tanto en Cuba como en los otros países latinoamericanos que les abrieron los brazos en momentos difíciles de nuestra historia y que forma parte también de la historia de Cuba y Canarias.

Las poetas presentes de La Arcadia, recitaron poemas, décimas, y relatos dedicados al ilustre visitante, recitaron Soly Medina, “Reviviendo el pasado”, Ana Chaceta, recita “Un mundo nuevo”, Carmen Herrera dedica unas palabras al Poeta, se describe la tragedia del trasatlántico español, Valbanera, cerca de Cayo Hueso, que en la noche del 9 al 10 de Septiembre de 1919, naufragó pereciendo ahogadas 488 personas, entre tripulantes y pasajeros, en su mayoría emigrantes canarios, dedicándole el poema, “Cuba perla de las Antillas”, “Soneto a D. Francisco Henríquez”, María del Pino Martín.

El tenor teldense, Juan Manuel López González interpreta la canción del poeta canario fallecido, Sindo Saavedra, “Enamórate de mí”, acompañado al piano por la profesora Doña Pino Jiménez Araña, que tratándose de un tema musical esencialmente canario, el tenor Juan Manuel pone todo su bien hacer vocal y la preciosa lírica de este tema elegido, con la inspiración y acento para llevarnos con su voz y las manos de Pino Jiménez, desde nuestra isla a la otra hermana, la Cuba de nuestros emigrantes, con el agradecimiento del público en una fuerte ovación. A continuación el Presidente de la Asociación de Poetas La Arcadia, D. Pedro Callicó dedica un poema al poeta cubano, autor de “Carta Lírica”, en Miami. Ester Borges, recita, “Embriaguez”, Margarita Ojeda recita tres décimas, “Isla Bella”, “Un lamento” y “Lazos de amistad”. Francisca Gracián dedica su poema a las dos islas donde vivió, Cuba y Fernando Poo, Guadalupe Santana, poetisa de Telde, recita el soneto “De orilla a orilla”.

Toma la palabra D. Francisco Henríquez, muy emocionado agradece las atenciones y dedicatorias literarias y musicales y comenta con una cierta sonrisa y sagaces ojos de serenidad y humor, propio de la sangre canaria que corre por sus venas, la necesidad de escribir unas décimas improvisadas mientras se arreglaba en la habitación del hotel, recita:
“Estoy más que agradecido/ A Canarias no he venido/en busca de un homenaje/pero en medio del paisaje/estoy como un hombre nuevo/pues resulta que me llevo/mucho más que lo que traje/En esta tierra que vio la luz mi primer ancestro/con este homenaje vuestro mi mente se iluminó/desde ya me siento yo como un hombre reconocido/pues como solo he venido a renovar unos lazos/me asombro con los abrazos de afecto que he recibido/.”

Continúa con estas décimas que son fruto de un sentir esta tierra y recita: “Agradezco mucho a Susa, María Jesús Lozano/que desde este humilde cubano despertó la pobre musa/con la palabra profusa quisiera hacer una parte de la gloria que reparte/con sus poetas arcadias/que tanto fulgor irradia en esta patria de Iriarte/y no sé que voy a hacer, si reír o llorar/puesto que antes de marchar siento ganas de volver/Es que se me junta el ayer con los parientes de hoy/y yo sé que aunque me voy/con el viento y con el río/he dejado de ser vivo para ser de ustedes hoy/”.

L a lírica en su máxima expresividad literaria en estos versos que componen una de sus más preciadas y románticas décimas: “Si tú vieras como pinta mariposas el viento/para que mi pensamiento viva de un color distinto/me salgo de mi recinto rodeado de mudas rejas/y me voy con las abejas a inventar nuevos panales/y les abro a los rosales deliciosas rosas/para verte tomo el trillo que llega a los litorales/donde recojo corales para engarzarte un anillo/le robo a la tarde el brillo y pulo versos y gemas/dándoles a los poemas color de alhaja reluciente/para que tenga tu frente la mejor de las diademas/Si vieras como vigilo correr a los calendarios/y trastorno los horarios y los coloco a tus pies/las estrellas encandilo con fulgores infrarrojos/y para inventar enojos me disfrazo de sosiego/y me calcina el fuego del resplandor del sol/si vieras como suspiro para inventar una estrella/que irradie la noche bella de amor con qué delirio/como enajenado vivo la esclavidad del cielo/y en el coche del desvelo donde viaja la ilusión/te mando mi corazón todo miel de caramelo/”.

Décimas recitadas de memoria que con una apasionada inspiración dice: “Tus ojos son cual rutilantes estrellas/derramando chispas bellas para un cielo de ilusión/qué divina ensoñación se hizo ardiente llamarada/para que en la noche larga/en la que se elevó tu ruego/se prendiera ese fuego romántico en la mirada/cuando en una boca loca busco la miel de un clavel/entre el clavel y la miel tu boca se me equivoca/porque es tan loca tu boca en eso de un embeleso/y si un embeleso es eso llama que el amor inflama/por qué no inflama tu llama el embeleso de un beso/”.

De su libro “Erotismo Senil”, sonetos clásicos, elige el que titula, “Musical”: “Esta mujer preludia como un piano/de la más inspirada melodía/cuando recibe la ternura mía/y la toca el dios Eros con mi mano/Ni la selva, ni el viento, ni el océano/son tan ricos en puntos de armonía/como este piano que en mi fantasía/se vuelve un piano de amor profano/Música de los sexos, concordante/que vibra con un ritmo delirante/y nos excita cuando más arroba/Rumba de los sentidos, una orquesta/que convierte la alcoba en una fiesta/y es un delirio musical la alcoba/”.

Después de estos recitales el Alcalde de Telde, D. Francisco Aureliano, toma la palabra y explica que no tenía previsto intervenir y menos improvisar ante un auditorio tan cualificado, y con las preocupaciones, obligaciones y deberes de sus ocupaciones consistoriales, reconoce que terminar así la jornada es gratificante, agradeciendo a la Sra. Lozano el haberle invitado a este homenaje y emocionante encuentro con todos y desde luego transmitir el sentimiento en los recuerdos basados en su propia familia, como la de sus padre cuyos tres de sus hermanos emigraron a Cuba y Venezuela, y en definitiva esta experiencia, la suya, es la de todos los canarios que en el pasado emigraron y son parte de la historia de las Islas Canarias, una historia de idas y vueltas. Hoy en una etapa completamente distinta, aunque inmersos en una crisis que se superará, la historia de Canarias nunca se va a interpretar o conocer bien, si no la conocemos también desde la emigración en las diferentes crisis cíclicas por las que ha pasado esta tierra hacia Venezuela, Argentina, en Uruguay, y sobre todo en Cuba siempre hemos encontrado una respuesta. Para conectar con algunos de los poemas que aquí se recitaron antes, hemos de considerar que no solo ha sido un tema de compensación económica sino cultural. Quiero reiterar el agradecimiento por invitarme a estar presente en este acto, felicitar a la Asociación de Poetas de La Arcadia por tan feliz idea y desearles que sigan en esta tarea, que desde luego puede ser un tónico reconfortante para mí y para todos, cimentando su futuro sobre una cultura que nos puede llegar a un puerto seguro y cierto. Muchas Gracias.

Como final de acto nuevamente el tenor Juan Manuel López y acompañado al piano por Dña. Pino Jiménez Araña interpreta, “Sombra del Nublo”, himno de Gran Canaria, de Néstor Álamo, agradece el haber contado con ellos para ofrecernos esta pincelada musical, magnífica interpretación de una composición que como bien dice el tenor encierra en su letra el sentimiento, recuerdo y añoranza de los que partieron de nuestra isla, con el pensamiento puesto en volver algún día, para renacer, amar, soñar y morir a la Sombra de nuestro Nublo, que se nos ha dibujado en todas nuestras ausencias como algo tatuado en el alma y en el corazón. López relata que su numerosa familia, como otros muchos canarios, también emigró a Cuba, siendo la emigración la tarjeta de presentación en la búsqueda de una vida y un futuro mejor después de las penurias y necesidades pasadas. Suenan las notas y con la cálida voz del tenor en Sombra del Nublo, todos los presentes nos sentimos abrazados en el recuerdo de los que se fueron y algunos no volvieron.

Se clausura el encuentro con la entrega de placas conmemorativas y el agradecimiento general a todos los participantes y público elogiando la figura del homenajeado, el poeta cubano D. Francisco Henríquez Domínguez que recibe una placa de manos del Presidente de La Arcadia, con la inscripción: “La Asociación de poetas canarios La ArcadiaA, a D. Francisco Henríquez Domínguez, Director de Carta Lírica de Miami, Estados Unidos, Premio Vasconcelos 2005, por su dilatada labor y entrega en beneficio de la literatura. Las Palmas de Gran Canaria, a 28 de Septiembre de 2009”. Se hace entrega de otra placa al tenor y a la pianista por su desinteresada colaboración en la realización de este acto. Se despide con la firma de algunos poemas y décimas que D. Francisco Henríquez regala a los presentes, muy emocionado y con la satisfacción de volver a Miami con el alma y el corazón henchidos de un recuerdo, de unos abrazos y un homenaje imborrable en su memoria, entre amigos, familiares y aficionados a la poesía.