29/06/2017 - 08:30

Muere el prestigioso cardiólogo Fernández-Aceytuno

David Hatchuell

David Hatchuell

Ayer tarde, tras regresar de un viaje fugaz a África, una vez en casa me levanté con la triste noticia del fallecimiento del doctor D. Alfonso Medina Fernández-Aceytuno, ex responsable del Servicio de Cardiología del Hospital Doctor Negrín.

 

Sin ninguna duda, Gran Canaria ha perdido un hijo eminente, extraordinario como médico, como ser humano, como amigo de sus pacientes a los que le daba ánimos antes de entrar al quirófano y después de haberlos operados. Así hasta que recibían el alta hospitalaria. Igualmente de amable era con los familiares de los enfermos, siempre tuvo palabras cariñosas y de ánimo con ellos: “No se preocupen que todo saldrá bien”, decía.

 

El que estas líneas escribe nunca puede olvidar que hace unos años el prestigioso doctor Fernández-Aceytuno le salvó la vida a mi esposa Lola y hoy toda la familia Hatchuell-Cáceres (como de bien nacidos es ser agradecidos) hemos sentido profundamente su muerte.

 

Recuerdo que la primera vez que estuvimos en su consulta privada (en la calle Bravo Murillo de la capital grancanaria, junto a la Casa Palacio Insular) fue por recomendación de otro acreditado médico, gran amigo y mejor persona, el doctor José Gopar Hernández, propietario del Centro Médico Orinoco, en Puerto Rico (Mogán), que fue quien le había detectado a mi mujer la seria dolencia cardíaca que sufría y me aconsejó que cuanto antes fuera observada por el cardiólogo Alfonso Medina Fernández-Aceytuno, que era una gran eminencia en cardiología. Incluso, recuerdo perfectamente que mi buen amigo Pepe Gopar le escribió unas líneas cariñosas a su colega de profesión interesándose mucho por el estado delicado de mi esposa y al mismo tiempo comentándole la íntima amistad familiar que nos unía.

 

Por otra parte, recuerdo que el año 2015, como Concejal del Excmo. Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, tuve el inmenso honor de estar presente en la propuesta a la Comisión de Pleno y posterior nombramiento de toda la Corporación Municipal como Hijo Predilecto de esta Gran Ciudad al prestigioso doctor D. Alfonso Medina Fernández-Aceytuno, entre otras ilustres personalidades, y confieso que en ese momento sentí una gran satisfacción por la obtención de un título más que merecido y de gran orgullo para la capital grancanaria que le vio nacer.

 

Descanse en paz D. Alfonso Medina Fernández-Aceytuno.

 

Enviar Comentario

X