Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

viernes, 31 de octubre de 2014Última actualización: 14:17Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636Año 9 nº 3544Establecer como Página de inicio
PORTADA > HEMEROTECA
CALLES DE TELDE - 26/07/2012 - Actualizada a las 21:20
Playa del Hombre recuerda al literato G贸ngora en su callejero
Luis A. L贸pez Sosa
La nominaci贸n data de 1970

Calle de G髇gora (Foto Luis A. L髉ez Sosa)
Paseamos hoy por la Urbanización Playa del Hombre, donde vamos en busca de la calle Góngora, encontrando su inicio en la calle Quevedo, desde la cual, con orientación Norte-Sur y, tras recorrer unos 980 metros, va a finalizar a la calle Rafael Monzón Grau Bassas (Felo Monzón).
 
Por el Naciente linda con la calle Bécquer y por el Poniente lo hace con la calle Goya.
 
Esta nominación aparece por primera vez en documentos censales referidos al 31 de diciembre de 1970, desconociéndose con exactitud la fecha de su aprobación, ya que, carecemos de documentación al respecto.
 
En cualquier caso, desde entonces figura en el Callejero del distrito 6º, sección 12ª del Censo Municipal de Habitantes y Edificios.
 
Sinopsis de la nominación
Luis de Góngora y Argote nació en la antigua calle de Las Pavas (hoy Tomás Conde), de la provincia de Córdoba, el 11 de julio de 1561, en una casa propiedad de su tío Francisco de Góngora, racionero de la catedral, situada en el lugar que hoy ocupa el número 10 de la calle, aunque siguen existiendo dudas sobre estos datos. Era hijo del juez de bienes confiscados por el Santo Oficio de Córdoba don Francisco de Argote y de la dama de la nobleza Leonor de Góngora.
 
Estudió en Salamanca, tomó órdenes menores en 1585 y fue canónigo beneficiado de la catedral cordobesa, donde fue amonestado ante el obispo Pacheco por acudir pocas veces al coro y por charlar en él, así como por acudir a diversiones profanas y componer versos satíricos. Desde 1589 viajó en diversas comisiones de su cabildo por Navarra, León (Salamanca), Andalucía y por ambas Castillas (Madrid, Granada, Jaén, Cuenca o Toledo). Compuso entonces numerosos sonetos, romances y letrillas satíricas y líricas, y músicos como Diego Gómez, Gabriel Díaz o Claudio de la Sablonara le buscaron para musicar estos poemas.
 
En 1609 regresó a Córdoba y empezó a intensificar la tensión estética y el barroquismo de sus versos. Entre 1610 y 1611 escribió la Oda a la toma de Larache y en 1613 el Polifemo, un poema en octavas que parafrasea un pasaje mitológico de las Metamorfosis de Ovidio, tema que ya había sido tratado por su coterráneo Luis Carrillo y Sotomayor en su Fábula de Acis y Galatea; el mismo año divulgó en la Corte su poema más ambicioso, las incompletas Soledades. Este poema desató una gran polémica a causa de su oscuridad y afectación y le creó una gran legión de seguidores, los llamados poetas culteranos (Salvador Jacinto Polo de Medina, fray Hortensio Félix Paravicino, Francisco de Trillo y Figueroa, Gabriel Bocángel, el Conde de Villamediana, sor Juana Inés de la Cruz, Pedro Soto de Rojas, Miguel Colodrero de Villalobos, Anastasio Pantaleón de Ribera...) así como enemigos entre conceptistas como Francisco de Quevedo o clasicistas como Lope de Vega, Lupercio Leonardo de Argensola y Bartolomé Leonardo de Argensola.
 
Algunos de estos, sin embargo, llegaron con el tiempo a militar entre sus defensores, como Juan de Jáuregui. El caso es que su figura se revistió de aún mayor prestigio, hasta el punto de que Felipe III le nombró capellán real en 1617. Para desempeñar tal cargo, vivió en la Corte hasta 1626, arruinándose para conseguir cargos y prebendas a casi todos sus familiares; al año siguiente, perdida la memoria, marchó a Córdoba, donde murió de una apoplejía en medio de una extrema pobreza. Velázquez lo retrató con frente amplia y despejada, y por los pleitos, los documentos y las sátiras de su gran enemigo, Francisco de Quevedo, se sabe que era jovial, sociable, hablador y amante del lujo y de entretenimientos como los naipes y la tauromaquia, hasta el punto de que se le llegó a reprochar frecuentemente lo poco que dignificaba los hábitos eclesiásticos. En la época fue tenido por maestro de la sátira, aunque no llegó a los extremos expresionistas de Quevedo ni a las negrísimas tintas de Juan de Tassis y Peralta, Segundo Conde de Villamediana, que fue amigo suyo y uno de sus mejores discípulos poéticos.
 
En sus poesías se solían distinguir dos períodos. En el tradicional hace uso de los metros cortos y temas ligeros. Para ello usaba décimas, romances, letrillas, etc... Este período duró hasta el año 1610, en que cambió rotundamente para volverse culterano, haciendo uso de metáforas difíciles, muchas alusiones mitológicas, cultismos, hipérbatos, etc... pero Dámaso Alonso demostró que estas dificultades estaban ya presentes en su primera época y que la segunda es solamente una intensificación de estos recursos realizada por motivos estéticos
 
Fallece en Córdoba el 23 de mayo de 1627. Fue un poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro, máximo exponente de la corriente literaria conocida, más tarde y con simplificación perpetuada a lo largo de siglos, como culteranismo o gongorismo, cuya obra será imitada tanto en su siglo como en los siglos posteriores en Europa y América. Como si se tratara de un clásico latino, sus obras fueron objeto de exégesis ya en su misma época.
 
Toponimia del lugar
La toponímia “Playa del Hombre”, viene desde el principio del siglo XVIII, por vivir en el lugar un hombre a modo ermitaño, durante varias décadas.
 
Fue una época en la que todo el sector eran terrenos de cultivos de tomateros, entre los cuales cruzaban carreteras de tierra que llegaban a otra que costeaba todo el litoral. Todo era natural, y tanto la flora como la fauna se encontraban en su plenitud.
 
Luego viene en los inicios del siglo XX el declive del agro canario y medio siglo más tarde se inician los procesos de urbanizaciones de las diferentes fincas, dando lugar al nacimiento de nuevos barrios y urbanizaciones con asentamiento poblacional importante. De la consideración pueblerina se pasa en poco tiempo a la de Ciudad.
 
Por mor del fracaso en la exportación de los productos agrícolas de la isla, se dejan de plantar los terrenos y el fracaso conducido del agro, se nos quiere permitir por dos fuentes nuevas de generación económica, tales como la construcción y el turismo, con el consiguiente sector de servicio que llevan aparejados, pero todo ello a tontas, a locas y a ciega, sin una previsión de sostenibilidad mínima.
 
En este lugar, allá por los inicios o mediados de la década de 1960, una empresa constructora denominada Alvo y Panorámica, S.L., inicia las labores propias de apertura de calles y dotación de todos los servicios propios de la urbanización que hoy visitamos. La propia constructora edifica los primeros duplex y los vende y luego aparecen los propietarios particulares que invierten haciendo gala mayoritariamente, de una economía sumergida que propició luego el desencanto en sendas crisis del sector.
 
Todo ello nos ha llevado en unas décadas a la lamentable situación económica en que nos encontramos y esa dichosa crisis que algunos quieren justificar con la explicación de que es a nivel europeo o mundial, pero que en todos los casos ha sido por falta de sensatez en las inversiones, tanto de propios como de extraños, tanto de los gobiernos reinantes como de los ciudadanos pasotíles, todo el mundo se embarcó en préstamos e hipotecas que luego no se han podido liquidar, conduciendo a la mayoría social a este barrizal donde la economía fluctúa con el soplo de una simple brizna de aire.
 
De esta época tenemos muy buenos recuerdos del trabajo a destajo, de muchos compañeros delineantes y albañiles, de técnicos como Don Enrique Sánchez García o de inversores como Don Félix Alvo, toda una excelente persona en el trato laboral y personal. Lástima que falleciera tan joven.
 
Efemérides
Hoy mismo se cumplen precisamente 511 años, de aquel 26 de julio de 1501, fecha en la que los Reyes Católicos, Isabel y Fernando de Castilla, firman una real cédula concediendo al Cabildo del real de Las Palmas el caudal de la Mina de Tejeda, que tenía su nacimiento en el barranco de ese mismo nombre, muy cerca de la base del Roque Nublo. Dicha concesión amparaba el derecho y proyecto de traer el agua para dedicarla al riego.
 
Como la Mina de Tejeda estaba al otro lado de la isla, era necesario crear una gran infraestructura para hacerla llegar a la ciudad capitalina. Dado lo complicado de la obra, se acordó ceder una parte a Vasco López y Tomás Rodríguez, a cambio de que construyeran el túnel para conducirla. La obra se hizo y esa parte fue vendida a Juan de Ariñez el día 21 de julio de 1527.
La parte perteneciente a los Propios la dedicó el Ayuntamiento al riego de las vegas de San José y Triana, mediante remates públicos. Esta Mina de Tejeda constituye la base principal de los heredamientos de Las Palmas de Gran Canaria, que se habían constituido en cinco: Dragonal, Fuente de los Morales, Triana y dos en Vegueta, aparte de regar Tejeda y la Aldea.
Un día tal como hoy, hace ahora mismo 104 años, nace en Valparaíso Salvador Allende Goznes, fue un médico y político socialista chileno, presidente de Chile entre el 4 de noviembre de 1970 y el 11 de septiembre de 1973. Allende fue un destacado político desde sus estudios en la Universidad de Chile. Fue sucesivamente diputado, ministro de Salubridad del gobierno de Pedro Aguirre Cerda, y senador desde 1945 hasta 1970, ejerciendo la presidencia de dicha cámara del Congreso entre 1966 y 1969.
 
El 4 de noviembre de 1970, Allende asumió la presidencia en el Congreso Nacional. Después se dirigió a la catedral para asistir al Te Deum ecuménico celebrado por todas las iglesias de Chile. La cabeza económica del gobierno fue Pedro Vuskovic, que llevaría a cabo el plan de transición del capitalismo al socialismo. El plan de la Unidad Popular para llegar al «socialismo a la chilena» consistía en estabilización de áreas claves, nacionalización de la Minería del Cobre, reformas agrarias, congelación de precios de mercado y aumento de los salarios de los trabajadores. Estas acciones combinaban políticas económicas socialistas (estatizaciones) con otras que se enfocaban a obtener una rápida reactivación económica tras una drástica redistribución de la riqueza.
 
El gobierno de Allende, apoyado por la Unidad Popular (un conglomerado de partidos de izquierda), destacó tanto por el intento de establecer un camino no revolucionario hacia un Estado socialista usando medios legales –la vía chilena al socialismo–, en medio de la polarización política internacional de la Guerra Fría y de una grave crisis económica y financiera interna. La Cámara de Diputados, de mayoría opositora, aprobó un documento en agosto de 1973 en el que acusaba al gobierno de Allende de incurrir en violaciones permanentes de la constitución. Su gobierno terminó abruptamente mediante un golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973, promovido por la CIA, en el que participaron las tres ramas de las Fuerzas Armadas y el cuerpo de Carabineros, tres años antes del fin su mandato constitucional; ese mismo día, luego que el Palacio de La Moneda fuese atacado por aviones y tanques, se suicidó. Tras el fin de su gobierno sobrevino una dictadura militar encabezada por el general Augusto Pinochet, que duraría 17 años.
 
Los pasajes que la vida nos muestra en diferentes etapas de nuestra existencia, dependiendo de la trascendencia que tengan y la repercusión hacia aquellos que conviven en nuestro entorno, pasan a ser claves en el comportamiento del futuro, marcan la perspectiva hacia otros horizontes y nos conducen de alguna forma hacia los objetivos pretendidos.
 
Puede que el presente, en algunas ocasiones nos muestre un futuro poco esperanzador y el alma se agobia en un instante, te da la impresión que todo se ensombrece que nada es viable o cuando menos insalvable, parece ser que en cualquier situación que vivimos se nos va todo y al día siguiente, cuando ves la solución al problema, puedes valorar la poca importancia que aquel tenia como para coartarnos el bienestar y la alegría. Ello puede servirnos para adquirir madurez y seguridad ante otras situaciones.
 
Por esa misma razón hay que ser optimista en todos los casos, en todas las situaciones o en todos los temas que debamos afrontar. Hay que tratar siempre de ver el lado positivo incluso en aquellas cuestiones que no nos son favorables, ya que, de ellas podemos aprender a solventar futuras situaciones con diligencia y efectividad. En ello puede estar la esperanza del futuro, como lo esta en cada amanecer para el nuevo día.
 
Dejamos hoy aquí nuestro paseo, guardamos en nuestra gena cuanto hayamos podido encontrar de forma positiva y, emprendemos una nueva caminata hacia el Poniente, nos dirigimos al barrio de San Gregorio, para visitar allí la calle Gonzalo de Jaraquemada, saber algo más de este personaje histórico y del lugar de emplazamiento del vial, pero bueno… eso será en la próxima ocasión, si Dios quiere, allí nos vemos.
 
Sansofé.
Enviar comentario de este artículo
1.200 caracteres
Use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Nos reservamos el derecho a eliminar o modificar los mensajes que no se ajusten al tema. Su dirección de correo no será publicada.
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de teldeactualidad.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia. Por favor, céntrese en el asunto de debate.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Max: 40 caracteres
A la vista de recientes sentencias, TELDEACTUALIDAD no dará cabida o modificará los comentarios alusivos a personas concretas (representantes públicos o no) con expresiones que persigan su menosprecio o descrédito o que constituyan intromisiones ilegítimas en su derecho al honor y dignidad. La descalificación en el ámbito profesional o personal no puede tener amparo en el derecho a la libertad de expresión, por lo que emplazamos a nuestros lectores a evitar expresiones y frases insultantes, lesivas e injuriosas, cuyo contenido exceda a todas luces de la crítica política.
Publicidad
Tribuna Libre
El Ayuntamiento de Ingenio no soluciona un grave peligro vial en Carrizal
Perrita desaparecida en La Garita
Ayuda para buscar a un desaparecido en Gran Canaria
Nuevo r茅gimen sancionador ante las infracciones en el comercio
Que no se olvide a las Escuelas Infantiles