28/07/2017 - 09:21

Me roban los paisajes

TA ofrece una nueva reflexión del periodista teldense Gaumet Florido

Me roban los paisajes
Gaumet Florido (Foto TA)

GAUMET FLORIDO

De un tiempo a esta parte siento que se ha abierto la veda con los árboles. Día sí y día también asisto con asombro a la tala indiscriminada de todo tipo de especies, sobre todo en zona urbana. Basta una queja vecinal y los operarios municipales mandan al suelo, sin contemplaciones, 20, 40, 50 o 70 años de historia y de paisaje. Siento que me roban. Alegan el mal estado del árbol, que si estaba atacado por tal o cual plaga, que si estaba podrido, que si las raíces levantaban la acera... pero aquí nadie muestra informes. Y no digo que no exista el problema, lo que no tengo tan claro es que la solución haya de ser siempre tan drástica.

 

A veces tengo la sensación de que aquí el último mono (y que me perdonen los monos) es el árbol. Tiendo a pensar que lo que está detrás de muchas de esas talas teóricamente justificadas son otros intereses. Que lo que mueve al político de turno, normalmente un concejal, es ganarse un voto más. Si el árbol molesta, se quita y todos contentos. Y me temo que el encargado de la concesionaria privada, porque el cuidado de casi todos los jardines y árboles urbanos los hemos dejado en manos de empresas, lo que gana es rentabilidad: un mato menos, un gasto menos.

 

Algo no funciona. Los ayuntamientos se gastan fortunas que no tienen en costear el mantenimiento de sus zonas verdes y, sin embargo, no hay semana que no trasciendan accidentes por caídas de ramas o de árboles enteros, sobre todo palmeras, que a punto están de provocar una desgracia. No siempre, pero buena parte de las veces son producto de un cuidado negligente. Y el pato lo pagan el vecino, que, como poco, se lleva un susto de muerte, y el arbolito, al que acaban sacrificando como si le cayera una condena a muerte. Bueno, también lo paga el pueblo, que pierde arraigo y pierde paisaje. 

 

Gaumet Florido es periodista y redactor de Canarias7 en Telde. Artículo publicado en ese periódico el pasado miércoles 26 de julio.

 

Comentarios

  • Sonia
    29/07/2017 - 18:12

    Es que una cosa es podar, y otra es acabar con todo, que es lo que hacen desde el Ayuntamiento. Una auténtica vergüenza. El medio ambiente no les interesa, sólo conseguir votos con tapas, cerveza, ordeñás y fiestas de pueblo. Que si no hay dinero para que venga Pintingo, pues se le pide al Cabildo. Al pueblo, pan y circo. Lo que ellos quieran. Y al medio ambiente, dos huevos duros.

    0
    1
  • Sonia.
    29/07/2017 - 14:13

    A nivel global (y para regenerar el medio ambiente planetario), de nada sirve reforestar una zona pequeña del planeta como es Canarias, cuando en un solo día se talan más árboles en el Amazona que lo que aquí se pueda plantar en un año. A nivel local, sí, se puede aportar más masa verde a Canarias, pero esa reforestación local no supondrá una mejora en el conjunto de medio ambiente planetario. La clave está en detener la tala indiscriminada de árboles a nivel mundial y comenzar inmediatamente una reforestación planetaria, pero quién le impone a las grandes empresas norteamericanas de la madera la prohibición de talar árboles del Amazona. El aire en Canarias no estará más limpio y respirable porque se replante más árboles aquí, sencillamente, porque la contaminación mundial seguirá aumentando debido al crecimiento de más industrias contaminantes y a la imparable deforestación del Amazona y otras zonas verdes del planeta. Esa es la realidad, nos guste o no, el planeta se está colapsando por contaminación. Y otro día hablaremos de la sobre-contaminación y sobre-explotación de ríos, mares y océanos.

    0
    0
  • Sonia C.S.
    29/07/2017 - 13:51

    La clase política mundial se muestra preocupada por el calentamiento global, pero si observamos con detenimiento las decisiones que toman las grandes las instituciones políticas, económicas y militares a nivel mundial, enseguida comprobamos que la preocupación por el deterioro del clima planetario es puro cinismo. So observamos el mundo, vemos que sigue habiendo sobre explotación de seres humanos, animales y recursos naturales, nada han hecho para frenar el avance de la degradación física y medio ambiental que sufre el planeta y la degradación física y moral que padece la especie humana. Cada día provocan más guerras y destrucción de zonas en el planeta, y las graves consecuencias que supone el éxodo de millones de seres humanos. Cada día provocan más deforestación, a pequeña y gran escala, por intereses económicos. Cada día, más y más expansión sin respetar el medio ambiente global, ahora la Administración de EE.UU. ha autorizado a las grandes empresas norteamericanas la explotación de recursos en la Antártida, o sea, más contaminación y destrucción del planeta. El Ser Humano (hombres y mujeres al frente de corporaciones sin escrúpulos) no es consciente del final que provocan.

    0
    0
  • Jose Carlos Martin Puig
    29/07/2017 - 10:41

    Toda la razón y más amigo Gaumet. Ejemplos haberlos, haylos, por doquier y las razones que esgrimes como causa salpican a representantes políticos y públicos de todos los colores, sabores y olores. A veces, muchas diría incluso, un árbol no es sólo parte del paisaje, sino el paisaje mismo. Y no hablo sólo del que podemos apreciar con la vista sino del que marca instantes de nuestra memoria, la personal y la colectiva. El árbol de una plaza, el que preside el borde de una carretera, el que acompaña de sombra un patio, es referencia obligada para los recuerdos vividos en nuestra infancia, adolescencia, incluso el refugio para esos mayores que reviven bajo él las cada vez más menguadas reuniones de sus iguales. Cuando cae uno de esos ejemplares, cuando talan de forma salvaje sus ramas, cuando queman sus raíces a escondidas para ir dándole la estocada a su vida, se cargan también el paisaje de nuestra memoria. Mucho progre de boquilla Gaumet, mucho servidor público que se sirve en vez de servir de verdad. Mucho "descorazonado" y descerebrado por aquello de que "quien no conoce no ama y quien no ama no defiende a ultranza lo que dice querer". El problema es de raíz...de raíz humana.

    0
    0
  • Jardinero
    28/07/2017 - 19:04

    Muy acertado Gaumet, como siempre diciendo lo que deberían de decir otros, encargados de parques y jardines, que por inoperancia o siguiendo las directrices de los que están por encima de ellos, y que actúan a la voz del ciudadano, ciudadano que no tiene ni idea o por el simple hecho de no querer un árbol o una rama, manda su queja a la concejalía y ésta rauda y veloz, sin informes ni estudios previos, ordena y manda a quitar de raíz ( y nunca mejor dicho), el susodicho árbol, que no tiene la culpa de,haber sido plantado donde no debía o de las carencias de su mantenimiento. Para luego, hacernos creer que como bien dices, estaba podrido etc, etc, etc.

    1
    0
  • lanzarote
    28/07/2017 - 13:03

    Me encanta su artículo Sr Florido en todos los sentidos. Una hermosa crítica periodística muy bien argumentada. Aunque le debe importar un pimiento el comentario de un Nick que, según algunos comentarios de esta misma tribuna, no se parece a cualquier otro nick como el de pepe peréz por ponerle un ejemplo, pues, por lo visto necesitan también el DNI para tenerle identificado como en el pasado más inmediato y que supuestamente son de la misma cuerda que no presentan informes a la sociedad que le abona sus salarios para ver las condiciones en qué se encuentran los árboles como parte de nuestro entorno de de nuestra propia vida.

    0
    1
  • Antonio O.
    28/07/2017 - 12:57

    Estimado Gaumet: permiteme felicitarte por esa valentía a la hora de criticar, teniendo en cuenta, como una hermosa profesión que es la información veráz, hoy crea enemigos. Como de talas nos hablas, te diré que, como asiduo al vial de litoral costero, he sido testigo de la toma de imágenes de unas palmeras que llevaban semanas, entorpeciendo el paso de los viandantes, no por qué, no tuviese información el Ayuntamiento, sino por una total carencia de gestión. Hasta que más de una de sus ramas, no aterrizó, y, que dió lugar a que extranjeros firmarán el deprimente espectáculo, al día siguiente ¡¡Albricias!! la solución tipo cuartelero: todo rapado, probablemente el "experto" lo ejecutó por insubordinado. Podría ser de chiste, pero, desgraciadamente es de vergüenza ajena. ¿Que nos queda de aquel Telde ciudad limpia verde y cordial.

    0
    0
  • Benditos árboles.
    28/07/2017 - 10:00

    Le aplaudo su articulo, tiene usted toda la razón, una isla como esta en la que el paisaje es totalmente desertico en más del 60 % tendria que adorar a los árboles y su sombra y todos los municipios tendrian que realizar ingentes esfuerzos en la reforestación.

    0
    0

Enviar Comentario

X