Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

jueves, 23 de octubre de 2014Última actualización: 08:51Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636Año 9 nº 3536Establecer como Página de inicio
PORTADA > HEMEROTECA
OPINIÓN -16/02/2012 - Actualizada a las 11:51
Colaboración
El último guión de los Cuadernos de la Ínsula Barataria
Victoriano Santana Sanjurjo

Casa de la Cultura de Telde, mal llamada Teatro Juan Ramón Jiménez desde el 2004, creo. 22.00 horas de cualquier miércoles ubicado entre el 9 de diciembre de 1999 y agosto de 2001 (o mayo de 2002, según se detalla en algunas crónicas que de este caso tratan). Última planta. Instalaciones de la emisora municipal Canal Telde. El edificio está a oscuras menos el espacio de un punto de luz que abarca la extensión de la puerta abierta del habitáculo radiofónico. Dos individuos, alquimistas emocionales, asumen el reto de representar a la humanidad en las dos dimensiones en las que se hallan: la terrenal del recinto municipal y la onírica de eso que llaman eternidad y que nosotros solo conocimos llamándola por su nombre, Ínsula Barataria…
[…]
Cuadernos... fue una publicación periódica canaria cuyo nombre completo era Cuadernos de la Ínsula Barataria. Revista independiente de artes, ciencias y pensamiento. Órgano de expresión escrita del programa radiofónico Ínsula Barataria que se emite en Canal Telde (FM 106.2), todos los miércoles, de 22.00 a 00.00 horas. Nació con una vocación divulgadora, como lo demuestran, entre otras circunstancias, la posesión de un ISSN, que era 1577-9262, y un Depósito Legal, el GC-73-2001, registros estos que aspiraban a ser una protección de los textos que contenía y de la edición que los representaba.
[…]
En el corto periodo de existencia de la revista (agosto, 2001-abril, 2002), se publicaron cuatro números, quedaron pendientes y cerrados dos y hubo una edición fantasma entre los números 1 y 2. Los dos primeros números fueron trimestrales, aunque hubo un intento para que fuesen mensuales; los dos últimos, bimensuales.
[…]
El tamaño de los ejemplares era de 148 x 210 mm y sus páginas variadas: el nº 1, tenía 28 páginas; el nº 2, 24 páginas; el nº 3, 24 páginas; y el nº 4, 20 páginas. Se constata un salto cualitativo entre los ejemplares de 2001 y los de 2002, más estéticos y densos en contenidos estos últimos. El primer número fue el único en el que apareció una dedicatoria. Esta se publicó en la misma cubierta del ejemplar y se dirigió a Farooksh Bulsara, por ser nuestro principal referente artístico para fijar las directrices del programa radiofónico, y Kiko Tarrasa, el director entonces de la emisora, el creador del nombre del programa y nuestro auténtico mecenas. A él le debemos la libertad de expresión y acción, que nos permitió decir y realizar cuanto consideramos oportuno sin más límites que los del debido respeto; y la protección, que nos libró de algunos contratiempos derivados del uso de esa libertad.
[…]
Los Cuadernos… nacieron gracias a la concatenación de varias circunstancias: por un lado, como una lógica consecuencia de la vocación científica de cuantos integraban la órbita de la Ínsula Barataria (consejo editor, colaboradores externos del programa…). Cuantos formamos la Ínsula… pertenecíamos a las facultades de Geografía e Historia y Filología de la ULPGC, y no de manera testimonial y/o administrativa, sino de forma activa, militante…, cabría afirmar.
 
Por otro lado, los Cuadernos… surgieron a partir de la convicción de que era un tipo de pieza cultural, intelectual y artística que no debía faltar dentro del complejo entramado de iniciativas que promovió nuestro programa radiofónico a partir del año 2001 y que detallaremos más adelante.
 
Hay una tercera razón, alejada de las dos primeras, que, a su manera, contribuyó a forjar la voluntad de que viesen la luz estos Cuadernos... que nos ocupan: la Revista de Jóvenes Hispanistas. Su publicación y la grata repercusión que tuvo su primer número en 1999 generaron un efluvio emocional e intelectual con el que se alimentó, sin duda alguna, el deseo de dar los primeros pasos de nuestra industria editora.
 
La historia de nuestro poema radiofónico está dividida en dos hemistiquios: el primero, de diciembre de 1999 a enero de 2001, permitió el asentamiento y consolidación del programa dentro de la parrilla de espacios radiofónicos de Canal Telde: se depuraron los guiones cada vez más, hacia el verano de 2000 se introdujeron lo que venimos a denominar como “experimentos Barataria” (las cuñas publicitarias son un ejemplo de estos ejercicios exploradores) y se comenzó una tímida colaboración como representantes de la emisora en distintos eventos: unas veces como simples colaboradores y, otras, como participantes.
 
A partir de enero de 2001, el punto de inflexión de nuestro programa, comenzó la segunda parte de nuestra historia y, con ella, el trazado de aquellas marcas que habrían de quedar como los testimonios perennes de que un día Ínsula Barataria existió y que hizo lo que hizo porque tenía unos principios rectores.
[…]
En 2012 se cumple una década del final de los Cuadernos… y teníamos una deuda moral con los autores, amigos todos en su momento, quienes confiaron en nuestra iniciativa y nos honraron con unas piezas textuales de primerísima calidad, como se podrá demostrar en las páginas del libro. Por culpa de nuestra “pertinaz sequía” económica y mi natural incapacidad no logramos darles la difusión que se merecían. Este es, pues, un libro que testimonia nuestra gratitud, nuestro afecto y, por extensión, nuestra particular admiración hacia los autores de los textos que aquí reproducimos tal como vieron la luz en su momento, con mínimos ajustes ortotipográficos.
 
Además, perdimos en 2009, entre otras cosas de mucho más valor (léase nuestro Éxitus), la posibilidad de rendir un homenaje a lo que hubiese sido la primera década de la primera emisión de Ínsula Barataria. Así, pues, si no pudimos festejar su nacimiento, ¿por qué no intentar hacer lo propio con su defunción?
--------------
Extractos de la introducción a los Cuadernos de la Ínsula Barataria 2001-2002, libro publicado por Anroart Ediciones y que ha sido editado por Victoriano Santana Sanjurjo. ISBN 978-84-15148-81-4
 
Victoriano Santana Sanjurjo es doctor en Filología Hispánicia, profesor y miembro del Consejo Editorial de TELDEACTUALIDAD.
Comentarios de este artículo
Enviado el 16/02/2012 a las 23:05
When I hear/That Rock'n'roll...gracias
Comentario enviado por Esteban Catastro
Enviar comentario de este artículo
1.200 caracteres
Use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Nos reservamos el derecho a eliminar o modificar los mensajes que no se ajusten al tema. Su dirección de correo no será publicada.
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de teldeactualidad.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia. Por favor, céntrese en el asunto de debate.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Max: 40 caracteres
A la vista de recientes sentencias, TELDEACTUALIDAD no dará cabida o modificará los comentarios alusivos a personas concretas (representantes públicos o no) con expresiones que persigan su menosprecio o descrédito o que constituyan intromisiones ilegítimas en su derecho al honor y dignidad. La descalificación en el ámbito profesional o personal no puede tener amparo en el derecho a la libertad de expresión, por lo que emplazamos a nuestros lectores a evitar expresiones y frases insultantes, lesivas e injuriosas, cuyo contenido exceda a todas luces de la crítica política.
Publicidad
Tribuna Libre
Ayuda para buscar a un desaparecido en Gran Canaria
Nuevo régimen sancionador ante las infracciones en el comercio
Que no se olvide a las Escuelas Infantiles
Gracias por las muestras de pesar
¿Quiénes se sentarán en las poltronas municipales en el sureste? (IV)