Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

lunes, 01 de septiembre de 2014Última actualización: 12:09Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636Año 9 nº 3484Establecer como Página de inicio
PORTADA > HEMEROTECA
OPINIÓN -22/04/2013 - Actualizada a las 11:13
Colaboración
Políticos consagrados, y también postulantes, voy a hacer un colaje…
José Juan Sosa

Así es, políticos consagrados y postulantes. En un lienzo grande voy a hacer un colaje con sietes estrellas, una gaviota, un capullo y una pintadera y lo colgaré alto,  muy alto, para que todos lo vean. Para que lo miren todas las acémilas, perdón -en qué estaría yo pensando- quise decir para que lo observen todos los adeptos, de cerebros secos y cuarteados por  el calor de ideologías trasnochadas, que, cual adoradores de dioses menores nacidos del  fiemo del oportunismo, se apresuran a rendirles a ustedes irracionales e incondicionales pleitesías.
 
Con mi colaje, políticos consagrados y también postulantes, podrá una  trulla de adeptos decadente y anodina entusiasmarse viendo como  en el cielo la gaviota coquetea con las siete estrellas. Un poquito más abajo el capullo le hace un guiño a la pintadera.  Y, al  llegar la noche, mientras que la gaviota somnolienta  sueña con un matrimonio deseado, pero imposible, con el capullo, éste mira de reojos a las estrellas que  iluminan  la pintadera con el rutilante fulgor que desprenden los ojos  de las doncellas enamoradas.
 
Pero, por ahora, los elementos que componen mi colaje sólo se observan entre ellos y, como mucho, se atreven a ejercitarse en un leve coqueto. Porque, políticos consagrados y postulantes,  las sietes estrellas, la gaviota, el capullo y la pintadera de mi colaje  son como virus  latentes y letales, que esperan en el interior del organismo a que se produzcan las condiciones adecuadas para eclosionar y atacar.
 
Claro que el “ser vivo” con el que sueñan los elementos del colaje no es otro que una poltrona. Y para ello esperan pacientes, deambulando  por la superficie del lienzo con aparente inocuidad, a que se produzca la situación propicia para su asalto o para mantenerse en ella.
 
Ellos –las estrellas, la gaviota, el capullo y la pintadera- esperan a los resultados de los próximos escrutinios  electorales para,  y dependiendo de los mismos, preparar el asalto al cargo. Según el desenlace del recuento, asaltaran la poltrona bien en solitario o, creando mutaciones perversas producidas en  seres engendrados por matrimonios de conveniencia,  pactando acuerdos  entre ellos  al margen de los interese de la trulla que mira absorta el colaje.
 
Pero, políticos consagrados y postulantes,  las acémilas, perdón – me volví a despistar- quise decir  los adeptos de cada uno de los elementos que forman  el colaje,  y que tienen sus cerebros secos y cuarteados por  el calor de paradigmas caducos, andan enjalmados con la ignorancia y el fanatismo irracional, por lo que de tanto mirar al fiemo donde nacieron sus dioses menores no se han percatado de que,  con el paso del tiempo, el Sol ha desgastado los colores de los elementos de la composición, además, la lluvia los ha convertido en una superficie amorfa donde, todos mezclados, componen ahora una única  grotesca e irreconocible figura.
 
Pero tengan en cuenta políticos consagrados y postulantes que la mayoría indignada y silenciosa, que por silenciosa no deja de ser mayoría, sí se ha dado cuenta de que las siete estrellas, la gaviota, el capullo y la pintadera han dejado de  existir en mi colaje, y en el realizado por la mayoría de los ciudadanos de este país que ya están hartos de que sus votos sean utilizados como moneda de cambio con la que ustedes trapichean a sus antojos, bien para mantener sus culos calientes y apoltronados al poder,   o para darles un mordisco   en las nalgas flácidas de los que en ese momento  ostentan  un poder otorgado por un sistema decadente y esclavizador de las clases más humildes.
 
José Juan Sosa Rodríguez es vecino de San Juan.
Comentarios de este artículo
Enviado el 26/04/2013 a las 07:30
Me supongo que la 7 estrellas es NC, La gaviota el PP, el capullo el PSOE y la pintadera Ciuca. Buen colaje. Se te ovidó el sidol MxT.
Comentario enviado por Artesano
Enviar comentario de este artículo
1.200 caracteres
Use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Nos reservamos el derecho a eliminar o modificar los mensajes que no se ajusten al tema. Su dirección de correo no será publicada.
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de teldeactualidad.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia. Por favor, céntrese en el asunto de debate.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Max: 40 caracteres
A la vista de recientes sentencias, TELDEACTUALIDAD no dará cabida o modificará los comentarios alusivos a personas concretas (representantes públicos o no) con expresiones que persigan su menosprecio o descrédito o que constituyan intromisiones ilegítimas en su derecho al honor y dignidad. La descalificación en el ámbito profesional o personal no puede tener amparo en el derecho a la libertad de expresión, por lo que emplazamos a nuestros lectores a evitar expresiones y frases insultantes, lesivas e injuriosas, cuyo contenido exceda a todas luces de la crítica política.
Publicidad
Tribuna Libre
Ruidos insoportables e ilegales en las fiestas de Telde
Las Palmas en Bici
Pobre playa de Martiánez
Nueva injusticia de la Consejería de Sanidad
Reflexiones después de una asamblea