10/01/2018 - 08:43

Belén Rodríguez, un ejemplo del trabajo en la sombra en el Preconte

Es la secretaria del club teldense

Belén Rodríguez, un ejemplo del trabajo en la sombra en el Preconte
Belén Rodríguez (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Cuentan que Dionisio Ávila, presidente del histórico Sumarsa, comentó que la grandeza de un club se mide por el número de gente que trabaja en la sombra.

 

De ser así, el Preconte Telde es algo más que un grande. José Manuel Gutiérrez Galindo siempre ha sido consciente de ello y sin su gente en la sombra el club hoy no sería el referente del Fútbol Sala femenino que es a nivel nacional. Belén Rodríguez, su secretaria, es una de esas personas que no le gusta aparecer en público pero que sin ella nada sería igual.

 

Su relación con esta modalidad comenzó de corto, defendiendo los colores del desaparecido Santidad. Tiempo después dio el salto al Aguas de Teror antes de la fusión de los dos clubes de la villa mariana y fue testigo directo de esa unión.

 

“Muchas de mis grandes amigas son de esa época y no siempre eran mis compañeras. Era un Fútbol Sala distinto al que se practica ahora y la rivalidad era mucho mayor. Son recuerdos que me llevaron a engancharme a este deporte” comentaba Belén de su etapa sobre el cemento ya que el parquet estaba reservado a unos pocos privilegiados.

 

Con veinticinco años, y aun jugando, todo cambió. Con Carolina Morales, su socia como se llaman cariñosamente, presentó un proyecto a la directiva del Preconte Telde de gestión deportiva y organizativa del club. La entidad teldense no atravesaba un buen momento a nivel interno y José Manuel Gutiérrez Galindo, que era consciente de lo que ocurría, necesitaba revertir la situación.

 

“Aquello parecía un casting con gente preparada y explicando el funcionamiento casi como empresas privadas en donde prevalecía los beneficios y éxitos deportivos ante todo. Nosotras nos presentamos con un proyecto en donde los valores humanos y formativos primaban sobre lo demás, con la transparencia económica cimentándolo todo” Decía Belén sobre sus primeros contactos con la entidad teldense. Finalmente la directiva se decantó por su proyecto que se asemejaban bastante a los ideales que el empresario teldense ha tratado de inculcar en sus empresas.

 

Era el año 2005. Se encontraron llevando un club con conocimientos limitados pero con mucha ilusión y ganas de hacer valer las metas colectivas antes que sus intereses personales. “Al principio me asusté. Pero Carola y yo decidimos que tendríamos que estar a la altura de lo que era el Preconte y ser dos más empujando el carro. Aprendimos de todo, e incluso cosas que no nos correspondían”.

 

Su primer año fue de locos. La temporada en su recta final, jugadoras consagradas y en la selección española, mezcladas con un cuerpo técnico preparado y una directiva que cogía el testigo de otras personas que no habían estado a la altura. Todo ello con muchos choques. “Nos vimos apagando fuegos que no sabíamos ni porque se producían. Excesos de egos y envidias que no conducían a nada. Afortunadamente no estábamos solas. La directiva tenia las ideas claras y quería llevarlas a buen puerto.

 

Apoyó a todos los que estábamos en el trabajo diario” Afirmaba la ya secretaria del club. El desenlace deportivo fue sobresaliente: Campeón de Copa en la máxima categoría en febrero de 2006. Lo que sirvió para asentar definitivamente la estructura interna y que su proyecto deportivo y de formación siguiera adelante. El tiempo les ha dado la razón.

 

Cuestionada sobre sus mejores y peores momentos dentro de la entidad Belén lo tenía claro. “La faceta deportiva es de la que siempre te acuerdas. Pero ni los títulos, ni los ascensos, ni los descensos o quedarnos a las puertas en los play off te dejan huella, ni te marcan tanto como el día a día. Yo me quedo con las relaciones personales, con los problemas que los haces tuyos y te los llevas a casa, con las alegrías ajenas que las sientes más cercanas que las propias… Por motivos laborales, mis primeros años fueron en este sentido muy intensos. Desafortunadamente, mi trabajo ya no deja tanto tiempo y lo catalogo como momentos menos buenos, que no peores. Sobre todos, echo de menos el estar en los entrenamientos de toda la cadena”.

 

Con algunos años más que cuando empezó en el Preconte, Belén Rodríguez compagina su proyecto laboral en la inmobiliaria Arubelcas & Medicurbe, de la cual es propietaria. Dos propósitos que más que trabajos son aficiones y que como ella misma dice le hacen sentir viva y “con ganas de seguir cumpliendo metas en los dos”.

 

Enviar Comentario

X