Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

jueves, 02 de octubre de 2014Última actualización: 22:04Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636Año 9 nº 3514Establecer como Página de inicio
PORTADA > HEMEROTECA
OPINIÓN -18/03/2012 - Actualizada a las 09:47
Colaboraci├│n
Libertad: Morir para no disfrutarla
Carlos Juma

 
El mundo aplaude las revueltas árabes como expresión de un anhelo legítimo de libertad y búsqueda de la democracia como modelo de gobierno. Entiendo que no es ésta la metodología adecuada para trasladar modelos. Nadie nace demócrata “detodalavida”. El desarrollo personal, en el entorno familiar y social adecuados, hará madurar una semilla política bien plantada y regada.
 
La sociedad árabe cruje desde hace un par de años atizado por una juventud harta de paro, de nulas expectativas de futuro, de falta de libertad. Los medios de comunicación e internet, especialmente, han hecho posible que abran los ojos ante el espectáculo de las democracias occidentales, el estilo de vida, y el laicismo, entre otras características.
 
De manera premeditada, y sin posibilidad de escapar de esta aseveración, la “inteligencia occidental” en connivencia con estamentos árabes, han puesto en manos jóvenes, revueltas que han hundido modelos de sociedades en lagos de sangre.
 
Las revoluciones parecen ser buenas para todos cuando quienes ponen la sangre son los demás, aunque en Oriente Medio haya quienes ven con grave recelo el avance de los principios democráticos incrustándose en aquellas sociedades. Hablo claramente de Israel, que no puede ocultar que le interesa un Egipto gobernado por sátrapas o una Jordania a los pies de un rey, entre otros, en este tablero de ajedrez.
 
Y nuestra sociedad occidental, que sabe perfectamente como está trenzada su homónima árabe y que, a sabiendas, calienta motores contra dictadores y reyezuelos con los que no tuvo el más mínimo pudor en besarles la cara, alienta, alimenta y provee todo tipo de armas, -¡los negocios son negocios!-, a los hambrientos y sedientos de Justicia que, al grito de ¡Libertad!, mueren sin poder disfrutarla.
¿Cómo se puede creer que no media una manifiesta voluntad maliciosa en la dirección de los instigadores ocultando de manera perversa sus oscuros y espurios intereses?
 
Y como siempre que en este tablero se mueve una ficha aparece el sempiterno divisor común: Israel, que en palabras de un judío no sionista, hace exactamente lo mismo con los palestinos que los nazis con ellos (Dr. Hajo Meyer, 86 años, diez meses en el campo de concentración de Auschwitz, en declaraciones recientes en Escocia).
Con toda franqueza, hablar de la seguridad de Israel es un monumento al eufemismo pues sabido es el ejército y los medios de que dispone, su material nuclear,- pregúntele por los largos años de prisión del Sr.Vanunu-, y una sociedad que vive por y para la guerra: Para eso fue nacida con violencia y sólo mediante la violencia se mantiene. Todos los intentos de alcanzar la Paz están llamados a fracasar si no media la Justicia.
 
Naturalmente es el pueblo árabe palestino el que me preocupa, su seguridad y la absoluta falta de proyección en el presente inmediato y futuro. Pero no sólo es este pueblo, al que como máxima difamatoria, siendo víctima se le culpabiliza, sino que oteando la actualidad ensangrentada de Siria, no puede uno más que entristecerse gravemente ante el espectáculo de las carnicerías despiadadas especialmente en Homs. Ya se había masacrado a los sirios hace treinta años y su autor no fue otro que el padre de este esperpéntico homúnculo despiadado, diz que presidente.
 
Se entremezclan ideologías, dictadores, seudosocialistas baazistas, escisiones religiosas del Islam, alauitas,- minoritarios en el poder-, sunníes, chiíes, la propia estructura social en clanes, familias,- véase los titulares del poder del Golfo arábigo/pérsico-, una y otra vez, en todas y cada una de las naciones árabes.
Hasta el pueblo palestino que practicó elecciones democráticas absolutamente limpias, se ve gobernado por dos segmentos antagónicos pues si bien, Al Fatah busca un estado laico y democrático, Al Hamás que ganó limpiamente las elecciones focaliza su ideario en un estado islámico. Vamos, justo lo contrario de los sionistas: Israel un estado por y para los judíos vs. Palestina, un estado por y para los musulmanes.
 
Vista así la situación, a sabiendas de que los muertos los ponen los árabes, alentando a una juventud a rebelarse contra la satrapía, -sin que se les advirtiera que los ejércitos y la policía que les custodiarían eran los mismo que estaban besando los pies de los dictadores-, alimentando rivalidades entre hermanos en la religión, ¿de qué primavera estamos hablando?
Esto es un frío y cruel invierno, si queremos seguir conversando de estaciones, pero no es otra que el mismísimo infierno en el que han colocado a los árabes, conscientes de que un solo pueblo, con una única religión y lengua comunes, una sociedad ligada a la ley coránica en la que se fundamentan desde hace siglos, hay que ahogarlos so pena de que afloren como contrapoder al actual imperio de Estados Unidos y su aliado inmisericorde en la zona, Israel.
 
Por y para la violencia. Así pues ¿qué tiene de extraño el inmenso placer que sustenta la agresividad del estado de Israel contra Irán, como ya hizo años atrás contra Siria o contra Irak? ¿Guerra preventiva? ¿Asesinamos para evitar muertes?
Olvidamos que la primera bomba atómica la lanzó el demócrata entre los demócratas: Estados Unidos. ¿Qué autoridad moral tiene el Sr. Obama o el Sr. Netanyahu para decidir quién debe poseer o no material nuclear?
¡Hay tantos mecanismos de control de armas nucleares como señores tiene la guerra!
 
Los hechos son los que son: Menahem Beguin jamás aceptó la partición de Palestina, no consentía como el mismo Ben Gurion que Palestina fuese dividida en dos estados, el objetivo era y es que toda Palestina sea Israel, principio fundamental del sionismo más abyecto. Y en eso están desde hace más de 65 años. No hablen de la Nakba árabe y les culpen de no aceptar la partición. Para los sionistas era y es inaceptable dar a los palestinos tierra para crear un estado árabe en Palestina. Dígase la verdad.
 
La parálisis a la que se ve uno abocado con la inmisericorde asimetría palestino isreaelí y con el espectáculo de miles de víctimas, de atrocidades cometidas por los propios asesinos sirios contra su noble pueblo, es inmensa, por el dolor que transmite y la impotencia de los miles de segundos perdidos en estúpidas conversaciones, vetos y demás.
También nos dimos besos con el oculista Bachar El Assad,- visita de los reyes de España y mandatarios políticos-, con Gadafi, con Saddam Hussein, con Mubarak, etc.
 
Vaya usted Sr. Obama a hablarnos de vetos rusos y chinos; simplemente toman el ejemplo del que hace gala usted cuando al que hay que condenar es a Israel por las masacres y violaciones sistemáticas cometidas contra los palestinos, un pueblo que ha ejercitado la democracia a la occidental pero cuyos resultados no convienen a la comunidad internacional.
Despistemos pues la atención no sea que haya gente que piense más de la cuenta y hagan una primavera contra quienes no han tenido el más mínimo pudor en preparar un verano de infierno para garantizar la flatulencia del gas y el hedor de la negra sangre de los barriles de petróleo.
 
Cada pueblo debe ser libre de marcar su propio devenir y ese es el mejor favor que puede hacer el mundo occidental; no se trata de clavar cruces vampirizando los recursos de los empobrecidos ni alentando revoluciones entre hermanos. ¿no sería mejor mostrar que hay otros caminos, otra manera de impartir justicia,-aunque habría que apartar unos huevos de la echadura-, y demostrarles que la ley del talión es la misma que se aplica en nuestra sociedad culta,- aunque su proporcionalidad esté en entredicho frecuentemente-?
 
¿Pretendemos dar lecciones sobre la mujer en el mundo islámico cuando en el mundo cristiano, occidental o laico, las madres de nuestros hijos caen asesinadas a manos de la llamada violencia de género y son constantemente humilladas y vejadas? No pretendo establecer odiosas comparaciones pero para apedrear habrá que estar limpio de mácula. Empiece usted primero.
 
A río revuelto ganancia de pescadores. Los mismos que hacen quebrar el sistema financiero son los llamados a salvarlos. Es más de lo mismo, una y otra vez, “dur bi dur” (rizar el rizo). Noble y viejo proverbio: “Divide y vencerás”.
 
Mi voz no llega más allá, pero en la medida que puedo, suplico que paren estas masacres, que dejen de calentar un visceral mundo oriental y pongan sus espurias intenciones a enfriar no sea que cada vez tengamos menos tiempo para crear un linaje nuevo en otro planeta.
 
Irak, Siria, Argelia, Egipto, Túnez, Yemen, Marruecos.....y Palestina, mi querida alter mater. Sigue siendo muy grave tener mucha razón dónde hay poca justicia.
 
Carlos Juma es médico neurólogo.
Enviar comentario de este artículo
1.200 caracteres
Use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Nos reservamos el derecho a eliminar o modificar los mensajes que no se ajusten al tema. Su dirección de correo no será publicada.
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de teldeactualidad.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia. Por favor, céntrese en el asunto de debate.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Max: 40 caracteres
A la vista de recientes sentencias, TELDEACTUALIDAD no dará cabida o modificará los comentarios alusivos a personas concretas (representantes públicos o no) con expresiones que persigan su menosprecio o descrédito o que constituyan intromisiones ilegítimas en su derecho al honor y dignidad. La descalificación en el ámbito profesional o personal no puede tener amparo en el derecho a la libertad de expresión, por lo que emplazamos a nuestros lectores a evitar expresiones y frases insultantes, lesivas e injuriosas, cuyo contenido exceda a todas luces de la crítica política.
Publicidad
Tribuna Libre
Gando, cinco a├▒os al margen de la ley
Agradecimiento a TELDEACTUALIDAD
La democracia no existe
Ingenio/Ag├╝imes: Mario Vega Artiles en el recuerdo
┬┐Esperan a una desgracia?