01/12/2017 - 07:19

Acepta 15 años de cárcel por abusar de una menor durante cuatro años en Telde

La niña, bajo tutela pública por la pasividad de su familia, confirma los ultrajes

Acepta 15 años de cárcel por abusar de una menor durante cuatro años en Telde
Eduardo Ortega, ayer ante el Tribunal. Está en prisión cautelar (Foto Totoyo/C7)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Eduardo Ortega admitió ayer ante la Audiencia que durante años estuvo violando a la hermana de su pareja, una menor, al parecer ante la pasividad de su compañera y de su padre, que miraban para otro lado porque él sustentaba a la familia.

 

El grancanario Eduardo Ortega González, de 33 años, aceptó ayer ante la Sección Segunda de la Audiencia de Las Palmas una condena de 15 años de cárcel como autor de un delito continuado de abusos sexuales a menor de 16 años y de otro de corrupción de menores. Ambos cargos están relacionados con las con los ataques sexuales que el acusado consumó «en infinidad de ocasiones» entre 2013 y 2016 sobre la hermana de su pareja sentimental, una niña que cuando empezó el martirio tenía 12 años. Los hechos sucedieron en el municipio de Telde, según publica Canarias7 en crónica de Antonio F. Gándara.

 

El acusado, que convivía con su pareja en una casa en la que también moraba la niña y el padre de ambas, comenzó a abusar de la pequeña en el segundo semestre de 2013 y continuó haciéndolo hasta el 27 de marzo de 2016, fecha en la que la niña no lo soportó más y decidió contárselo a su profesora. La penetraba vaginal, anal y oralmente, la obligaba a hacerle felaciones y le ordenaba que le mandara a través del móvil fotografías de sus partes íntimas.

 

La niña, según explicaron ayer las psicólogas forenses, tiene en la actualidad 15 años, pero su coeficiente intelectual se corresponde al de una menor de entre siete y nueve años.

 

El juicio destapó una historia desgarradora: el padre de la víctima sufre esquizofrenia, la madre no está diagnosticada y, al parecer, la familia podía saber o sospechar lo que Ortega hacía con la niña, pero como era el sustento económico de la casa, miraban para otro lado.

 

La situación estalló cuando la niña denunció el infierno que estaba viviendo, y los Servicios Sociales retiraron la patria potestad a los padres al considerarlos incapaces de tutelar a la víctima. La niña está actualmente en un centro de acogida de la Administración.

 

Además de la condena penal, la fiscal Montserrat García solicitó que se condenara al acusado a indemnizar a la niña con 25.000 euros. Las peritos forenses no sólo Dictaminaron que su relato era fiable, sino que subrayaron que las secuelas psicológicas que arrastra por los abusos de los que fue víctima la acompañarán «de por vida».

Alejamiento.

 

"No tengo rencor a mis padres"

Además de la condena penal, la fiscal pide que se prohiba al acusado acercarse a la niña o comunicarse con ella durante 18 años, e igualmente interesa que se le inhabilite para cualquier profesión u oficio que conlleve contacto regular con menores durante 14 años.

 

Patria Potestad. La petición de la fiscal y la situación legal de la niña –en acogida en un centro tutelado– provocó una situación aún más desgarradora durante su interrogatorio (declaró a través de videoconferencia): la niña preguntó si el tribunal podía atenderle un deseo y explicó que estaba de acuerdo en que prohibieran a Eduardo acercarse a ella –«no quiero verlo nunca más», aseveró– pero no en referencia a sus padres y su hermana. «Quiero verlos, que sepan que no les guardo rencor». La fiscal le prometió estudiarlo.

 

Comentarios

  • Donde Está Dios ?
    01/12/2017 - 14:40

    Siento pena ,que una niña viva eso durante años.Solo pido a Dios que borre esos recuerdos a esa niña. Y al violador darcelos a los presos ,para que sufra al igual que la niña. Y a la familia,se merecen todo sufrimiento al consentir tal abuso .

    11
    0

Enviar Comentario

X