Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

jueves, 23 de octubre de 2014Última actualización: 12:33Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636Año 9 nº 3536Establecer como Página de inicio
PORTADA > HEMEROTECA
OPINIÓN -03/03/2013 - Actualizada a las 08:55
Colaboración
Las tres fases del desarrollo turístico
José María Barrientos

El negocio turístico se genera en primera instancia por la puesta en explotación profesional de las visitas reiteradas de viajeros a un lugar que posee una determinada riqueza natural: naturaleza y playa, ruinas históricas y arte, grandes ciudades u otras riquezas, y la implantación como consecuencia de este fenómeno, de una planta alojativa que va aumentando de forma veloz y a veces incontrolada, en base al incremento de visitantes y también en virtud de la voracidad de los operadores, constructores e inversores.
  
La segunda fase consiste en la configuración de un resorte turístico que se va poco a poco consolidando y creciendo en base a la construcción de las correspondientes infraestructuras de carácter público y privado, para dar los necesarios servicios a los visitantes o turistas instalados en la planta alojativa que en un principio se construyó, y que en esta segunda etapa sigue creciendo y dando respuesta a una demanda de plazas por los agentes del mercado, es decir de los turoperadores, agentes de viaje y clientes directos conocedores del destino
.
Una vez que se consigue un desarrollo del resort hasta unos niveles de capacidad alojativa adecuada, es decir una masa crítica que permite una economía de escala suficiente para generar un negocio próspero y dinámico que logra conseguir altas cotas de bienestar económico y social, se puede decir que el destino ha conseguido situarse en el segundo peldaño o “fase desarrollista”.
 
A partir de este punto es cuando cualquier destino con la suficiente entidad, debe plantearse superar su estatus en el segundo peldaño para pasar al tercero, al que podríamos llamar la “fase de la excelencia”.
 
Como consecuencia del estatus socioeconómico conseguido en el segundo peldaño del desarrollo industrial de cualquier destino turístico, los costes de producción de los servicios requeridos tanto alojativos como de otro tipo, transporte, ocio, servicios de todo tipo, se incrementan y resulta difícil competir en un mercado repleto de destinos emergentes alternativos, sobre todo en el llamado mercado de sol y playa.
 
Es en este estado de maduración del producto turístico en el que hay que establecer los criterios adecuados de planificación estratégica para que el destino pase a ocupar un puesto en el codiciado y exclusivo grupo de los “destinos excelentes” ya que de lo contrario y debido a la dificultar de competir a precios razonables, lo normal es que comience el periodo de maduración obsolescencia y deterioro del destino, con las consecuencias que todos conocemos, por los antecedentes en el mercado turístico español de destinos que han sido incapaces de conseguir traspasar la “barrera de la mediocridad”.
 
Los destinos que quieren llegar al estatus de la “excelencia turística”, tienen que tener sobre todo las ideas clarísimas en materia de planificación estratégica, saber lo que quieren en lo relativo a su marketing mix, en base a los resultados que persiguen tanto a nivel privado, como social y público.
 
Lo principal es el diseño de las mejoras de producto que se quieren implementar, en materia de las seguridades y garantías de los clientes, en los servicios, en la oferta alojativa y de ocio y en todos aquellos atributos que doten al producto del nivel de calidad deseado y planificado.
 
Si se consigue diseñar e implementar una buena estrategia de producto, todos los demás factores del mix de marketing serán más fáciles y productivos, ya que se genera un índice de fidelización creciente en el tiempo y con ello se consiguen unos niveles de demanda del producto más competitivos.
 
La consecución de la llamada “excelencia turística” merece un capítulo aparte que prometo acometer en fecha próxima.Gracias por leerme.
 
José María Barrientos es emprendedor y político.
Comentarios de este artículo
Enviado el 04/03/2013 a las 11:32
Le falto un apartado en el que poner "ejecutar ley de costas" o solo esta esta ley para joder a los canarios y a los que nos vamos de acampada?
Comentario enviado por Golfos.
Enviado el 04/03/2013 a las 10:55
Queda muy lejos la época dorada del turismo en esta isla. Se construyó más en base a la cantidad que a la calidad y ahora se trata de llenar tanta plaza alojativa de muy baja calidad, con lo que nos venga. Con el "todo incluído" impuesto por los turoperadores, el turista paga en origen hasta las cervezas que aquí se toma. Pero con tal de seguir manteniendo ese sector, que a nosotros poco nos da, estamos dispuestos a perder nuestra identidad e idiosincrasia para que gentes foráneas se forren a nuestra costa. ¡Eso sí ! ponemos el sector servicios : camareras, jardineros,... ¡ Venga ya !
Comentario enviado por Camarera de piso.
Enviar comentario de este artículo
1.200 caracteres
Use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Nos reservamos el derecho a eliminar o modificar los mensajes que no se ajusten al tema. Su dirección de correo no será publicada.
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de teldeactualidad.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia. Por favor, céntrese en el asunto de debate.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Max: 40 caracteres
A la vista de recientes sentencias, TELDEACTUALIDAD no dará cabida o modificará los comentarios alusivos a personas concretas (representantes públicos o no) con expresiones que persigan su menosprecio o descrédito o que constituyan intromisiones ilegítimas en su derecho al honor y dignidad. La descalificación en el ámbito profesional o personal no puede tener amparo en el derecho a la libertad de expresión, por lo que emplazamos a nuestros lectores a evitar expresiones y frases insultantes, lesivas e injuriosas, cuyo contenido exceda a todas luces de la crítica política.
Publicidad
Tribuna Libre
Ayuda para buscar a un desaparecido en Gran Canaria
Nuevo régimen sancionador ante las infracciones en el comercio
Que no se olvide a las Escuelas Infantiles
Gracias por las muestras de pesar
¿Quiénes se sentarán en las poltronas municipales en el sureste? (IV)