12/11/2017 - 07:21

Frenazo o empujón

María Mir-Rocafort

María Mir-Rocafort

Como presidenta de la Assamblea Nacional Catalana, Carme Forcadell desató una campaña nunca vista para convencer a los catalanes de que la independencia era posible y de que todo patriota catalán estaba obligado a luchar por conseguirla con manifestaciones multitudinarias que conmoverían al mundo y harían que la presión internacional forzara al gobierno de España a permitir la secesión de Cataluña.

 

La propaganda, utilizando todos los recursos de sugestión y manipulación, convenció a un gran número de catalanes de que los efectos de la crisis económica eran culpa de España, de que bajo la independencia todos esos efectos desaparecerían y de que Cataluña volvería a ser un país próspero, digno miembro de la Unión Europea, que iba a recibirla con los brazos abiertos.

 

Todo era mentira

Después de permitir que la Ley del Referendum y la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República fuesen aprobadas contra las órdenes del Tribunal Constitucional, y saltándose el reglamento de la cámara para neutralizar a la oposición. Carme Forcadell, premiada con la presidencia del Parlament por su labor al frente de la ANC, proclamó ambas leyes imponiendo una legalidad catalana al margen y en contra de la legalidad del estado. Los catalanes se encontraron de pronto en un estado nuevo bajo un nuevo sistema legal que los obligaba a todos, tanto a la minoría independentista, como a la mayoría que no lo era.

 

En la práctica, se abolió la democracia

Las consecuencias de todo el proceso hacia la independencia fueron la división de la sociedad catalana con deterioro de la convivencia, el deterioro de los servicios sociales, la escapada de empresas asustadas por la incertidumbre, la disminución de puestos de trabajo y la caída del PIB.

 

Ahora Forcadell, para librarse de la cárcel, dice al Supremo que la proclamación de la independencia fue simbólica, sin ningún efecto jurídico. Es decir, que todo fue un teatro que se hizo para complacer a aquellos que se habían tragado sus mentiras. Y dice, además, que acepta la aplicaciòn del artículo 155 de la Constitución por medio del cual Cataluña ha perdido su autonomía hasta la celebración de las elecciones el 21 de diciembre.

 

Cataluña sale del procés humillada ante España y ante el mundo, más empobrecida, partida por la mitad. ¿Cómo salen los que organizaron este desastre? Puigdemont monta su teatro particular en Bélgica auto proclamándose presidente de una república que no existe, aprovechando cualquier ocasión para desprestigiar a España y, por ende, a Cataluña.

 

Forcadell paga una fianza de 150.000€ para eludir la cárcel

Evidentemente, los políticos independentistas no sufren las mismas estrecheces económicas que los ciudadanos. Artur Mas aprovecha entrevistas para pedir a los catalanes que contribuyan con su dinero para pagar los dos millones y medio de euros que le exige el tribunal por haber financiado de forma indebida el remedo de referéndum que se hizo el 9-N de 2014. O sea que todos los catalanes, independentistas y no independentistas, tuvieron que pagar por esa consulta ilegal y ahora Mas les pide que vuelvan a pagar para evitar que le embarguen sus bienes.

 

Todos los catalanes tuvieron que pagar todos los gastos que ocasionó el referéndum del 1 de octubre.Cuando se hayan cuantificado y se carguen a quienes promovieron y llevaron a cabo ese referéndum, se pedirá a todos los catalanes que lo vuelvan a pagar para que sus políticos no sufran las consecuencias de sus actos.

 

La locura independentista llegó esta semana a su punto álgido. La entrada en prisión de parte del ex govern movilizó a multitudes de independentistas, instigadas por Puigdemont en el "exilio" y todos los demás líderes, para pedir la libertad de los que llaman presos políticos.

 

Esas multitudes cerraron carreteras y vías de tren impidiendo a la mayoría de los catalanes acceder a los puestos de trabajo y a sus casas; causando perjuicios a los transportistas, muchos de ellos autónomos, que intentaban llevar sus mercancías para ganarse el pan. Hoy amenazan con cerrar las fronteras hasta conseguir sus fines. ¿A quién perjudican estas manifestaciones?

 

La paralización del país no perjudica a nadie más que a los catalanes. El procés independentista ha sido una estrategia maléfica que ha estado a punto de hundir a Cataluña, o sea, a todos los que viven y trabajan en su territorio.

 

¿Podemos decir que con las elecciones Cataluña se habrá salvado, que empezará la reconstrucción de tanto destrozo y que caminará hacia la normalidad? No; rotundamente, no.

 

Carme Forcadell puede empezar a decir que dijo lo que dijo ante el Supremo para no tener que ir a la cárcel. Que la validez de declaración de independencia la da la gente y que en una democracia es la gente la que tiene que decidir. Es la falacia que han utilizado durante cinco años para sacar adelante su procés.

 

Esquerra Republicana de Cataluña ha sido siempre independentista y no dejará de serlo ahora por más que Oriol Junqueras salga de la cárcel con el halo de mártir. Dicen las encuestas que ganará las elecciones del 21 de diciembre. Para ganarlas sabe que no puede espantar a los votantes independentistas renunciando a un referéndum de autodeterminación, y sabe que no puede seguir con el rollo independentista si no quiere volver a prisión por repetición del delito. Pero no le resultará difícil conjugar ambas cosas. Acostumbrados como están esos lideres al uso de mentiras y falacias para inocular sus mensajes, Junqueras se dedicará a prometer reformas sociales en concordancia con la palabra esquerra que lleva el nombre de su partido.

 

Pocos le recordarán que nada hizo por la justicia social en Cataluña, obsesionado como estaba por la ejecución del procés. Junqueras confía en que la manipulación realizada durante cinco años de propaganda haya inhabilitado totalmente la facultad racional de suficientes catalanes como para garantizarle el triunfo electoral.

 

Así que hacia las elecciones se dirigen ERC en una esquina y Ciudadanos, exhibiendo musculatura de derecha matona, en la otra. En el medio, Miquel Iceta Llorens y el Partit Socialista de Cataluña. Difícil posición de árbitro en medio de dos contrincantes dispuestos a todo por ganar la pelea.

 

Miquel Iceta ocupa, en efecto, la posición más ingrata, menos comprendida y que menos arrastra. Donde hay guerra, predica y promete paz. Donde hay odio, predica y promete escuchar al contrario y llegar a una síntesis que convenza a las partes. Donde hay resignación y desencanto, predica y promete volver a ocuparse de los problemas que afectan al ciudadano: el empleo, la justicia social.

 

Miquel Iceta predica la necesidad del esfuerzo; de empezar, chino chano, la larga caminata que nos espera para reconstruir todo lo que se ha destruído.

 

Predicar la necesidad del esfuerzo por limpiar y reparar los destrozos que ocasionó el carnaval, ¿conseguirá atraer los votos necesarios para evitar la repetición de la pesadilla independentista? La irresponsabilidad de los líderes independentistas, algunos conversos como Artur Mas,  hizo de la política catalana, durante cinco años, un programa propio de la telebasura, agitando emociones que estimularan las glándulas del espectador, proporcionando a los fans el placer de la diversión.

 

¿Podrá la mayoría de los catalanes recuperar el uso de su facultad racional y comprender la necesidad del esfuerzo, por árido que sea, para reconstruir su maltrecho país? Si no lo recuperan, la decadencia de Cataluña seguirá conduciendo a todos precipicio abajo hasta tocar fondo. Y no será Cataluña la que se estrelle. Cataluña es solo el nombre de una nación. Los que se estrellarán serán los catalanes que la habitan.

 

María Mir-Rocafort es analista sociopolítico y columnista.

 

 

Comentarios

  • Francisco Javier Sánchez
    17/11/2017 - 21:32

    La democracia es separación de los poderes , la democracia se elige a personas no a partidos de estado y si hay corrupción no hay democracia .

    0
    0
  • Francisco Javier Sánchez
    16/11/2017 - 11:31

    Con toda casi seguridad va a ver un estallido social en Cataluña debido a la presunta rebeldía del parlamento y del gobierno Catalán que va a ver una crisis económica en Cataluña . Esta poniendo la enseñanza del lenguaje Catalán en Valencia y Baleares los gobiernos de esas comunidades . También van a subir los impuestos en España el gobierno, va a haber mas paro porque los presunto separatista va a pedir más competencias para Cataluña .

    0
    0
  • Francisco Javier Sánchez
    15/11/2017 - 12:29

    En España es un estado de partidos manipulan para poder subsistir. Los partido del estado Necesita a los sediciosos Catalanes para sacar rédito político en las elecciones autonómicas . El estado de partidos es el enemigo de la nación .

    0
    0
  • Francisco Javier Sánchez
    14/11/2017 - 18:21

    Dice los de PDeCAT que Cataluña no estaba preparada para la independencia por culpa de la opresión del gobierno Español que verguenza de política a engañado a una parte de los Catalanes que felonía despotismo ,falta de respeto a España y a Cataluña y ahora se presenta a las elecciones parlamentarias Catalanas que esta financiado por el estado Español . Viva la libertad político colectiva hay que conquistar la libertad en España .

    0
    0

Enviar Comentario

X