17/04/2008 - 12:03

El Ayuntamiento quiere regular el mercadillo de Jinámar y los vendedores alertan de que desaparecerá el 70% de los puestos

El grupo de vendedores ambulantes considera que no están en disposición de pagar los impuestos fiscales por licencia y seguro autónomo, como establece una de las nuevas reglas

El Ayuntamiento quiere regular el mercadillo de Jinámar y los vendedores alertan de que desaparecerá el 70% de los puestos
Imagen de archivo del mercadillo dominical de Jinámar (Foto Juan Antonio Suárez)
Alrededor de 70 puesteros del mercadillo de Jinámar se reunió el pasado lunes en el Casino de San Juan para analizar las normas que el Ayuntamiento ha elaborado, aún en forma de borrador, con la finalidad de regular el  funcionamiento de los puestos. Aunque sin oponerse a nuevas reglas, el presidente de la asociación de mercadilleros Nuestra Señora de la Concepción, Esteban Betancor, señala que si se cumpliera el contenido del actual borrador desaparecería el 70% de los puestos.

El grupo de vendedores ambulantes considera que no están en disposición de pagar los impuestos fiscales por licencia y seguro autónomo, como establece una de las nuevas reglas. Entre otras razones porque la mayoría de los puesteros  únicamente acuden a este mercadillo los domingos por la mañana y no recorren otros lugares de venta el resto de la semana. En la actualidad pagan la cuota de 12 euros al mes al Ayuntamiento.

Además, Betancor argumenta que la mayoría de los  vendedores no tienen medios económicos y conciben  el mercadillo como un complemento a sus pensiones  y pequeñas pagas. En este aspecto Betancor reclamará «sensibilidad» al Consistorio. También la asociación presentará alternativas «viables» ante la prohibición, incluida en el borrador de la normativa, de vender aves y animales domésticos, así como queso, sin especificar de  qué tipo, y dulces de riesgo, como los que contienen nata, por peligro de intoxicación.

Según Betancor, esta medida repercutirá negativamente en las pajarerías tradicionales del municipio, así como en la producción ganadera.  Por otra parte considera necesario introducir en  la regulación al conjunto de restaurantes, cafeterías y bares de la zona.

Respeto a los veteranos. Betancor hace hincapié en el hecho de que aunque las nuevas normas determinan que se debe tener un puesto por licencia «hay que respetar a los puesteros que tienen más espacio y ocupan hasta tres puestos, porque se lo han ganado con mucho esfuerzo y
tiempo». Precisamente, añade Betancor, gracias al empeño y la dedicación de las personas que se han mantenido en el mercadillo se ha logrado uno de los lugares con mayor tránsito que recibe cada domingo entre 7.000 y 8.000 visitantes.

Con más de 20 años de trayectoria, en la actualidad hay muchas solicitudes acumuladas para formar parte del mercado, según José Luis Pérez, concejal de Mercados. Después de valorar las alternativas de los mercadilleros, que  representan a los 340 puestos, Pérez llevará a pleno en dos meses, como máximo, la nueva normativa con el objetivo de acabar con la falta de regulación y «equiparse en este aspecto a mercados como el de Teror».
 
X