30/06/2017 - 17:43

Pedro Naranjo, un director que deja huella

El Consejo Escolar del IES Arencibia Gil le rindió este viernes un homenaje en su despedida como cabeza visible de su comunidad educativa durante 9 años

Pedro Naranjo, un director que deja huella
Pedro Naranjo, el cuarto por la izquierda, este viernes después del Consejo Escolar (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- El profesor Pedro Naranjo Jiménez presidió este viernes su último Consejo Escolar en el IES José Arencibia Gil, ya que después de 9 años continuados como director deja el cargo, en el que será relevado por la también docente Carmen León.

 

La despedida tuvo su momento emotivo. Una alumna leyó una carta, a modo de homenaje, en la que elogió el trabajo desarrollado por Naranjo como cabeza visible de la comunidad educativa de este histórico instituto teldense. “Has dejado una huella de manera silenciosa y generosa en nuestras vidas. Has dejado el listón muy alto, ocupándote y preocupándote por la labor educativa, por mejorar, por convertir el sistema educativo, a veces frío y distante, en un rostro humano y cercano”, testimonió la representante de los alumnos.

 

Pedro Naranjo es licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Gran Canaria. Durante tres años desempeñó el cargo de secretario y luego asumió la dirección del IES ubicado en San Juan, barrio del que es vecino.

 

A Pedro Naranjo

Profesores/as, padres, alumnado, excelentísimo claustro, buenos días.

 

Estimado Pedro: Esto más que un protocolo de despedida pretende ser un agradecimiento, una demostración de respeto, de admiración, un mensaje de cariño y de bienvenida a una nueva etapa fuera de responsabilidades vinculadas a cargos.

 

Estas palabras resultan complicadas ya que suenan a tristeza, pero a la vez nos llena de orgullo ser nosotros los que podamos homenajearte. Homenajearte a ti, Pedro, homenajear a un hombre que además de haber enriquecido y hecho crecer a esta institución con su sabiduría, experiencia y cariño ha conquistado el corazón de cuantos hemos tenido la suerte de tropezarnos en tu camino en cualquier ámbito.

 

Todo inicio tiene un final y todo saludo tiene un adiós (dicen), pero en el día de hoy nos corresponde decirte, “gracias”. Gracias por haber afrontado el gran reto de estar al frente y capitanear este barco aun en los momentos de tormenta y marejada. Sin duda, has hecho historia. Una historia que comenzó hace 13 años de secretario y que has sabido navegar y llevar a buen puerto culminando con 9 años en la dirección. Pedro, nos hemos enganchado a tu historia y queremos que sigas navegando.

 

Cada profesión aporta sus propios aprendizajes y las experiencias vividas en ella nos sensibilizan y endurecen a la vez. Ahora se presenta una nueva etapa que viene enmarcada por el trabajo dentro de las aulas, las cuales nunca has abandonado y por el desarrollo de tantos proyectos que solo una mente inquieta y sabia como la tuya es capaz de idear. Es tiempo para ti, para tu satisfacción personal. Satisfacción que también es la nuestra, ya que dada tu cualidad innata de generosidad y apertura hacia los demás, no dudamos en que seguirás haciéndonos partícipes de todas tus enseñanzas y pasión por el conocimiento.

 

Con esta realidad, deseamos que te haya quedado una profunda significación del centro en tu propia historia, así como las huellas que la docencia y el ejercicio de la dirección van dejando en tu recuerdo, en tu memoria casi instintiva. No olvides que involucrarse entrañablemente en todo lo que se hace como tú nos has enseñado, convierte lo complejo en cotidiano. Cotidianidad que también supone el encuentro con los estudiantes, que de una u otra forma, también se comprometen emocionalmente con los espacios y procesos de enseñanza-aprendizaje propuestos. De ahí, que cuando tú entras al centro y te relacionas con cada sector de la comunidad educativa, se produce un ambiente único, lúcido y productivo, lo que hace que esas vivencias perduren como una marca indeleble en el recuerdo de todos los que participaron en el mismo. Parte central de la docencia es encontrar la palabra justa que nombre, motive y comunique a la vez, lo que requiere de estudio, de reflexión, de tiempo, de maduración, de alumnado, profesorado y padres que año tras año pueblan el centro.

 

Compañero, amigo, son muchas las anécdotas compartidas que con el paso del tiempo has calado en nuestras vidas. Por tu compromiso, por tu espíritu entusiasta, de lucha y entrega y sobretodo, por ser una gran persona, eres admirable. En estos años nos has demostrado que con sencillez y desde el trabajo duro y bien hecho, se hace menos ruido pero también se llega más lejos.

 

Pedro, has dejado huella de manera silenciosa y generosa en nuestras vidas. Has dejado el listón muy alto, ocupándote y preocupándote por la labor educativa, por mejorar, por convertir el sistema educativo, a veces frío y distante, en un rostro humano y cercano. Con tu trabajo siempre has tratado de convertir una institución jerarquizada en un equipo donde toda la comunidad educativa, profesorado, alumnado, y familias, se involucran y mueven al unísono para avanzar, caminar, mejorar…

 

El objetivo es, no solo contar las numerosas vicisitudes ocurridas, la multiplicidad de temas abordados o los conflictos que se frenan, sino más bien, contribuir, desde otro prisma, a la creación de un pensamiento profesional aportando el valor de este trabajo y que sirva para enriquecer el acervo de este colectivo tan desconocido.

 

Así eres tú, un profesional en mayúsculas, se puede decir que fuiste cocinero antes que fraile, conociendo cada escalón, porque siempre te gustó lo correcto y justo desde la cercanía. Tras de ti tienes una dilatada vida profesional en la docencia y en cargos directivos que podemos calificar de brillante.

 

Siempre te han definido tu eficacia y tu escrupuloso cumplimiento profesional desde la seriedad y el saber estar en cada momento, todo ello sin abandonar el trato cordial, afectuoso y cercano. Es este rasgo de carácter una rara ecuación que se tiene o no se tiene, y tú la has poseído con una entrañable humanidad.

 

Más que una protocolaria expresión de despedida, estas palabras quieren ser todo lo contrario. Quieren ser una muestra de acogida y de sincero reconocimiento hacia una labor extensamente realizada. Por ello, estos representantes de padres y alumnado hemos querido realizar este merecido homenaje por todos tus años de dedicación y entrega a la enseñanza, a la educación, al crecimiento de la sociedad.

 

No te tenemos que desear suerte, pues las personas que tienen la capacidad de trabajo de la que tú haces gala la tienen asegurada. La suerte nos la deseamos a nosotros mismos para que nos corresponda una persona tan implicada en la vida de los Centros como tú lo has estado en el ejercicio de la dirección. Sólo nos resta, querido compañero, desearte lo mejor en tu nueva etapa y hacerte llegar nuestro cariñoso abrazo.

 

“Las palabras son tan livianas como el viento, pero tienen un poder tan grande como el universo, que con una palabra se puede vivir y por una palabra se puede morir”.

 

Comentarios

  • Alfredo J. Falcón
    02/07/2017 - 11:10

    No cabe sino suscribir todo lo que aquí afirman de ti. Por mi parte, sabes que estuve en el Arencibia Gil y me tomé mi tiempo para reconducir mi vida. No faltó tu buen criterio para ayudar y aconsejar: fuiste decisivo por más que te parezca una minucia. Te envío un fuerte abrazo desde Granada, siempre añorando volver a nuestro Telde. Ánimo en tu andadura porque cambias vidas a mejor cada día.

    23
    1
  • MARÍA JESUS ALEMAN RAMÍREZ
    01/07/2017 - 15:50

    Pedro quiero decirte en la vida lo que prevalece son las personas y tú eres un gran profesiona compañero y como no UNA GRAN PERSONA. Saludos Sus Alemán.

    24
    0
  • Olga Mª Rivero Santa
    01/07/2017 - 14:58

    ¡Muchas felicidades, Pedro! Has dado mucho, y seguro que seguirán dándolo. Un abrazo muy grande.

    20
    0
  • MELIN.
    01/07/2017 - 14:48

    Hola Pedro. Te recordarê con muchísimo cariño, desde que íbamos a dar catecismo a la majadilla. Éramos catequistas de la Iglesia de San Juan. Y nos acompañaba aquel militar llamado Pepe. Nos reíamos a más no poder. Y lo pasamos aparte de enseñar, genial. Seguro que lo recordarás a parte del tiempo pasado. Por entonces eras tu, estudiante. Un gran abrazo Pedro.y feliz andadura. Ya es hora de decirte, que soy MELIN.

    19
    0
  • Auxi
    01/07/2017 - 09:40

    Después de tantos años al pie del cañón, TE MERECÍAS un respiro. Tú entusiasmo, creatividad y predisposición a trabajar han hecho de ti un gran y magnífico profesional. Somos muchos los docentes, padres, amigos y alumnos que sabemos que lograrás tu objetivo, simplemente porque eres el mejor.¡¡¡¡¡¡ MUCHA SUERTE, PEDRO!!!!! Auxi Monzón.

    101
    0
  • El torito
    30/06/2017 - 20:07

    GRAN DIRECTOR Y MEJOR PERSONA . GRANDE GRANDE GRANDE GRANDE Y GRANDEEEEEEE

    39
    2
  • SUSI Arencibia
    30/06/2017 - 19:16

    Felicidades compañero eres especial siempre te lo he dicho eres grande besos

    139
    6

Enviar Comentario