Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

lunes, 01 de septiembre de 2014Última actualización: 08:23Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636Año 9 nº 3484Establecer como Página de inicio
PORTADA > HEMEROTECA
CALLES DE TELDE -03/01/2013 - Actualizada a las 19:09
La Montañeta de El Calero (Telde) rinde tributo al lugar sagrado aborigen de Humiaga
Luis A. López Sosa
Con una calle de 200 metros de longitud
 Nuestro paseo de hoy, lo hacemos por el barrio de Montañeta del Calero, donde vamos en busca de la calle Humiaga. Su inicio lo encontramos en la calle Alonso Fernández, desde donde con orientación Norte-Sur se proyecta en una longitud de 220 metros, aproximadamente, para finalizar desembocando en la calle Tenesor.
 
Linda por el Naciente con la calle Juan Bermúdez y al Poniente lo hace con la calle Alonso Fernández. Esta nominación aparece por primera vez en documentos censales referidos al 31 de diciembre de 1975, no pudiéndose precisar la fecha de su aprobación por carecer de documentación al respecto. Desde ese entonces ha pasado a formar parte del Callejero del distrito 6º, sección 8ª del Censo Municipal de Habitantes y Edificios.
 
Sinopsis de la nominación
 A día de hoy, aún existen muchos asuntos sobre los que no hay suficiente información para hacernos una idea clara de cómo eran los antiguos habitantes de Gran Canaria. Entre ellos vamos a destacar uno especialmente interesante; el del templo de Humiaga.
 
Las fuentes etnohistóricas nos dicen que los canarios tenían dos santuarios o lugares sagrados. Uno era el de Tirma, y este topónimo corresponde sin duda a la montaña que conocemos bien, pero el otro, en ocasiones denominado Amagro, o Mago, y en ocasiones Umiaya (Abreu) o Humiaia (Escudero) no se ha encontrado nunca. Una de las incógnitas de la Prehistoria grancanaria lo constituye la localización de este otro santuario indígena.
 
Sosa (S. XVII), relataba que eran “…dos riscos inasessibles. Uno llamado Tirma y el otro Amagro que tienen entorno cada uno dos leguas poco más o menos y confinan casi con el mar…”
 
El topónimo más parecido al Amagro de las crónicas es la montaña de Almagro situada justo al lado de Gáldar, pero aquí no se ha encontrado nada parecido a un templo.
 
Para rematar diremos que Berthelot, en el S. XIX sitúa a Humiaga en Cuatro Puertas (Telde) y con él Verneau, Chil, etc., y que Don Víctor Grau-Bassas creyó verlo en las pilas del Campanario.
 
En resumen, los textos históricos que prefieren la denominación Amagro o sus variantes, dicen que está cerca de Tirma y del mar, los que eligen el topónimo Umiaga, lo sitúan en Tirajana, concretamente en Riscos Blancos, ¿pero dónde estaba en realidad?
 
En las diferentes crónicas sobre la población aborigen prehispánica, se pueden encontrar diversas afirmaciones sobre las creencias religiosas de los naturales.  Mientras unos afirman el carácter politeista de los nativos, otros explican que se tratan de salvajes que adoran al sol y a la luna, no creyendo ni en el alma ni en el más allá.
 
En la isla de Gran Canaria se reconocían dos espíritus superiores, uno del bien denominado Alcorac o Acorán y otro del mal llamado Gabiot.
 
El dios Alcorac tenía dos santuarios importantes o principales, uno en el cantón de Gáldar situado en el risco de Tirma y otro en el cantón de Telde, localizado en Umiaga, en plena caldera de Tirajana. Ambos dotados de los correspondientes almogarenes para ejercer el rito que cubriera sus necesidades espirituales, almogarenes que existían también en las diferentes poblaciones.
 
La adoración por el astro rey de nuestro sistema solar, es una constante en muchas civilizaciones y, la grandiosidad de aquel ante la humildad de lo humano crea esa distancia que se manifiesta en la adoración o el agradecimiento de la vida que trae con cada amanecer. Un dios inalcansable pero que se deja sentir cada día, fielmente como la forma de ser de aquellos aborígenes que le profesaban veneración, sin las acritudes del dios traído por los conquistadores, en nombre del cual cometieron tantos atropellos.
 
El máximo responsable terrenal de las actividades religiosas era el Faicán, quien era de casta noble, representando a la figura más respetada por el pueblo, no solo por su poder espiritual sino porque era la segunda dignidad del reino, después del Guanarteme.
 
Toponimia del lugar 
La toponimia “Montañeta del Calero”, nos habla precisamente de la orografía que conforma el terreno en sí, una montañeta situada en el barrio de El Calero. El Calero, es una toponimia muy antigua que se refiere a un lugar donde existe gran cantidad de piedras de cal y donde existió un horno para la obtención de este material que se empleó durante los siglos XVII al XIX en la construcción de edificios. 
 
En nuestro municipio existieron otros tantos hornos de cal, los cuales eran de propiedad oficial, aunque se entregaban en explotación a concesionarios particulares. El descubrimiento del cemento y el posterior mortero que se forma con éste y la arena, desplaza la utilización de la cal para los fines que se usara hasta las primeras décadas del siglo XX.
 
El cemento consigue desplazar casi en su totalidad el uso de la cal en las obras civiles, dado que por sus propiedades y diferentes preparados, su uso puede ser diverso. El cemento al mezclarse con la arena, ofrece un mortero propio para el enlucido de los paramentos (encalado de paredes) o al ser mezclado con áridos más granulados, puede constituir el hormigón armado o ciclópeo, empleado en la cimentación de edificios, construcción de pilares, formación de soleras o losetas, dentro de la estructura base de una edificación. 
 
La Montañeta del Calero, era el nombre del lugar que ocupaba dos grandes fincas en las que el cultivo de tomateros, hortalizas, papas y cereales eran habituales. No obstante, al igual que sucediera con otros lugares del municipio y del propio Archipiélago Canario, los mercados europeos para el agro canario se pierden y con ellos caen también los censos agrícolas.
 
Las tierras se dejan de plantar y se urbanizan, dando pie a una nueva economía que se fundamenta en la construcción y en el sector de servicios, que va evolucionando en detrimento de la agrícola que queda relegada al mercado interior y no de exportación.
 
Hasta algo más de finales la década de 1960, en la entrada al barrio existía una importante fábrica de baldosines hidráulicos, propiedad de Don Manuel Brito Quintana, desde la cual se sirvió material para las obras en la isla durante casi dos décadas. Era un icono de la zona que también sucumbió ante la importación de las industrias peninsulares, con precios más accesibles.
 
Este barrio que se formó poco a poco, como producto de diversos proyectos de parcelación, continuos el uno del otro y sin previsión global alguna, se mantuvo hasta mediados de la década de 1970, con una total falta de servicios urbanísticos básicos. Calles sin asfaltar, sin aceras, inmuebles sin enlucir y sin pintar, que denunciaban la falta de medios económicos de la clase social humilde que los habitaba.
 
Tras el Gobierno de Transición se celebran las primeras elecciones democráticas y los colectivos vecinales se agrupan en la llamada Asamblea Canaria que gana las elecciones al gobierno municipal. A partir de ahí, se inicia un proceso de dotación de servicios de este y otros tantos barrios, que se habían originado en los inicios del siglo XX, mediante asentamientos a ambos lados de los márgenes de la que hoy es la Autovía GC-1 o en las inmediaciones de las grandes fincas, surgiendo así los diferentes barrios que hoy conforman nuestro municipio.
 
Nuestro barrio dispone en su mayoría de todos los servicios urbanísticos y cuenta con otros tantos colectivos y sociales, que le acercan en gran medida al lugar idóneo para vivir, no sólo por la climatología de nuestro municipio, si no por la ubicación del mismo. Sólo hay que cuidar y mimar lo que tenemos, tratando de evitar que el actual vandalismo destroce lo que es de todos. Es una labor mía, tuya y de aquel otro que dice ser de y vivir en Telde.
 
Efemérides 
Un día tal como hoy, hace ahora mismo 492 años, es decir el 3 de enero de 1521, el Papa León X excomulgó a Martín Lutero, mediante la bula Decet Romanum Pontificem. La controversia en Leipzig (1519) hizo que Lutero tomara contacto con los humanistas, particularmente Melanchthon, Reuchlin y Erasmo de Rotterdam, y que mantuviera relaciones con el caballero Ulrich von Hutten, quien a su vez influyó al caballero Franz von Sickingen. Von Sickingen y Silvestre de Schauenburg querían mantener a Lutero bajo su protección, invitándolo a su fortaleza en la eventualidad de que no se sintiera seguro en Sajonia a causa de la proscripción papal.
 
Bajo estas circunstancias de crisis y confrontando a los nobles alemanes, Lutero redactó A la Nobleza Cristiana de la Nación Alemana (agosto de 1520), donde encomendó al laicado, como un sacerdote espiritual, la reforma requerida por Dios pero abandonada por el Papa y el clero. Por primera vez, Lutero se refirió públicamente al Papa como el Anticristo. Las reformas que Lutero proponía no sólo se referían a cuestiones doctrinales, sino también a abusos eclesiásticos: la disminución del número de cardenales y demandas de la corte papal; la abolición de los ingresos del Papa; el reconocimiento del gobierno secular; la renuncia del papado al poder temporal; la abolición de los interdictos y abusos relacionados con la excomunión; la abolición del peregrinaje dañino; la eliminación del excesivo número de días santos; la supresión de los conventos de monjas, de la mendicidad y de la suntuosidad; la reforma de las universidades; la abrogación del celibato del clero; la reunificación con los bohemios y una reforma general de la moral pública.
 
El Papa advirtió a Martín Lutero el 15 de junio de 1520, con la bula papal Exsurge Domine, de que se arriesgaba a la excomunión, a menos que en un plazo de sesenta días repudiara 41 puntos de su doctrina seleccionados de sus escritos. En octubre de 1520 Lutero envió su escrito En la Libertad de un Cristiano al Papa, añadiendo la frase significativa: "Yo no me someto a leyes al interpretar la palabra de Dios". Mientras tanto, se había rumoreado en agosto que Eck había llegado a Meissen con una prohibición papal, la cual se pronunció realmente el 21 de septiembre. Este último esfuerzo de Lutero por la paz fue seguido el 12 de diciembre por la quema de la bula, la cual tomaba efecto en un plazo de 120 días, y el decreto papal en Wittenberg, defendiéndose en su Warum des Papstes und seiner Jünger Bücher verbrannt sind y su Assertio omnium articulorum.
 
Hoy precisamente se cumplen 97 años, de aquel 3 de enero de 1915, es elegido presidente del Real Club Victoria de Las Palmas, Don Juan Márquez Ortega. Por esas fechas diversas sociedades renuevan sus cargos directivos. La historia del Real Club Victoria discurre de forma vaga y se fundamente en que gracias a los marineros ingleses que arribaban en el Puerto de la Luz a principios del siglo XX, en Las Palmas de Gran Canaria, el que llegara a esta ciudad el deporte del fútbol y otros, como el tenis o el golf, de ahí que en Gran Canaria se fundara el primer club de golf de España, el Real Club de Golf Las Palmas. Las condiciones climatológicas inmejorables y los arenales que aun abundaban a principios de siglo en la ciudad dieron pie a competiciones organizadas por los ingleses.
 
Rápidamente los habitantes de la ciudad y sobre todo los jóvenes y trabajadores del Puerto de la Luz, empezaron a participar en dichas competiciones. Este ambiente de competición dio lugar a la fundación de varios clubes. Por ejemplo el Gran Canary F.C. o el Las Palmas F.C. o también netamente canarios como el Club Canario. Se tiene constancia de uno de los primeros encuentros que se disputaron fue el de Colonia Inglesa contra el Combinado Canario, siendo el resultado final de ocho a cero a favor de los ingleses.  Es reconocido por el propio club, la dificultad de concretar una fecha fundacional. Hay constancia de que en el Puerto de la Luz ya jugaban un grupo de jóvenes que se hacían llamar "Victoria" en 1907, agrupados por Pepe Conçalves.  El 8 de julio de 1914 una comisión gestionó la redacción de los estatutos del Club y el reglamento de constitución del nuevo "Sporting Club Victoria".
 
Este nombre se adoptó en honor a la Reina Victoria de Inglaterra. Esto se debe a que Conçalves fue enviado a Inglaterra a estudiar durante su juventud y vivió en Newcastle donde el equipo local tenía una gran fama a nivel nacional (en Inglaterra), el Newcastle United Football Club. A su vuelta a Gran Canaria, Conçalves trajo consigo los reglamentos y demás avatares del fútbol. Fue uno de los grandes impulsores el fútbol en Canarias. El 5 de febrero de 1923 S.M. el Rey Alfonso XIII aceptó el nombramiento de Presidente de Honor del Club y por Real Cédula se le otorgó el título de Real como queda reflejada en la corona que luce en el escudo y en el nombre de Real Club. Asimismo, con fecha 14 de marzo de 1973, el entonces Príncipe de España, hoy S. M. el Rey Juan Carlos I, es nombrado Presidente de Honor de este Real Club.
 
Observando este hermoso amanecer en la Playa de Tufia y, entretenido con las diferentes formas y figuras que van dibujando las nubes por la influencia de la suave brisa, pienso en la lucha que sostuvo realmente Martín Lucero contra la Iglesia Católica y en especial contra el Papa León X, esgrimiendo tantas consideraciones revolucionarias que iban contra los estamentos establecidos por la Curia Papal, hasta el punto de ser excomulgado.
 
Todos y cada uno de sus argumentos, partiendo de una mentalidad con fuerza creadora, conformaron en su pensamiento y actuaciones una nueva doctrina o una doctrina diferente a la existente y, era tan necesaria y evidente la reforma que proponía, que en poco tiempo tuvo un gran número de seguidores, dando lugar a la creación de la religión luterana o, como vulgarmente se conoce “religión protestante”.
 
De ahí, que la acción del mentalista define claramente su pensamiento y por ende su propia personalidad, al ser consecuentes la primera de la última, es decir, que las acciones de los seres humanos se muestran acordes a la naturaleza de sus pensamientos.
Cuando los pensamientos son groseros, de una baja mentalidad, cristalizan en hábitos de sensualidad y de embriaguez, y llevan al hombre a la ruina física y moral, a la degeneración y a la muerte.
 
Los pensamientos de temor, de inquietud, de indecisión y de duda se traducen en hábitos de debilidad, de injusticia y egoísmo, y conducen al fracaso y a la esclavitud. En cambio, los pensamientos creados por el odio, la ira y la venganza desembocan en hábitos de acusación, delación y violencia, y convierten al hombre en difamador y algunas veces en asesino. Por el contrario, los buenos pensamientos, hijos de una mente serena, se manifiestan en hábitos de bondad, de amabilidad y simpatía, y el hombre que los mantiene crea a su alrededor la alegría y el bienestar.
 
Los pensamientos de valor, de confianza en sí mismo, se reflejan en hábitos de entereza y convicción, y dan al hombre una visión justa de la realidad, haciéndole triunfar en la vida y conseguir el éxito más feliz en cuanto emprende. Los pensamientos puros terminan induciendo la adopción de hábitos de temperancia y dominio de sí mismo, traen la paz y la tranquilidad al hogar o a cualquier lugar donde se dogmaticen los mismos.
 
Pueden ser considerados estos pensamientos puros como el embrión donde nacen casi todas las virtudes reguladoras de las conductas del ser humano en el ámbito positivo de su relación social, ya que, por lo general se piensa primero en el bienestar y la consideración a lo ajeno que a lo particular, surgiendo de ahí valores como la humildad, la bondad, la cordialidad y la amabilidad con el prójimo.
 
Ahora, con esto último, en contraposición con los argumentos anteriores, una sensación de frío recorre mi médula espinal al pensar en las características y los valores que esgrimían los aborígenes prehispánicos, donde los pensamientos puros predominaban en el quehacer diario, según los propios cronistas de “la conquista” y el atropello al que fueron sometidos por aquellos vándalos venidos de fuera.
 
Paradójicamente venían de uno de los países “más civilizados” del entonces y que no se cortaron un pelo para violentar una forma de vivir y masacrar una cultura existente, esgrimiendo absurdamente que sus realizaciones lo eran en nombre y gloria de la Corona de Castilla y por la gracia  de Dios.
 
Un Dios que era diferente a Alcorac, ya que, en su nombre no se podía hacer mal a nadie ni a nada, había que respetar la esencia de las cosas y, con bondad y sabiduría reconducir las acciones hacia la mansedumbre de la buena convivencia, con total nobleza y serenidad.
 
Hoy, ya no se vierten en los almogarenes, ni leche ni sangre de animales en ofrendas a Alcorac, hoy… ¿tal vez?... se podrían verter lágrimas de dolor y suspiros de lástima por todo lo destruido, por aquellos que fueron asesinados y sus espíritus se perdieron en el anonimato de las noches de los tiempos. Hoy, el silencio domina lugares como Humiaga, Tirma, Cuatro Puertas, Tara o Tufia, desde donde hacemos un mudo reproche a ese pasado nefasto que ahora nos quiere poner una identidad. Nos creemos, nos sabemos y somos simplemente canarii.
 
Acabamos aquí nuestro paseo de hoy, guardamos en nuestra gena todo lo positivo que hayamos podido tratar en esta crónica y, emprendemos una nueva caminata, en este caso con rumbo de Poniente, nos vamos al barrio de La Viña, donde visitaremos la calle Humildad,  para saber algo más del lugar de su ubicación y de esta nominación, pero bueno… eso será en la próxima ocasión, si Dios quiere, allí nos vemos.
 
Sansofé.
Comentarios de este artículo
Enviado el 04/01/2013 a las 13:39
Me doy por satisfecho al saber que la crónica es de provecha para gente que como tu tienes inquietudes por la cultura y lo popular. No merece las gracias, ya que, es mi labor dentro de teldeactualidad desde los inicios. Un cordial saludo y feliz Año Nuevo.
Comentario enviado por Luis A. López Sosa
Enviado el 04/01/2013 a las 00:05
Gracias Luis por enseñarnos tanto y en especial de nuestro entorno.
Comentario enviado por Paz Monzón
Enviar comentario de este artículo
1.200 caracteres
Use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Nos reservamos el derecho a eliminar o modificar los mensajes que no se ajusten al tema. Su dirección de correo no será publicada.
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de teldeactualidad.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia. Por favor, céntrese en el asunto de debate.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Max: 40 caracteres
A la vista de recientes sentencias, TELDEACTUALIDAD no dará cabida o modificará los comentarios alusivos a personas concretas (representantes públicos o no) con expresiones que persigan su menosprecio o descrédito o que constituyan intromisiones ilegítimas en su derecho al honor y dignidad. La descalificación en el ámbito profesional o personal no puede tener amparo en el derecho a la libertad de expresión, por lo que emplazamos a nuestros lectores a evitar expresiones y frases insultantes, lesivas e injuriosas, cuyo contenido exceda a todas luces de la crítica política.
Publicidad
Tribuna Libre
Las Palmas en Bici
Pobre playa de Martiánez
Nueva injusticia de la Consejería de Sanidad
Reflexiones después de una asamblea
La Traída del agua