01/10/2017 - 10:14

¿Perdón al metefuegos?

Francisco Martel

Francisco Martel

Amigos: Aseguro a los lectores-as que si el fuego que quemó parte de la Cumbre fue obra de un Pirómano yo me pondría nervioso si él viniera a confesarse conmigo, no sabiendo qué penitencia dar al que está siendo buscado por la policía que a partir de indicios apunta que el origen del fuego fue «Un acto humano».

 

Amigos, ¿verdad que si el fuego devorador fue causado por alguien que merece ir a la cárcel del Salto del Negro donde purificará con algunos años su pecado Ecológico que destruyó algo que es de todos los que vivimos en las islas Canarias.

 

Sí, desde TeldeActualidad felicitamos a todos los que pudieron controlar y apagar el terrible Incendio con un gran trabajo de varios días donde hubo mucha valentía apagando el fuego con el riesgo propio de sus actuaciones.

 

Como S. Francisco de Asís fue un todoterreno en el amor por la Naturaleza dejo a los amigos su oración preciosa:

”Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.

Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.

Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.

Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.

 

Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.

Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.

Que allá donde hay desesperación, yo ponga la esperanza.

Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.

 

Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar,

ser comprendido, cuanto comprender,

ser amado, cuanto amar.

Porque es dándose como se recibe,

es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,

es perdonando, como se es perdonado,

es muriendo como se resucita a la vida eterna”.

 

Francisco Martel es sacerdote y párroco.

 

Comentarios

  • Juliana
    01/10/2017 - 12:57

    Creo que se equivoca, Páter. Ese pirómano no debe purificarse en ningún centro penitenciario, le basta con una penitencia dada desde cualquier confesionario. Lo que no se negó a Franco, Pinochet o Videla no se le debería negar a nadie...., verdad?

    0
    0

Enviar Comentario