Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

sábado, 05 de septiembre de 2015Última actualización: 12:31Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636Año 11 nº 3853Establecer como Página de inicio
PORTADA > HEMEROTECA
OPINIÓN - 01/04/2012 - Actualizada a las 10:16
Colaboración
Agua pasada no mueve molinos
Luis Sanz Álvarez

Los españoles hemos visto pasar ante nuestras narices una huelga general aunque algunos hayan querido hacer su agosto me explico el otro día leyendo un periódico de tirada nacional de que en Sevilla fue detenida una persona por llevar en su coche el denominado "kit" del piquete informativo con motivo de la jornada de huelga general, dicho “kit” contenía además del bocadillo de tortilla y una coca cola, botes de silicona y de pintura, tornillos, clavos, petardo y una tarjeta con el teléfono del abogado del sindicato ¿ que les parece el tortillero?.
 
Hasta aquí la anécdota curiosa, otra mas absurda un piquete entrando en no se que tienda y cogido “in fraganti” llevándose lo ajeno. Bueno pero todo esto está dentro de la normalidad según algunos… ¿….?
 
Muchos no comprenden “todavía” las razones que han llevado al ejecutivo a hacer una reforma laboral “endemoniada” para algunos, y que ha dado lugar a la huelga pasada , como todo hay que saber interpretar las cosas, y no mirar solo en un solo sentido, ya se que ha sido imposible evitar esta movilización porque el haberla parado a buen seguro que hubiese contribuido a incrementar la pobreza de los españoles, siendo uno de los responsables en gran medida aquellos que antiguamente se llamaban sindicatos de correa vertical y que actualmente están proscritos gracias a dios véase los artículos 7 y 28 de la Constitución,¿ tenemos que volver otra vez a que sean pseudodirigidos por algunos partidos políticos?
 
No quiero entrar en porcentajes porque cada uno dice lo que les apetece lo que si es cierto que aparte de ese seguimiento que ha tenido que no voy a entrar en valoraciones como he dicho, esta huelga ha sido avocada al fracaso porque, no va a lograr sus objetivos, y la reforma laboral va a seguir manteniendo sus aspectos mas importantes .Por otro lado creo que algunos nos olvidamos que estamos en Europa y estamos en Europa para todo, para lo bueno y para lo malo es decir hay que responder los compromisos adoptados ante los socios de la Unión Europea y al programa de reformas exigidas por los mercados financieros con los que España está endeudada a nivel público y a nivel privado.
 
Yo creo que todos estamos de acuerdos que la huelga es un derecho constitucional pero ojo lo único aceptable desde el punto de vista democrático es que, con toda la información disponible, que es mucha, los trabajadores que hayan secundado la movilización lo hayan podido hacer sin ser represaliados y los que hayan optado por trabajar también sin ser atemorizados o agredidos.
 
Lo que mosquea es que al Presidente Rajoy se la monten a los dos meses y medio de tomar posesión, sin haber llegado siquiera a los cien famosos días es como guiñar un ojo a los dos lideres sindicales y en plan de amígueles preguntar “¿Qué?” había prisa ¿verdad?” Como dicen de boca en boca algunos.
 
Luis Sanz Álvarez es abogado y escritor.
Comentarios de este artículo
Enviado el 03/04/2012 a las 12:03
Esta bien, pero te dejas muchas cosas, por ejemplo,¿ hubieran montado la hueslga si solo le hubieran recortado a los trabajadores en general,y no a los sindicatos? lo dudo. ¿Como pueden montar la huelga señores que cobran al año mas o menos 200.000 eurillos de nada?
Comentario enviado por manolo sicilia
Por motivos técnicos el envío de comentarios está deshabilitado hasta mediados de SEPTIEMBRE.
Disculpen las molestias.
Publicidad
Tribuna Libre
ANC critica el afán de poder de NC
Guerra de Libia versus catástrofe humanitaria del Mediterráneo
Ayuda económica para el niño Miguel Valentín
Las líneas rojas en nuestras expresiones
Carmen Hernández, capitana de esperanzas