10/10/2017 - 10:20

Un país injusto

Noemí Santana

Noemí Santana

El 1 de Octubre asistimos al hachazo final del caduco Régimen del 78, que se opuso con porras y golpes a ciudadanos que reclamaban más democracia. El orden establecido cerró filas amparándose en una ley utilizada para defender la unidad de España, pero que sin embargo no respeta su pluralidad.

 

Con la intervención policial, el Gobierno consiguió justo lo contrario de lo que pretendía, que no era otra cosa que acabar con los anhelos de gran parte de la población catalana de poder votar. Es contradictorio que en una democracia moderna se niegue ese derecho a sus ciudadanos, y que al mismo tiempo los poderes públicos emanados de ella se salten los procesos democráticos habilitados para legitimar una causa en su nombre. Y es importante aclarar nuestra postura al respecto, que sigue siendo la misma desde el principio: no se puede hacer un referéndum sin garantías, pero tampoco se puede obviar la demanda de un pueblo que quiere votar. Hay que tomarse muy en serio un derecho fundamental como es el del voto, y que tanto ha costado lograr.

 

Como decimos, todo esto forma parte del declive del Régimen del 78. Un sistema creado en plena transición democrática que ha quedado ya muy obsoleto porque no ha evolucionado al mismo ritmo que lo ha hecho la sociedad española.

 

Fruto de ese Régimen del 78 es la actual concepción del modelo territorial del Estado. El sistema autonómico nace en ese momento, y si el Régimen está caduco, muchos de los conceptos, procesos y herramientas también lo están. Es el caso, por ejemplo, del sistema electoral canario, que nació como una forma de garantizar la representatividad de los habitantes de las islas menos pobladas y ha acabado siendo un sistema perverso, injusto y totalmente antidemocrático.

 

Es un sistema creado por las élites canarias que ha permitido perpetuarse en el poder a un partido que lleva una década siendo el tercer partido más votado, y sin embargo, el primero en número de escaños.

 

Me imagino las risas en determinados despachos de Canarias en los últimos procesos y campañas electorales, donde seguro que alguien cita a Frank Underwood, el protagonista de 'Hourse of Cards', diciendo “la democracia está sobrevalorada”.

 

Y es que precisamente este déficit democrático que sufrimos en Canarias provoca lo que podemos llamar un efecto de bola de nieve de deslegitimidad. Es decir, provoca que tengamos un Parlamento poco representativo, donde los más votados tienen menos número de escaños, permitiendo así que una minoría termine tomando decisiones a favor sólo de unos cuantos privilegiados, sin tener en cuenta a la gran mayoría social de Canarias. Y todo eso, amparándose en la excusa de que las islas menos pobladas deben estar lo suficientemente representadas en la Cámara autonómica.

 

Sin embargo, los ideólogos y defensores de este sistema profundamente antidemocrático obvian que la isla donde mayor pobreza hay es la que tiene mayor representación en el sistema electoral. Estamos convencidos de que los habitantes de El Hierro o La Gomera quieren una igualdad real que se manifieste donde debe hacerse: en el reparto de los presupuestos, en infraestructuras, en políticas sociales y de bienestar, y no en un reparto del voto injusto, que permite a caciques perpetuarse en sus poltronas, y que no ha servido para equiparse a las islas capitalinas.

 

Pero es más, estos 33 años con este sistema solo han servido para que ocupemos el último lugar en empleo, desarrollo y servicios sociales de España y de toda la Unión Europea. Y el primero en pobreza. La desproporción, por tanto, lleva a una desproporción de todas las decisiones que se toman en el Parlamento, que se manifiesta en la propia evolución del actual Gobierno de Canarias, que ya no necesita ni disimular. El señor Clavijo fue puesto ahí por unas élites que sólo tienen un objetivo claro, enriquecerse aún más a costa de todas y todos los canarios, y como muestra, la Ley del Suelo neoliberal y salvaje, redactada a medida de los grandes empresarios y que entrega nuestro bien más preciado, el territorio canario, a la especulación. Clavijo no necesita disimular ni tiene ningún complejo. De hecho, es capaz de presumir de nuestros bajos salarios y de la precariedad laboral que sufrimos como un elemento diferenciador respecto a otros lugares. Nuestra vergüenza, su orgullo.

 

Todo esto demuestra que el Régimen del 78, que el sistema electoral canario, han propiciado que suframos un expolio, que el Gobierno de las élites utilice los instrumentos y sus recursos de la Administración autonómica para enriquecerse impunemente.

 

Por tanto, el mantenimiento de este sistema electoral solo tiene una explicación, perpetuar en el poder a un partido afín a los intereses de unos pocos, que sea cual sea el resultado, siempre gobierna. Y esto tiene un nombre: se trata de un pucherazo. Un pucherazo legal, pero nunca legítimo.

 

Desde Podemos no nos vamos a conformar con ponerle parches a un sistema que hace aguas por todos lados. Reclamamos una reforma auténtica y profunda.

 

Es importante que entre todos y todas hagamos pedagogía con la gente, que llevemos este debate a la calle, que todo el mundo sea consciente del antidemocrático sistema electoral que sufrimos en Canarias. Pedimos una Ley Electoral Proporcional. Para que el sistema electoral injusto no siga generando un país injusto.

 

Noemí Santana es secretaria general de Podemos y portavoz del partido en el Parlamento de Canarias.

 

Comentarios

  • Francisco Javier Sánchez
    14/10/2017 - 18:34

    En España y Cataluña hace falta cosas para llegar a una verdadera democracia .La democracia tiene que se representativa un ejemplo EEUU , que los diputados , consejeros y concejales represente a la sociedad civil no a los partidos de estado .

    0
    0
  • María de Jinámar
    14/10/2017 - 11:24

    Buenos dias,menos mal que yo abrí los ojos con ustedes no estoy afiliada a ningún partido me gusta las ideas de algunos /as POLITÍCOS ,porque son PERSONAS primero , al principio creÍ a su LIDER pero dios del cielo lo que ha hecho y a quién apoya es un PELIGRO para ESPAÑA y de ninguno me FIO.

    0
    0
  • lanzarote
    13/10/2017 - 21:42

    En primer lugar debo decirle que es como mínimo una falta de respeto para aquellas personas que instauraron la DEMOCRACIA y su Constitución Española del año 1978, después de una Dictadura de cuarenta años. Ese régimen del ´78 es la consecuencia del bienestar social que se ha generando hasta que se inició la crisis hace siete años. Cierto es que el bipartidismo existente (PSOE/PP) han venido facilitando, a través de sus leyes parlamentarias y sus mayorías absolutas, con apoyos de los NACIONALISMOS CATALÁN o VASCO, que el poder legislativo y el ejecutivo fuesen lo MISMO o, dicho de otro modo, que el sistema democrático se transformara en deficiente, es decir JUECES Y PARTE. Consecuencia de ese déficit, ratificado por la sociedad con sus VOTOS, se han venido desactivando todos aquellos mecanismos de control que cualquier DEMOCRACIA tiene a su alcance. Consecuencia de esas mayorías la sociedad viene arrastrando las corruptelas de los partidos políticos así como una burocracia administrativa interminable e indeterminada, puesto que para realizar cualquier gestión que tenga que realizar un ciudadano interviene tres o las cuatro de las administraciones. Otro tema es el poder Judicial.

    3
    0
  • 12345
    12/10/2017 - 08:47

    Falta de democracia es la que hay en Podemos no me venga con cuentos , los círculos son mentiras son círculos que nada sale solo da vuelta en el mismo sitio es el intento de engañas bobos. La falta de democracia es cuando se salta la ley un gobierno que ha jurado o prometido respetar la Constitución.

    0
    0
  • Francisco Jones
    10/10/2017 - 16:57

    Cuando leí el titular de "un país injusto", creí que ibas a hablar de Venezuela,o de Corea,o de Irán, pero no,era de nuestra querida España,si bien tiene fallos, todo se puede mejorar,eso sí democráticamente.Votar está bien,no es delito, pero hacerlo contra la ley si lo es.El sexo está bien, pero hacerlo fuera de la ley también es delito.Nos costó mucho trabajo llegar hasta aquí,tu no habías nacido,por eso quizás no valoras el extraordinario país al que perteneces.

    2
    0
  • Francisco Javier Sánchez
    10/10/2017 - 11:36

    En España son partidos del estado, en la campaña electoral el candidato pone a dedo su lista , Cuando se hizo la carta magna en 1.978 la hicieron gente socialdemócrata ,izquierda y algunos que fueron ministro de Franco , Lo que es dudoso si hay democracia en España, un ejemplo un parlamento Catalán que incumple la ley . Lo que hace falta en España es libertad político colectiva , los candidatos que se van a presentarse en las elecciones son elegidos en su distrito por los ciudadanos .

    0
    0

Enviar Comentario