04/02/2015 - 20:19

En memoria de Antonio Vega Pereira

José Francisco Fernández

José Francisco Fernández
Con gran pesar los amigos, colegas y conocidos del que fuera Ingeniero Industrial y empresario de éxito en Gran Canaria, hemos recibido la triste noticia del fallecimiento de don Antonio Vega Pereira el pasado día 2 de febrero. Por fortuna y en justo reconocimiento a su trayectoria, el año pasado el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acordó otorgarle el título de Hijo Predilecto de la Ciudad a don Antonio Vega Pereira, por sus múltiples servicios a la sociedad canaria y por la importante aportación a la creación de riqueza, bienestar y trabajo en su faceta de empresario de éxito.
 
Una hábil y discreta mano, firme pero sin estridencias innecesarias, se intuía en su actividad cotidiana como empresario y emprendedor con visión de futuro. En este sentido cabe resaltar sus aciertos como fundador y presidente de Astican o en el sector turístico, en los complejos gestionados por el Grupo Cordial Canarias. Pero muchos lo recordarán como gran impulsor y entusiasta de SICAL, la industria fabricante de Tropical que había fundado padre con otros industriales de principios del siglo pasado, que como decía era “la cerveza sin rival”, eslogan que a Antonio Vega Pereira le encantaba repetir, como empresario implicado con su producto.
 
En el terreno de la política, dejando a un lado banderías de ayer y oportunismos de hoy, con la perspectiva que da el tiempo transcurrido y haber vivido esa época, hay que destacar que compartió y tuvo una notable cuota cuota de protagonismo en aquellos tiempos difíciles de lograr un feliz encaje y consolidación de Canarias en la época de la Transición. También la tuvo antes de esa etapa histórica, pues hay que recordar que había nacido en el año 1925.
 
Convivió y colaboró con personajes de una impronta y personalidad difícil de ver hoy dentro de la clase política y empresarial. Eran hombres de la talla de Matías Vega Guerra, Fernando Ortiz Wiot, Gabriel Mejías Pombo, Juan Rodríguez Doreste, Manuel García Feo, José Vicente León, Bonifacio Villalobos y tantos otros. En aquellos momentos, contribuir eficazmente al encaje de Canarias en la nueva etapa que se abría desde los años 70, requería visión de futuro, grandeza de miras, valentía y compromiso personal. En ese terreno Antonio Vega Pereira fue un puntal, unas veces en primera línea, otras muchas en discretas mesas de negociación.
 
Pero dentro de un terreno más personal, tuve el honor y el privilegio de conocer y tratar a Antonio Vega Pereira cuando ingresé en el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales, por entonces una delegación del Colegio Nacional con sede en Madrid. Eran los años 75 y siguientes. Poco después se inició la segregación y la creación de lo que en breve tiempo sería el de Canarias, ahora de nuevo subdividido en dos colegios, el oriental y el occidental. Las negociaciones para este proceso, con sus repercusiones patrimoniales, las llevó Vega Pereira con gran acierto para conseguir un divorcio de mutuo acuerdo, con las menores heridas y puñaladas posibles por ambas partes. El proceso culminó felizmente, siempre dentro de lo que era posible. Así lo recuerdo y por eso desde el principio admiré al que tuve el honor y el privilegio de poder llamar colega, yo siendo un joven graduado y él un Ingeniero, empresario y persona de reconocido prestigio en la sociedad de Gran Canaria.
 
Por todo eso, mi muy estimado Antonio Vega Pereira, te deseo que descanses en Paz y que nunca olvidemos muchas de tus lecciones de entusiasmo, entrega, compromiso y fe en el futuro. Fuiste y serás siempre en nuestro recuerdo, una persona de bien con mucho “fundamento”, como antaño decían nuestras abuelas de quieres se lo habían ganado a pulso.
 
José Francisco Fernández Belda es ingeniero industrial y graduado social.
 
 
 

Enviar Comentario