25/11/2015 - 10:12

Escucha lo que necesito de ti

Olga María Rivero Santana

A ti, que me animas a denunciar; a ti, que me dices: “¡Se puede!”... A ti, que no entiendes por qué he esperado y aguantado tanto, quiero decirte lo que necesito de ti. Necesito un teléfono, sí, y a alguien a quien llamar que me escuche y me oriente, pero que detrás de esto estén todos los medios reales y eficaces para que una vez dado el paso no siga viviendo con miedo, no siga escondiéndome, no siga sin vida, porque mi maltratador sigue acampando a sus anchas.


Unas veces dirán que las mujeres, como yo, no hemos denunciado, otras que lo hicimos y retiramos la denuncia, otras que denunciamos, pedimos protección y no se consideró necesaria la misma. Otras que, además, se dio una protección y, aún así, acabaron muchas asesinadas. El caso es que, un día sí y otro también, se da la noticia de la muerte, del asesinato de mujeres en manos de sus parejas o exparejas.


A este horror, se suma otro aún mayor: ¡El asesinato de niños y niñas en manos de sus padres o madres (este adjetivo no lo merecen). Quienes primero han sufrido también los malos tratos en la familia y luego, por unas leyes absurdas e injustas, terminan siendo asesinados porque prevalece el ¿derecho? del maltratador sobre los derechos de estas víctimas inocentes.


Necesito, por lo tanto, no sólo campañas muy bonitas que se intensifican cuando llegan las elecciones, donde todos dicen que van a acabar con esta lacra. Necesito leyes que cambien el estatus que tienen ahora mismo los maltratadores.


Necesito que mis hijos estén realmente protegidos y sus derechos estén siempre por encima del de los progenitores cuando uno de ellos les maltrate.


Necesito, no pulseras ni avisos, sino justicia y que a mi maltratador se le destierre.


Necesito ver en las escuelas, que realmente se educa en Igualdad.

Necesito que todos y todas, especialmente en la familia, estemos muy atentos a los primeros amores de nuestros hijos e hijas, a su concepto de ¿me quiere y por eso tiene celos?..


Necesito algo más que campañas, gestos, conmemoraciones.


Necesito vivir y llevar una vida en libertad, sin miedos, sin amenazas, y para todo esto tienen que cambiar muchas cosas, que ya he mencionado.


Te necesito a ti, a todos y todas, para erradicar de verdad esta lacra.

 

Enviar Comentario