25/11/2016 - 16:24

El artista Juan Antonio Déniz rinde homenaje al caballo

La exposición 'Bestia-Rios' se inauguró anoche en la ermita de San Pedro Mártir

El artista Juan Antonio Déniz rinde homenaje al caballo
La muestra se inauguró anoche (Foto Antonio Alí)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La ermita San Pedro Mártir acogerá desde anoche la exposición pictórica Bestia-Rios, del artista Juan Antonio Déniz, dentro del conjunto de eventos programados por la Concejalía de Cultura que dirige Marta Hernández y la empresa pública Gestel.

 

La muestra, que se inauguró a las 20.00 horas, está compuesta por cuadros en los que el autor realiza un homenaje al caballo, un animal que ha estado presente a lo largo de la historia del arte desde la Antigüedad, en algunas pinturas rupestres, y que ha sido siempre un compañero del ser humano.

 

Las obras están realizadas con pinceladas delicadas en la que Juan Antonio Déniz modela la figura con el color para ofrecer imágenes sentimentales y sensoriales.

 

La exposición podrá visitarse hasta el próximo 16 de diciembre.


Exposición pictórica Bestia-Rios

por Jesús Ruiz Mesa

Con el aforo completo de visitantes el jueves 24 de noviembre se inauguró la Exposición pictórica Bestia-Rios, Óleos y Grabados, del artista satauteño, Juan Antonio Déniz Mesa, en la ermita de San Pedro Mártir de Verona, en el emblemático y casco histórico de San Juan en la ciudad de Telde.

 

Colección de pinturas que Déniz exhibe en un tema muy original, con la singularidad que da título a la exposición, Bestia-Rios, donde muestra una personal, fantástica, ensoñadora y colorista visión del mundo equino, floral (orquídeas) y reflexiones que bajo la técnica del óleo y el grabado nos invita a participar de una carrera por cada uno de sus lienzos expuestos, disfrute ecuestre por las obras que dentro de los estilos y materiales, óleos y grabados, se cabalga por un trasfondo de naturaleza multicolor, escenario de imaginarios paisajes donde el sujeto del lienzo, el caballo, recibe del artista el soplo vital del movimiento, de la fuerza, de la sensibilidad y belleza que el animal transmite al observador por la mano de la obra pictórica de Déniz Mesa.

 

El acto presentado y coordinado por la locutora, comunicadora teldense, Esther Rodríguez da la bienvenida al numeroso público asistente, al artista y al comunicador invitado, expresando la satisfacción de presentar esta exposición en el precioso escenario de la ermita de San Pedro Mártir de Verona de Telde, y un verdadero honor para la Concejalía de Cultura y la empresa municipal Gestel, tener en estas paredes de este antiguo templo las pinturas de Juan Antonio Déniz Mesa, al que hace más de un año que coincidió en otra exposición aquí, con Pedro Bethencourt otro de los pintores de la Escuela Luján Pérez, entidad a la que se le está programando un homenaje, y a la que Juan Antonio Déniz pertenece igualmente, motivado por este bello lugar su muestra se hace de nuevo realidad.

 

En la exposición un cuadro que llama la atención por su colorido, bello cromatismo que va perfilando, dibujando en cuadrículas y otras formas geométricas el cuerpo de un pequeño equino, cuyo título y expresión pictórica lo dice todo: El caballo de mi infancia. Un hermoso caballo sobre ruedas, el clásico juguete infantil, motivo que puntualiza para glosar la figura que simboliza desde un principio esta parte de la obra de Juan Antonio Déniz. 

 

El escritor y comunicador Esteban Rodríguez García después de conocer el historial y la obra del artista satauteño, Villa de Santa Brígida, con cantidad de expertos y catedráticos en Arte que han escrito sobre su obra, atesora un extenso curriculum de numerosas participaciones en exposiciones colectivas e individuales, premio de pintura, durante el recorrido ratificó todo lo expuesto en el aspecto humano y artístico en su relación con la pintura, y expresa: “Entre Tinamar y Sataute surge una estrella, para dar luz a lo imaginario de una mente despierta. Cabalga a lomos de un caballo, con ruedas en la patas, con el que juega en su infancia y ahora bellamente plasmado. Un cuadro que simboliza mucho sus ganas de pintar, de volar y avanzar desde siempre.

 

En toda obra artística queda impresa la vida del autor. La capacidad creativa, imaginaria y soñadora  con la que realiza un maravilloso juego de despiste, no evita la impronta de su personalidad, incluso de su recorrido existencial. Un claro ejemplo es la obra que nos ofrece hoy este artista nacido en fértiles tierras de las medianías de Gran Canaria, donde las nubes caminan de la mano labriega del campesino.

 

No recurrimos caprichosamente a su lugar de nacimiento en Santa Brígida. Es su obra la que nos traslada constantemente al municipio en que se fue fraguando  su vocación artística. Eran tiempos donde los niños debían estudiar para dedicarse a una profesión, que por encima de todo garantizara el futuro su económico, o de lo contrario trabajan en las mismas labores campesinas que sus padres.

 

Juan Antonio siempre quiso ser artista. El hilo conductor de toda su trayectoria profesional es la perseverancia y el inconformismo. Esto le ha llevado a la superación mediante el estudio y la formación constante  en todas las facetas profesionales en las que ha encontrado siempre una plataforma para continuar desarrollando lo que realmente le fascina.

 

El hecho de que su padre le indujera a estudiar ingeniería; lo cual le permitió una formación de alto nivel con la pudo opositar a la función pública así  como a la estabilidad económica adecuada para desarrollar su verdadera vocación. Aquí queda perfilado el carácter de un hombre que sabe lo que quiere y pone todo el empeño en ello.

 

Sus capacidades artísticas brotan como setas entre los árboles, en la medida que profundiza en el estudio de los diferentes estilos plásticos, especialmente Óleos y  Grabados que hoy nos ofrece en una pequeña muestra de su extensa obra.  De aquel niño estudioso y soñador que aprendió a hacer de todo en casa, surgió  el primer caballo sobre ruedas; alegoría de su espíritu libre e inquieto que le llevaba a observar como estos animales eran imprescindibles en las labores que desarrollaban en casa. Apreciamos en este punto el homenaje que le realiza a toda la familia y especialmente a su padre, un enamorado de los caballos.

 

En la obra iremos encontrando elementos que definen la personalidad del autor. En la perla negra y la perla rosa, muestra la sutil trasgresión  de lo pragmático. Caballos de furia y fuerza representan su energía. En los caballos alados nos cuenta su pasión por volar y gusto por viajar.  En ese recurrente decorado de las orquídeas nos nutre de su fantasía floral, elevada hacia un universo sin límites. Su pasión artística por Dalí nos adentra en el hiperrealismo, en la belleza del caos.

 

Su defensa del individualismo queda reflejada en la sinuosa belleza de los caballos solitarios.  Sin embargo respeta profundamente el espacio que le rodea, como nos muestra dando enorme fuerza al color y las trabajadas formas, consiguiendo que la sencillez del individuo adquiera mayor singularidad. Esta sociedad equina que inunda estas históricas paredes muestra la versátil personalidad del autor. La de un niño que soñó con un mundo distinto al suyo pero que al contrario de resistirse, llorarlo y negarlo. Aprendió a convivir con él mientras lo transformaba  con la ilusión y alegría que le proporcionaba su trabajada creatividad.

 

Ésta es más que la exposición de pintura de un artista consagrado, con una dilatada carrera llena de éxitos. Es una obra de vida, que muestra la capacidad que tiene el individuo para superar las adversidades propias y externas. Para conocer que los objetivos se consiguen con estudio, formación, constancia y trabajo. Que debemos adaptarnos a las circunstancias y no éstas a nosotros. Y que aún así, podemos alcanzar nuestro desarrollo personal, haciendo respetada nuestra individualidad mientras sumamos solidariamente a la sociedad.

 

Cada obra de las aquí representadas contiene innumerables argumentos para tener al menos una en casa, cada una de ellas es una enseñanza de vida. Juan Antonio Déniz Mesa nos muestra  que en la vida basta con tener un motivo, una ilusión para ser feliz. Muchas gracias”.

Esteban Rodríguez, escritor y comunicador hace muy poco presentó junto con Ina Molina, e Izan,  el libro titulado Un paseo por las Emociones, que próximamente será presentado en Arucas.

 

Esther Rodríguez finaliza su intervención expresando el vínculo entre Santa Brígida, San Mateo y Telde en la sala, donde se han encontrado familiares, amigos y conocidos del artista en el emotivo abrazo contemplando las obras expuestas. Agradecer a Héctor Vega pianista y a su profesora Mari Carmen Zerpa, docente de la Escuela Municipal de Música de Telde que ameniza con temas clásicos para piano la inauguración de la muestra.

 

Interviene Juan Antonio Déniz Mesa, expresando: “Buenas noches a todos, muchísimas gracias, ya veo que son fieles a mi cita y que animan a que sigamos con los pinceles, al Ayuntamiento que me encantó este lugar de los más bonitos donde yo he expuesto, todo esto viene de antaño el conocer a los caballos y reflejar mi impresión sobre ellos, gracias al pianista, los pintores cuando comenzamos a trabajar siempre con flores y empecé con orquídeas cuando Manolo Pérez que fue decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y profesor de Derecho en la Universidad este motivo floral le encantó,  me nombró como el pintor de las orquídeas, y eso quedó ahí plasmado. Me gusta todo el entorno de las flores y las variedades de orquídeas y caballos. Mi agradecimiento a Esther por publicar la noticia y promocionar la exposición que esta noche pueden visitar. Ahora ofreceremos un cocktail y espero que disfruten la exposición. Muchas gracias”.

 

Un artista meticuloso, detallista que ha confeccionado un atractivo catálogo en donde se refleja su amplio recorrido por el arte de la pintura con imágenes de algunos cuadros de la muestra que hoy se inaugura. Títulos de óleos lienzos que a lo largo de la nave central Déniz ha nominado con las características artísticas y mensajes de su misma reflexión sobre los motivos equinos que en su diversidad expositiva se suceden a lo largo de la galería: Bamby. El Colorado, Bayo, Cimarrón y Palomino. El Libro de las Orquídeas. Las Páginas de las Orquídeas. La Librería Ambulante. El Biombo, precioso tríptico sobre la cabecera escénica de la nave. La perla negra. Los trotadores. Manada en el Bentayga. Équido. La perla rosa. La Diosa Amazona.  Centauros. La Furia. Caballos Alados. Pura Raza. El caballo de las Orquídeas. En el ocaso. El Caballo de mi infancia. Pegaso. En las naves de la crucería a la entrada obras destinadas a las muestras de preciosos grabados y óleos de gran fuerza temática social.

 

En el catálogo que para su presentación edita el artista, la Licenciada en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, Nieves Viadero Odriozola expresa su reflexión sobre el artista y su obra: “Es Juan Antonio Déniz un cronista de su tiempo. Este pintor y grabador ha cambiado la pluma por los pinceles para acercarnos con su particular percepción de la realidad, a una idílica representación de la misma, llena de simbolismo y colorismo. La realidad se construye con la mirada del artista dirían los impresionistas. Reivindica la vida del campo, la esencia de ésta que todos llevamos dentro y despojando las obras del duro realismo de Millet, recrea costumbristas escenas campesinas.

 

Son obras que retratan la vida rural, amables y coloristas escenas de trabajo, religión y folclore. Faltaba en su obra un homenaje al caballo. Este animal aparecido ya en algunas pinturas rupestres, ha sido desde la Antigüedad hasta nuestros días un incondicional compañero del ser humano y motivo de representación en el arte. Símbolo de lealtad, libertad y movimiento, el artista nos muestra en esta exposición expresivas escenas de dóciles caballos, corriendo solos o en manada, volando incluso para reservar también un espacio especial para la mitología y el caballo alado Pegaso emblema de la creatividad y la imaginación liberada”.  

 

Entre el público asistente se encontraban artistas, como el pintor y escultor teldense Antonio Sánchez, escritores, poetas, y asiduos visitantes de colectivos y asociaciones culturales como la escritora, poeta y ex edila de Cultura, Guadalupe Santana Suárez, que presentará el viernes 25 de noviembre en esta misma sala de San Pedro Mártir de Verona a las 20:30 hs. su último trabajo, un tercer libro de poemas: “Del corazón a tus manos”, con la intervención del prologuista Julio Pérez Tejera y el editor Victoriano Santana Sanjurjo.

 

Exposición que permanecerá abierta a disposición de los visitantes hasta el próximo viernes 16 de diciembre en la Ermita de San Pedro Mártir, en el casco histórico de San Juan en Telde, de lunes a viernes de 11:00 a 14:00 hs, y de 18:00 a 21:00 hs, en la que serán muy bien recibidos.

 

Enhorabuena por tan excelente exposición a su autor, el pintor, artista, Juan Antonio Déniz Mesa, Ayuntamiento de Telde y colaboradores que han hecho posible este acto de inauguración y permanencia temporal expositiva. Que disfruten su visita. Muchas gracias

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD


Reportaje gráfico I

(Foto Antonio Alí)

Reportaje gráfico II

(Reportaje gráfico Jesús Ruiz Mesa)

 

 

Enviar Comentario

X