03/11/2017 - 16:13

Oído cocina

TA ofrece una reflexión de Francisco González, director de una empresa distribuidora de alimentación y miembro del Consejo Político de CC en Telde

Oído cocina
Francisco González Vizcaíno (Foto TA)

FRANCISCO GONZÁLEZ 

Habitualmente vemos como la política y los instrumentos del cambio, los partidos políticos, destinan su trabajo a cuestiones diversas como el desarrollo social, económico, cultural, deportivo, entre muchos otros aspectos.

 

Si que es difícil hablar de algo tan, a simple vista, diferenciado como la gastronomía y la política pero es tan fácil como relacionar esta actividad con el desarrollo local de muchos negocios que como en varios municipios de Canarias, en Telde tiene una presencia importante. No cabe duda que la nueva cocina ya esta aquí invadiendo los estímulos alimenticios de esos fervientes clientes ansiosos a nuevas experiencias gastronómicas. Cliente que no sólo son teldenses, sino visitantes y turistas que ven en Telde una alternativa gastronómica de calidad.

 

Desde mi perspectiva como conocedor de este ámbito, cansa ver esas guerras abiertas entre cocineros tradicionales y chef ejecutivos, que a pesar de amar la cocina de la misma manera, unos manejando el “chup-chup casero” y otros la originalidad junto a la creatividad, ambos no comparten sus ideales. Sin duda un sector este del que les hablo, el de los expertos en cocina, que con el paso del tiempo ha conciliado en la ciudad un sector de calidad y de desarrollo económico que debemos cuidar.

 

No tiremos por la borda ninguno de los dos concepto. ¿Se come mejor en un restaurante de cinco tenedores que en uno de menú?. Yo creo que no, pero para gustos, sabores. Comer bien no esta ligado a una buena presentación, sino a una buena elección, sabiendo seleccionar el producto que mejor encaja en su receta, sin mirar los costos de sus platos, ya que al final la calidad se paga y encima se repite con gusto.

 

Telde debe seguir en la senda de ser un referente dentro de la cocina canaria, basada en una gastronomía selecta. Contamos en esta ciudad con algunos de los mejores vinos, quesos galardonados de máxima calidad, mieles exclusivas que quitan el hipo o naranjas que saben a “naranjas de verdad” y que han dado nombre a múltiples ferias de esta ciudad con una promoción estupenda fuera de sus lindes, juntos a un sinfín de exquisiteces con un sello de calidad que solo nacen aquí y que me cuesta ver aún en muchos de los recetarios municipales.

 

Valoramos más la entrada de la papa de Inglaterra por 0,60 céntimos kilo, rechazando la nuestra por ser algo más elevada de precio. Nos frotamos los ojos con quesos semiduros de Castilla León por sus precios más bajos acordes a una calidad cuestionable, cuando en Telde se elaboran excelentes quesos que quitan el sentido o bien, suspiramos por un buen salmón o una “merluza pincho”, cuando desde nuestra costa teldense sacamos el mejor pescado fresco, bien bautizado como “el caviar marino”. Ejemplo de ello, los múltiples restaurantes que engalanan nuestro paseo marítimo y que tienen su reconocimiento en toda Gran Canaria.

 

De postre, que mejor que un buen sorbete de naranja y fresas de la Montaña de Las Palmas a caballo entre Telde y Valsequillo de Gran Canaria, recolectadas por nuestros jornaleros. Una espuma de papa canaria y miel de Telde con unos huevos escalfados de nuestros corrales surtidos en muchos lugares de nuestro municipio pueden encajar en “nuestra carta” presumiendo del producto de cercanía, calidad y de nuestros autóctonos. Nuestro mercado local es rico y merece un respecto desde aquellos que vivimos la cocina como el “arte de crear”.

 

Mi bar de pueblo, mi restaurante de costa o mi tienda de barrio son mis grandes argumentos para degustar nuestra rica, variada y nunca despreciable gastronomía. Sin duda, les animo a visualizar estos argumentos con ese pizco de bizcocho y un trozo de queso, bien rebajado con el brusco rojizo de nuestro vino de barrica tallada a mano. Seguro que comprenderán lo que les explico. ¿Más basas necesitamos para un éxito seguro?

 

Deseo ser fiel a mis costumbres y valoro fervientemente la cocina tradicional con toques modernistas. Valoro una creatividad plasmada en plato con unos toques aromáticos a ama de casa. Pero sin duda, defiendo seguro al igual que ustedes, que mi tierra teldense, nuestra “casa del sureste grancanario”, no tiene que envidiar a nadie su rica materia prima para crear sin mesura, una cocina de calidad que haga de esta ciudad, una cuna del buen comer que permita el desarrollo local de nuestros sectores económicos.

 

¡Buen provecho!

 

Francisco González Vizcaíno es director regional de una empresa distribuidora de alimentación y miembro del Consejo Político de Coalición Canaria en Telde.

 

Comentarios

  • Idaira
    05/11/2017 - 14:16

    Totalmente de acuerdo. Pagar un poco más y saber que se come con calidad es lo primordial y si son productos de nuestra tierra mucho mejor.

    0
    0
  • Teldense
    03/11/2017 - 23:57

    Muy buen artículo! La verdad que tiene usted toda la razón!!

    0
    0

Enviar Comentario

X