04/10/2017 - 20:21

Última Hora: La Justicia de Panamá condena a 35 años de prisión al asesino del empresario teldense José Antonio Perdomo

A René Oliver Antioco Ovalle se le impone la pena de 35 años de cárcel y a sus dos "cómplices secundarios" 11 años y tres meses

Última Hora: La Justicia de Panamá condena a 35 años de prisión al asesino del empresario teldense José Antonio Perdomo
El juicio comenzó el pasado mes de diciembre en Panamá (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Un Tribunal de Justicia de Panamá ha condenado a penas de prisión a los tres acusados de asesinar al empresario teldense José Antonio Perdomo de los Santos y a su amigo tinerfeño Miguel Untied.

 

El Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrio Judicial de Panamá ha dictado una sentencia, fechada el pasado 28 de septiembre, por el que se fija una pena de 35 años de prisión y cinco de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas para Rene Oliver Antioco Ovalle, alias Pirru, por un delito de homicidio doloso agravado y robo agravado.

 

Para el Tribunal queda probado que Antioco fue autor material del homicidio y el robo de pertenencias a las víctimas y, por ello, le ha impuesto 20 años de cárcel por las muertes y otros 15 años y seis meses por el robo.

 

Declara también penalmente responsable del asesinato a Emenegildo Prestan Mogoruza y a Luis Alfredo Ramos Tenerio, en calidad de "cómplices secundarios", de los delitos de homicidio doloso agravado y robo agravado, por lo que les condena a 11 años y tres meses de prisión , además de cinco años de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas, tras cumplir la pena principal.

 

El tribunal panameño concuye en el fallo que Prestan y Ramos estuvieron presentes, trataron de esconder pruebas del doble asesinato y, además, intervinieron en el robo de las pertenencias de las víctimas, pero no fueron los autores materiales de los disparos contra los dos canarios.

 

El fallo judicial, avanzado esta tarde en primicia por el periodista teldense Antonio José Fernández a las 19.07 horas en el informativo Canarias a las 6, de Canarias Radio La Autonómica, es el resultado del juicio que comenzó en Panamá el pasado 16 de noviembre, a casi 7.000 kilómetros de distancia, contra los entonces tres acusados por los tres magistrados que conforman el Segundo Tribunal de Justicia.

 

El doble asesinato tuvo lugar el 12 de diciembre de 2012 por una vendetta protagonizada por tres cazadores furtivos que entraron en la finca del tinerfeño y  provocaron a balazos la muerte instantánea tanto de José Antonio Perdomo como de Miguel Untied. El teldense recibió el impacto de proyectiles de arma de fuego en la cabeza y su amigo en cabeza y tronco, segun los informes de las necropsias. 

 

La sociedad grancanaria vivió aquellos días conmocionada tras conocer la manera en la que Perdomo y Untiedt, sin posiblidad de autodefensa, perecieron. En el origen, las supuestas rencillas que Luis Alfredo Ramos, Ermenegildo Prestan y René Oliver Antioco Ovalle, los tres condenados, habían desarrollado hacia el terrateniente tinerfeño tras matarle aquel sus perros y haberlos expulsado, un día antes, de su latifundo de Caño Ciego.

 

Por la masacre, que tuvo lugar en la provincia de Colón, la fiscal cuarta superior del primer distrito judicial de Panamá imputó a los tres jóvenes la presunta comisión de delitos contra la vida y la integridad personal (homicidio doloso) y contra el patrimonio económico (robo).

 

Asalto despiadado

En el escrito de acusaciones de Cedeño se detalló con todo tipo de detalles cómo había sido el asalto sufrido por Perdomo y Untiedt en los terrenos que este último poseía en Caño Ciego, donde disponía de grandes extensiones de cultivos, cabezas de ganado y hasta un embarcadero privado.

 

La sentencia viene a ratificar la principal tesis que sostenía el ministerio público es que los detenidos eran cazadores furtivos que se habían adentrado en la propiedad privada del tinerfeño y que, tras ver cómo varios de sus perros habían sido matados por el inversor tinerfeño, harto este de sufrir robos e intromisiones ilegítimas, decidieron regresar al día siguiente y acabar con la vida de Untiedt a modo de vendetta. Perdomo, que se encontraba con él en ese momento ayudándole en tareas de mantenimiento de la hacienda, también fue víctima colateral de la mortal agresión.

 

Las declaraciones que dos de los encartados prestaron en sede policial en su momento resultaron contradictorias. Uno de ellos, Luis Alfredo Ramos, declinó cualquier tipo de responsabilidad en René Antioco, alias Pirru, alegando que este le había dicho que iba a “matar a una vaca” y se declaró inocente.

 

El fallo judicial confirma que Antioco fue el principal promotor de un crimen en el que se utilizaron varias armas de fuego con las que fueron acribillados los dos súbditos españoles, tal como trascendió del resultado de la autopsia realizada en su día a los dos cadáveres, pero también que los otros dos arrestados participaron en la matanza como "cómplices secundarios".

 

Dolor en Telde

El crimen provocó una honda consternación en el municipio de Telde, donde Perdomo era ampliamente conocido no ya sólo por ser pareja de un cargo público local en su día, sino también por destacar en su faceta como empresario. En Ojos de Garza explotaba el albergue rural La Manigua, y meses atrás de que se produjese su óbito había optado por trasladarse a Panamá y poner en marcha una pequeña empresa dedicada a la realización de excursiones en yate por la costa del país centroamericano.

 

Su familia, que contó en todo momento con el apoyo de las autoridades panameñas y el consulado español, logró repatriar sus restos después de que fuesen incinerados.

 

Enviar Comentario