21/09/2017 - 07:44

Última Hora: Los vecinos de Cazadores encuentran cobijo en casas de sus familiares

Sólo tres permanecieron realojados en el local social de La Breña y a medianoche se trasladaron a la sede de Protección Civil

Última Hora: Los vecinos de Cazadores encuentran cobijo en casas de sus familiares
La alcaldesa, el concejal de Seguridad y el jefe accidental de la Policía Local, anoche en la sede social de La Breña (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La mayoría de los vecinos desalojados de Cazadores por la cercanía de las llamas del incendio devastador que abrasa la cumbre de la Isla durmió anoche en casas de familiares o en otras viviendas de su propiedad fuera del pago cumbrero.

 

El Ayuntamiento activó un servicio de evacuación de los 60-70 vecinos que residen en Cazadores con participación de efectivos de Protección Civil y supervisado in situ por la alcaldesa Carmen Hernández y el concejal del área de Seguridad, Juan Martel.

 

Se les ofreció alojamiento en el local social del núcleo próximo de La Breña, pero solo tres vecinos se desplazaron inicialmente a este inmueble, pero al final optaron por quedarse despiertos y minutos después de la medianoche bajaron a las instalaciones de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil en San Juan, donde permanecieron toda la madrugada.

 

Efectivos contra el incendio

Cerca de 300 personas trabajaron esta madrugada en la cumbre de Gran Canaria para contener un incendio que en solo ocho horas ha quemado más de 2.000 hectáreas, con la esperanza puesta en los tres hidroaviones de refuerzo que llegarán por la mañana y, sobre todo, en las previsiones de lluvia.

 

El fuego afecta ya a cuatro municipios en un perímetro de 20 kilómetros (Tejeda, San Mateo, Santa Lucía y Telde) y ha obligado a desalojar sus casas a alrededor de 400 personas que residen en barrios de la cumbre, debido al riesgo que comportaban las llamas.

 

El presidente de Canarias, Fernando Clavijo; su homólogo en el Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales; y la delegada del Gobierno central, Mercedes Roldós, se reunieron anoche en el Centro de Coordinación de Emergencias de Las Palmas para conocer la última hora del incendio, al que solo se podrá atacar por tierra hasta el amanecer, cuando puedan volar de nuevo los helicópteros forestales.

 

Clavijo y Morales explicaron que con las primeras luces regresarán a la zona siete helicópteros forestales de las tres administraciones y el avión contraincendios que el Ministerio de Medio Ambiente emplaza durante los veranos en La Gomera, a la espera de que lleguen tres grandes hidroaviones enviados desde la península por el Estado y un helicóptero Kamov de alta capacidad de carga.

 

También hoy por mañana está previsto que se sumen 90 soldados de la Unidad Militar de Emergencias movilizados desde Sevilla para dar descanso a sus compañeros de Gran Canaria y Tenerife, así como personal ofrecido por los cabildos de las demás islas para reforzar la lucha contra este incendio, el más importante de este año en el archipiélago, donde solo habían ardido desde enero 10 hectáreas en medio centenar de incidentes de menor entidad.

 

Los esfuerzos de todos esos medios podrían ser aún más efectivos si se cumplen las previsiones meteorológicas, que apuntan a que las temperaturas van a caer en las próximas horas de 6 a 10 grados en la cumbre de Gran Canaria, a que de por la noche entrarían nieblas que elevarán la humedad relativa del aire al 70 % e, incluso, a que podría llover de madrugada, según ha explicado la consejera canaria de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, Nieve Lady Barreto.

 

El incendio se declaró poco antes de las 13.50 horas, momento en el que los sanitarios de una ambulancia llamaron al 112 para avisar de que veían fuego en la cumbre de Gran Canaria.

 

El presidente del Cabildo de Gran Canaria ha subrayado que en su rápida propagación han sido "determinantes" unas condiciones bastantes "extrañas" -por inesperadas de viento-, que ayudaron a las llamas a extenderse por zonas de montebajo y a adentrarse después en pinares donde pronto alcanzaron hasta 20 y 25 metros de altura.

 

Sobre las 17.30 horas, el fuego había quemado ya 1.000 hectáreas y los técnicos estimaban que tenía potencia para arrasar "varias miles más", según explicó entonces el propio Antonio Morales.

 

Los representantes de las tres administraciones han resaltado la cooperación con que se está trabajando en este dispositivo y han llamado a los ciudadanos a que "ni se acerquen" a la cumbre y sigan los consejos de las Fuerzas de Seguridad si les piden que evacúen.

 

Enviar Comentario