08/12/2015 - 19:53

'Milagro' en la procesión y 'pinchazo' de Mariscal

Una persona sin representación institucional se cuela en el grupo de autoridades en el desfile religioso de Jinámar

'Milagro' en la procesión y 'pinchazo' de Mariscal
Milagros Gil, en segunda fila del grupo de autoridades, entre los ediles Diego Ojeda y Marta Hernández (Foto TA)

Sabido es que en las fiestas de Jinámar no funciona el protocolo. En la iglesia de la Concepción no se reserva sitio alguno para las autoridades y en la procesión cada uno va detrás de la Virgen como y donde quiera. Pero hoy resultó como mínimo llamativo que en el grupo de políticos que iba detrás del trono, integrado por la alcaldesa y ediles de su equipo de Gobierno y de la oposición, se colara alguien que no tiene cargo institucional y que tampoco mantiene vinculación alguna con el ente organizador de las fiestas.

 

Se situó en segunda fila, detrás de la línea que encabezaba la primera regidora local y por delante de la tercera en la que se colocaron los ediles de la oposición y el presidente del Patronato de Fiestas de la Caña Dulce y la Concepción, Anatael Santana.

 

Allí, Milagros Gil, vecina de Jinámar que llegó a liderar la lista de un grupo denominado Tagoror Pensionista al Parlamento de Canarias, despuntaba por su estatura corporal de 1,90 metros, orgullosa ella de estar entre la clase política de Telde. Gil, ya llamó la atención a la salida del trono del templo, con su "voz huracanada" en una breve conversación que mantuvo con varios ediles y también con la alcaldesa.

 

Curioso resultó también lo que ocurrió en la pequeña carpa emplazada en la feria de ganado. La concejala de Desarrollo Local, la socialista Soledad Hernández, es colaboradora del Patronato de Fiestas y desde primera hora de la mañana se asentó en el lugar para seguir de cerca el devenir de la muestra de animales y preparar el reparto de premios.

 

Por la zona deambulaban varios candidatos del PP, entre ellos el que fuera diputado nacional Guillermo Mariscal, acompañado de la exsenadora Meluca Suárez y la exconcejala teldense María Inmaculada González Calderín. Repartían votos y sonrisas. Y hete aquí que Mariscal se acerca a Hernández a entregarle la papeleta del PP y venderle los éxitos de la gestión de su partido.

 

No conocía la militancia socialista ni el cargo de la vecina de Jinámar hasta que Calderín le advirtió que no perdiera el tiempo intentando convencerla haciéndole ver a su compañero de siglas que era "concejala del PSOE". Con Hernández, Mariscal pinchó en hueso, pero al apuesto candidato del PP tampoco le preocupó mucho. Cosas de la política.

 

Enviar Comentario

X