22/07/2017 - 16:38

La lucha, más que un deporte

TA ofrece una nueva reflexión del periodista teldense Gaumet Florido

La lucha, más que un deporte
Gaumet Florido (Foto TA)

GAUMET FLORIDO

Mentiría si dijera que soy aficionado a la lucha canaria, pero sí tengo conciencia de lo que significa, de que es bastante más que un deporte, que forma parte de la identidad de las islas como pueblo, que es un símbolo que entronca con tradiciones muy enraizadas, y que en torno a él se teje todo un universo social y cultural que lo convierte en un patrimonio intangible de todos los canarios.

 

Si no se invierte la tendencia, la lucha canaria se muere. Pasará a ser un deporte de museo. O de exhibición. Y morirá parte de nuestra identidad.

 

El otro día asistí a una luchada, a la final de la Copa Fundación Obra Social de La Caja de Canarias de Primera Categoría, y volví a palpar la nobleza de la brega. Luchadores que se sacuden la arena mutuamente, o que se limpian el sudor de la cara, literalmente, por más que lo que esté en disputa sea la agarrada final; un público, aunque muy apasionado, que no pasa ciertos límites (no había seguridad privada que velase por la integridad de los jugadores, aunque a más de uno se le iba un poco la lengua); un presidente de club que se remanga la camisa y alisa y encala la arena del terrero; unas entradas aptas para todos los bolsillos; y una deportividad sana, pese a las típicas triquiñuelas tácticas de los entrenadores.

 

Pero hubo un detalle en el que cayeron todos aquellos con los que pude hablar aquel día. «Da gusto ver un terrero así», repetían. Estaba lleno. Y tristemente no es nada habitual. De ahí la urgente necesidad de que en Canarias se tome de una vez en serio a un deporte de tanto arraigo. No basta solo con dinero, que también, sino, como reclaman desde la propia federación regional, de una acción coordinada y mantenida en el tiempo que lleve la lucha a las escuelas y al escenario social de todos nuestros pueblos.

 

Hoy das una palmada y te sale un grupo folclórico, luego se puede hacer algo. Si no se invierte la tendencia, la lucha canaria se muere. Pasará a ser un deporte de museo. O de exhibición. Y morirá parte de nuestra identidad.

 

Gaumet Florido es periodista y redactor de Canarias7 en Telde. Artículo publicado en ese periódico.

 

Enviar Comentario

X